Por: Diego Olcese

En medio de un contexto que ha potencializado el rol de la tecnología en nuestras vidas, ha quedado clara la importancia de la educación en línea; ¿de qué otra forma los niños y jóvenes podrían continuar con sus estudios en medio de una pandemia? Resulta difícil imaginarlo, pero hay que reconocer que esta vía de adquirir conocimiento ha revolucionado el aprendizaje desde hace varios años, mucho antes de enfrentar esta emergencia sanitaria.

El E-learning llegó como una alternativa a los sistemas de educación tradicional que se han caracterizado históricamente por tener inequidades basadas en género, raza, ubicación geográfica, ingreso y cultura.

En México se conjuntan elementos que hacen de esta modalidad de educación una alternativa ideal para diversos sectores de la población. En primera instancia, hay que destacar que la adquisición de conocimiento es un proceso que nunca termina; aprender, en cualquiera de sus modalidades, continúa toda la vida sin importar el nivel educativo oficial que alcance un individuo.

Sin embargo, de acuerdo con la SEP, de 100 niños que ingresaron a primaria en 2002, sólo 47 terminaron su educación media superior (bachillerato), cuya tasa de abandono en el ciclo 2017-2018 fue del 14.5%, casi la misma que se ha registrado durante los últimos 10 años. En este sentido, destacan factores como la pobreza, la falta de interés y el bajo desempeño escolar, como los principales motivos de deserción.

Es comprensible que la falta de oportunidades económicas sea un factor decisivo a la hora de ponderar el estudio frente a ayudar a la familia a generar ingresos. Además, la falta de vocación y capacitación de quienes supervisan el desarrollo de los niños en el salón de clases, puede generar que los estudiantes se sientan ajenos a la educación y duden de su capacidad para entender.

Aunado a esto, la población mexicana cuenta con un promedio de 9.1 años de estudios, de acuerdo con datos del INEGI; eso quiere decir que en México se estudia  en promedio hasta la secundaria, algo que no corresponde con las necesidades del campo laboral contemporáneo, que exige cada vez mayor profesionalización.

Con estos datos provenientes del modelo educativo tradicional, hace sentido pensar que miles de personas encuentren en la formación en línea una opción para instruirse en algo nuevo, que les permita redireccionar su crecimiento profesional por medio de un proceso de aprendizaje que se adapta a sus propios tiempos y recursos.

Este aspecto resulta especialmente benéfico para las empresas que deseen brindar opciones de capacitación para su personal, ya que el E-learning ofrece una vasta oferta de temas y contenidos en niveles básico, intermedio y avanzado.

La industria del E-learning se apoya en materiales didácticos, videos y sesiones a la distancia, por lo que empresas del tamaño de IBM han registrado considerables beneficios: el año que cambió al modelo de aprendizaje en línea para capacitar a sus trabajadores, reportó un ahorro de 200 millones de dólares.

Así, sin importar el nivel educativo de una persona, con esta modalidad es posible seguir creciendo y hacerle cara a los desafíos del mercado laboral actual, sólo se necesita una conexión a internet. Las posibilidades que ofrece la formación en línea explican por qué es una tendencia al alza a nivel mundial, más allá de la pandemia que atravesamos, la cual también ha subrayado la importancia de seguir adquiriendo conocimiento de manera remota.

Ya sea en empresas o de manera individual, la capacitación en línea podría funcionar como vía para democratizar la educación y propiciar el aprendizaje autónomo. Además, existe una variada oferta de plataformas especializadas que cuentan con los profesores y contenidos ideales para cubrir cada necesidad de estudio.

Contacto:

Diego Olcese  – CEO & Fundador de Crehana* 

Twitter: @diegoolcese 

Linkedin  https://www.linkedin.com/in/diegoolcese

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Big data para pymes
Por

La nueva normalidad genera mayor cautela en la toma de acciones y decisiones, y ante el deseo generalizado de volver más...