Quedo anonadado ante la reacción de tirios y troyanos y sus embates a través de la prensa mundial.

 

 

¡Estoy totalmente desconcertado! ¡No entiendo nada! No soy un gran fanático del futbol, pero quedo asombrado ante la intención de la FIFA de sancionar a un país por una práctica y ya tradición de la afición mexicana: gritar “¡pu..!” cuando el portero despeja el balón desde la portería.

PUBLICIDAD

Quedo anonadado ante la reacción de tirios y troyanos y sus embates a través de la prensa mundial –unos por liberales otros por conservadores– por una simple y sencilla práctica nacional, ahora exportada gracias al Mundial de futbol, de la misma manera que en otro Mundial se exportó al mundo el canto del “Cielito lindo” durante los partidos y que, si no me falla la memoria, se convirtió en una práctica en el futbol alemán.

Mi asombro es mayúsculo cuando nadie me ha podido dar la explicación, razón o motivo, por la que nace esta práctica, o si es simplemente una genialidad de algún aficionado.

Quedo sorprendido ante la rapidez de la FIFA de juntar a sus jueces y generar el proceso de investigación. En el Congreso mexicano deberíamos aprender de esta rapidez y eficiencia en las investigaciones.

En fin, el caso es que va a ser la primera vez, creo yo, que un grito de guerra, una expresión genial y divertida, con una de las palabras más emblemáticas, significativas y arraigadas de nuestra cultura, y una práctica local que hasta ahora a nadie hace daño, sea puesta ante un tribunal y la óptica homofóbica mundial, para pretender sancionarla.

Dicen los que saben que la FIFA sólo podría implementar una multa económica a nuestro país por dicha práctica, pero no deja de ser impactante que una organización privada mundial, dedicada a uno de los más grandes deportes en el mundo, y con una de las más grandes prácticas corruptas en el mundo, se convierta en entidad juzgadora y moralina, ante una costumbre y práctica local. Cosas increíbles de la globalización.

Todo este asunto me hizo recordar aquella película de Sylvester Stallone llamada Demolition Man, que presenta un mundo futuro con extremas normas sociales y en donde por cada grosería que se llegaba a decir se generaban infracciones a través de una maquinita pegada en la pared y que emitía un chirrido al momento de escucharla. ¿Ficción o camino a una cruel realidad? ¡Sabrá Dios!, diría el clásico, moviendo rápidamente sus manos, mientras que el portero prepara la pelota para un saque de meta, antes de gritar con todos sus pulmones ¡pu..!, junto con otras miles de almas, para hacer vibrar todo el concreto de un estadio de futbol?

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Obama alista acuerdo comercial del Pacífico para noviembre
Por

El mandatario estadounidense dijo que había discutido un calendario para completar el acuerdo  que cubriría dos quintas...