La realidad en el sector del consumo es que los clientes tienden a pagar por las características y funciones nuevas, en vez de por temas de seguridad, confiabilidad y rendimiento; temas que son difíciles de evaluar en el momento de la compra. Los meses pasados nos han dejado ver al mismo tiempo que los temas de rendimiento y seguridad son los que dañan más la percepción de los productos y ponen entredicho el vínculo que se genera entre una marca y sus clientes. El reducir la vida de las baterías por el desempeño de los celulares de Apple, o el impresionante tema de seguridad alrededor de ciertos procesadores, es sin duda un tema que no se puede dejar a un lado.

El daño al vínculo marca-cliente se vuelve más grande cuando estás hablando de productos premium, que, aunque venden volúmenes impresionantes, siguen clasificándose en productos cercanos al mundo del lujo. Recuerdo con mucha añoranza mi primer PowerBook G4/1.33GHz 12”, y recuerdo el trabajo que había detrás del chipset por parte de Apple, no era una terciarización del core de procesamiento, era un trabajo en conjunto con Eyetech y Freescale para mantener un cerebro que permitiera hazañas en tu equipo, de las primeras islas de edición portátiles del mundo. Claro, también eran los momentos en los que Mac OS te permitiría jugar e interactuar más con el sistema operativo, no como ahora que parece que está lleno de soldados que cuidan el palacio.

La calidad por la masividad dicen algunos, pero el relleno cremosito sí importa, aunque la cubierta sea deliciosa (más si el pastelillo está congelado), pero, aunque el enfoque en regresar al relleno, es decir renovando la calidad y el rendimiento podría aliviar algunas críticas externas, sigue sin aclarar los temas de mejora de calidad con los dispositivos. Si bien todos los planes de lanzamiento de nuevos softwares de iOS pueden cambiar, queda abierto el tema del enfoque. Por un lado, pueden seguir trabajando en las actualizaciones a la pantalla de inicio, las interfaces de usuario, mejorar el correo, actualizaciones para fotografías, hacer algo competitivo contra Google Photos para la administración y edición de fotos en iOS, así como facilitar el intercambio de datos.

Por ejemplo, hablando de Car Play el otro día estuve con un amigo un par de días cambiando entre iOS y Android en un auto coreano y las diferencias de la experiencia eran abismales, los comandos de voz, la capacidad de elegir entre Google Maps o Waze, la música. Lo mismo pasa cuando veo la cara de un conocido instalando Google Photos y preguntando, ¿en verdad puedo liberar toda esta memoria y no me cuesta nada? Es extraño, pero antes pasarte a Mac te abría los ojos a un mundo nuevo, ahora salirte del mundo Apple, ese que es en su entorno o pierdes tu dinero, es lo que le abre los ojos a la gente respecto a las oportunidades que te da la tecnología.

PUBLICIDAD

El otro día me enteré de que porque no tengo iPhone no estoy en el stream compartido de fotos de unos amigos. En este siglo las experiencias y sonrisas no deberían de depender de ser o no parte de un entorno de hardware, sino de aplicaciones y software que nos permitan las mejores experiencias que la tecnología en general nos pueda ofrecer. Los entornos cerrados dan más miedo, los abiertos más oportunidades.

¿Qué les digo? Bajen Google Photos, g.co/photos y bajen Files Go g.co/filesgo y resuelvan el problema de las fotos y de compartir datos en su iOS con Android, de forma sencilla.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México se reafirma como la joya de la corona del banco español BBVA
Por

El reciente golpe sufrido por el banco por el deterioro de su participación en Telefónica eclipsó la solidez de sus resu...