Por Alex Knapp

SpaceX anunció hoy que tiene planes de enviar una de sus cápsulas espaciales Dragon a la superficie de Marte. Tienen la esperanza de lanzar la nave espacial en 2018 en un viaje que tomará dos años. El objetivo de la misión será demostrar la capacidad de la empresa para llevar grandes cargas útiles a Marte, así como reunir información que pudiera servir a los planes a largo plazo de la compañía para establecer colonias en el Planeta Rojo.

La compañía dice que revelará más sobre sus planes de colonización de Marte a finales de este año. El Planeta Rojo siempre ha estado en la vanguardia de los planes del fundador de SpaceX, Elon Musk.

Las misiones “Red Dragon” sería un proyecto que SpaceX llevaría a cabo por sí sola, no junto con la NASA. Sin embargo, recibiría apoyo técnico de la NASA y usaría la Deep Space Network de la agencia para entablar comunicaciones con la cápsula. A cambio de la ayuda de la NASA, SpaceX proporcionará “datos sobre la entrada a Marte, el descenso y el aterrizaje”.

PUBLICIDAD

El lanzamiento de una nave espacial a Marte es un objetivo muy ambicioso para una empresa privada. ¿Cuán factible es?

“SpaceX tiene un historial de hacer planes muy ambiciosos, y luego experimentar algunos retrasos leves”, me dijo Bill Ostrove, analista de Prospectiva Internacional. “Ir a Marte es un reto completamente diferente, dado que un retraso de unas semanas podría significar perder una ventana que se abre una vez cada dos años. Eso podría animarles a valorar más la velocidad, incluso con el riesgo de tener una menor probabilidad de éxito en la misión. O significa que si fallan en la ventana 2018, no tendrán otra oportunidad sino hasta 2020.”

La misión no tiene ningún cliente que pague por ella, es una empresa autofinanciada. Al menos eso aliviaría la presión de SpaceX para cumplir con los compromisos temporales y darse una mayor flexibilidad a la hora de decidir si todo está listo.

Un factor importante en la viabilidad de los plazos es el hecho de que la misión usará el cohete Falcon Heavy de la compañía para lanzar el Dragon a Marte. Anunciado por primera vez en 2011, con vuelos de prueba previstos en 2012 o 2013, el cohete Falcon Heavy  aún no ha volado en el aire. La compañía confirmó a Forbes que los vuelos de ensayo del Falcon Heavy están programados para más adelante en 2016.

“El uso del Falcon Heavy podría hacer la misión aún más complicada dado que aún no vuela”, dijo Ostrove. “Las posibilidades de que la misión sea lanzada en 2018 dependerá en gran medida del grado de éxito del Falcon Heavy.”

El aterrizaje en Marte en sí es también una tarea difícil, una que causado varios fracasos en el pasado. Para conseguir un aterrizaje seguro para el Dragon en Marte, la nave estará equipada con cohetes para llevarla a un aterrizaje suave (La delgada atmósfera de Marte hace que desplegar un paracaídas sea más difícil). SpaceX ya está probando esos cohetes para hacer un aterrizaje, y por supuesto también ha visto el éxito en el aterrizaje de las primeras etapas de sus cohetes Falcon.

Puedes ver un video de una prueba de aterrizaje del Dragon a continuación:

No importaría que SpaceX lanza la misión Red Dragon en 2018 o unos años más tarde, el hecho es que forma parte de las obsesiones de su fundador, Elon Musk.

En 2012, Musk dijo a Forbes, “Éste no es el camino a seguir para maximizar la riqueza. Es una terrible rentabilidad comparada con el riesgo, pero tiene que suceder. Creo que para mí y para mucha gente, Estados Unidos es una nación de exploradores. Me gustaría ver que estamos ampliando la frontera y haciendo que las cosas avancen. El espacio es la última frontera y tenemos que progresar.”

 

Siguientes artículos

Carly Fiorina, la vicepresidenta techie que no quiere Silicon Valley
Por

Recordamos a Fiorina por escandalosa su carrera en el mundo de la tecnología, principalmente a su paso por Hewlett-Packa...