En los últimos años, Silicon Valley nos ha dado smartphones y redes sociales digitales. Los mismos ingenieros que estuvieron detrás de estas creaciones hoy ven el impacto que tienen en la vida de las personas, en especial de sus seres queridos. Es así como han decidido crear el Centro para la Tecnología Humana, o su para limpiarse la culpa, en vida, del efecto de los productos con los que estuvieron envueltos.

Conferencia TED: ¿Cómo es que un puñado de compañías de tecnología controlan la mente de cientos de millones?

Esta organización decidió juntarse con un grupo de vigilancia de medios, llamado “Common Sense Media” (sentido común), quien realiza esfuerzos de cabildeo respecto a la adicción a la tecnología y lleva a cabo una campaña de información en más de cincuenta mil escuelas de EU.

PUBLICIDAD

Aquí se pone bueno y estos dos grupos ahora empiezan una campaña publicitaria llamada “The Truth About Tech” (la verdad respecto a la tecnología) y viene acompañada con 7 millones de dólares, más 50 millones de dólares en espacio mediático donado por socios de “Common Sense” como Comcast y DirecTV (si les suena algo extraño respecto a Net Neutrality, no están solos).

Ellos dicen que la campaña está dirigida a generar conciencia respecto a los “peligros” de la tecnología, incluida la depresión que puede provenir del uso intensivo de las redes sociales.
Algo interesante es que estos ingenieros saben qué métricas les duelen a las empresas de Silicon Valley: pageviews, daily active users, monthly active users, y en especial la forma en la que cada empresa los mide, cómo hablan las empresas y cómo funciona su proceso de ingeniería; lo que puede ser su músculo fuerte.

Es interesante porque, si bien tienen un punto, las supercomputadoras y su Inteligencia Artificial están siendo dirigidas a gente vulnerable como niños, gente mayor y gente con poca educación, pero al mismo tiempo está abriendo canales que antes no existían para estar más seguros, comunicados y en cierta forma unidos.

El grupo es sólido, tiene gente bien conocida, pero no queda claro qué tan diverso es el grupo respecto a opiniones y visiones de mundo. Me parece muy interesante que quieran generar un manual para ayudar a los ingenieros de las empresas de tecnología a cuestionar con sus términos las implicaciones éticas o morales a futuro si su producto llegara a impactar grupos que tienen menos herramientas para defenderse como analfabetas, niños o gente que tiene poco conocimiento respecto al uso de las herramientas tecnológicas. Me parece que comparto con ellos el hecho de que Facebook hace todo lo posible por desgarrar el tejido social, pero no concuerdo en que todo sea una alerta.

Sin duda es un buen momento para meditar, regresar al impacto que tiene las decisiones y cosas que hacemos. Me alegra ver que estén haciendo algo por crear herramientas para preparar a la gente, pero no estoy seguro si lo están haciendo desde arriba del tabique que están subidos algunos de los que viven en Silicon Valley, o si es por remordimiento, o si es porque realmente van a dar herramientas, más que campañas, a quienes más indefensos están frente a las nuevas tecnologías.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Equidad de género y desarrollo, aún pendientes
Por

Alrededor del mundo, todavía 155 países mantienen diversas restricciones laborales basadas en el género.