Egipto ahora está permitiendo que los turistas ingresen a las cámaras de la pirámide del rey Sneferu, que ostenta 4.600 años de antigüedad, aunque ya algo fuera de forma por el paso del tiempo.

A diferencia de varias pirámides famosas, esta, construida para el faraón Sneferu en 2,600 aC, no tiene lados rectos y se ve “doblada”.

La extraña apariencia del monumento se atribuye a sus materiales de arcilla blanda, que no le dieron una base sólida y obligaron a sus constructores a remodelar la pirámide, de acuerdo a lo explicado por la BBC.

Para asegurarse que la pirámide de 256 pies pudiera permanecer vertical, su ángulo se modificó de los 54 grados esperados a 43 grados. Representaba una transición entre las pirámides anteriores que tenían escalones y las posteriores con ángulos rectos, como la Gran Pirámide de Giza.

La antigua estructura también es otro misterio, como explicó Mohamed Shiha, director del sitio a Reuters, que nadie conoce la ubicación exacta del cuerpo del faraón, y agregó que podría muy bien estar enterrado en la propia pirámide.

Pero el hecho es que los viajeros finalmente pueden visitar la pirámide por primera vez desde que fue desenterrada en 1956, así como una pirámide cercana de 18 metros de altura que se creía construida para la esposa de Sneferu, Hetepheres.

También te puede interesar:

Posarán robots en la Luna para desplegar telescopios de largo alcance

 

Siguientes artículos

SCT cancela 535 plazas como parte de la austeridad
Por

Se realizó una reingeniería inteligente para garantizar que no se sacrifique ningún proyecto donde se esté trabajando, d...