Una estrategia multiplataforma permite tener diferentes experiencias, y las televisoras no lo lograron. Si bien tuvieron la exclusiva, no supieron cómo llevar más allá la comunicación y la interacción.

 

Transmedia storytelling o comunicación multiplataforma refieren al flujo de contenidos a través de múltiples canales. Carlos Scolari, reconocido investigador en comunicación de origen argentino, lo define como un tipo de relato en que la historia se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, en el cual una parte de los consumidores asume un rol activo en ese proceso de expansión. ¿Qué tan bien implementado está ese modelo actualmente? ¿Se ha capitalizado positivamente a favor del consumidor?

Un buen caso de análisis es la reciente visita del papa Francisco a México. Como siempre, los mexicanos contábamos con pocas opciones para conocer en tiempo real el acontecer de la visita en cuestión; poca oferta y los mismos comentaristas. Sin embargo, YouTube se hizo presente habilitando un canal exclusivo “Con el Papa en México”, además del canal oficial del Vaticano, The Vatican. Si bien estos esfuerzos son importantes, el acceso a internet es un problema latente y poco atendido, así que la televisión tradicional fue la única opción para casi la mitad de la población.

PUBLICIDAD

Pese a todo, las redes sociales también se hicieron presentes. Twitter, particularmente, creó cinco emoticones que representaron las sedes donde el papa participó. Los casi 10 millones de usuarios en esa red, sumados a los más de 60 millones en Facebook, interactuaron en sus perfiles personales y profesionales con comentarios, opiniones y crítica a través de los conocidos memes, frases, videos e imágenes.

 

La fusión entre medios tradicionales y medios sociales

Para realmente hablar de una experiencia multiplataforma, no basta con los números antes expuestos. Debemos analizar cómo se fusionaron los medios tradicionales con los sociales para ofrecer al consumidor una experiencia diferente en este acontecimiento. Para ilustrarlo, aquí un ejemplo:

Hace unos días charlaba con un periodista destacado, y dijo una frase que me pareció fascinante; hablaba de la crónica en televisión a la que calificó como “perro, perro”. Se refería a que los periodistas muchas veces describen lo que la imagen televisiva ofrece “perro, perro”, y recalcaba la importancia de ir más allá de sólo describir lo que se ve. Todos sabemos cómo es un perro; lo interesante es su historia, contexto y anécdotas alrededor de éste.

Volviendo al análisis multiplataforma, caí en la cuenta de que la propuesta trasmedia de las televisoras era “perro, perro”. Un ejemplo claro: leer los tweets que reproducen en la pantalla. ¿Queremos que nos lean las opiniones de la gente en las redes cuando podemos leerlas en nuestro timeline? ¿Era una lectura espontánea o preseleccionada? Su propuesta fue crear hashtags para seguir la conversación; evidentemente, éstos eran creados a conveniencia del espacio televisivo y de la línea periodística.

 

Cobertura mediática “tradicional”

Una estrategia multiplataforma permite tener diferentes experiencias, y me parece que las televisoras no lo lograron. Si bien tuvieron la exclusiva, no supieron llevar más allá la comunicación y la interacción. A través de sus diferentes plataformas ofrecieron un poco de lo mismo, descripción fotográfica de lo que pasaba en las calles, que uno podía observar y entender sin narración alguna, tantas obviedades que ponerle mute daba casi lo mismo.

La televisión trasmitió en tiempo real la agenda del papa, sus discursos y eventos. Todo aquello que pasó detrás, se quedó en los medio impresos, en algunos espacios radiofónicos, en los portales y en las redes sociales: el razonamiento profundo, el análisis del discurso, el testimonio espontáneo de los de a pie y la interacción social. Es decir, los memes (que más que del papa eran de sus anfitriones), las críticas a la excesiva seguridad, las selfies del gabinete, y la fina alusión del papa al gobierno de México quedaron al alcance de pocos mexicanos: no a los de San Cristóbal de las Casas; no al 49% de la población que no tiene internet. Finalmente, poco de este tema multiplataforma y mucho de lo mismo, de lo de siempre.

En mi opinión, el Papa, en efecto, hizo una visita pastoral. Quien hizo el circo fue el gobierno respaldado por el medio que –tradicionalmente– lo cubre.

 

Contacto:

Twitter: @SoyYoLucy

Semántik

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Obama prepara visita a Cuba para marzo
Por

Obama dijo en diciembre en una entrevista con Yahoo News que esperaba visitar Cuba en el 2016, pero sólo si se habían lo...