El filántropo mexicano Marco Ferrara anunció que quiere ser presidente de México, el pasado 11 de octubre de 2017. Aunque él se presentó como un “ciudadano común y corriente”, vestido con una playera de The Beatles y tenis Converse, no lo es. Pertenece a una de las familias que iniciaron la vida industrial de Nuevo León. Su tatarabuelo fue Vicente Ferrara Ferringo, fundador de la siderúrgica Fundidora de Fierro y Acero Monterrey.

Además, entre sus amigos están algunos de los hombres de negocios más poderosos de nuestro país.

“Son mis amigos, los quiero, aprecio y admiro. Daniel Servitje (presidente de Bimbo), Carlos Slim Domit (presidente de Grupo Carso) Alejandro Ramírez (director general de Cinépolis), Carlos Salazar (director general de FEMSA) han sido consejeros externos, siempre me han dado consejos, los veo varias veces al año”, dice Ferrara en entrevista con Forbes México.

Con su fundación Vicente Ferrara y En Nuestras Manos capacita a mexicanos en situación de pobreza para oficios técnicos como carpintería, construcción y sector de belleza, donde han asistido 10,000 personas y espera llegar el próximo año a 15,000.

PUBLICIDAD

Además, tiene entre sus principales aliados a la empresa minorista Soriana. “Esta directamente muy interesado Ricardo Martín Bringas, director general de Soriana, en un programa piloto con 300 alumnos al cierre de 2017. La empresa va a contratar a todos, y, si funciona bien, quieren abrir centros dentro de Soriana en todo el país”.

Te puede interesar: “México necesita más empresarios y menos bisneros”

 

Un proyecto para combatir la pobreza

Ferrara prepara un proyecto de “círculos virtuosos” por México con especialistas mexicanos y de otros países, pero por las restricciones electorales declina compartir detalles, aunque concentra su discurso en el combate a la pobreza, en la que viven 53.4 millones de mexicanos según los últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El capitalino que creció en Monterrey comenzará sus esfuerzos en San Barbernabé, uno de los barrios más marginados de Nuevo León. Si el domingo el INE aprueba su aspiración como candidato independiente a la presidencia de nuestro país, aún tiene que conseguir firmas del 1% del listado nominal, que equivale a 850,000 firmas.

“Es una barbaridad, una locura, parecería que está hecho para no lograrlo. Pero ante el hartazgo y necesidad de un cambio radical bueno para este país, fuera de la política, creo que nuestras estrategias van a ser muy exitosas. No podemos dar detalles hasta el próximo lunes, pero en resumen son redes. No tenemos los millones ni estructura de los partidos.”

Pero tiene en su agenda a empresarios poderosos. “Ojalá que nos den hasta donde permita la ley. No podemos recibir recursos de personas morales, pero sí físicas. Yo creo en aportaciones pequeñas. Dónde más hemos logrado es en este tema. Vamos a hacer una estrategia digital”.

Ferrara está consciente de que hay muchos intereses en juego ante la magnitud de las empresas mexicanas, pero confía en que si creyeron en él con su fundación, espera que ocurra lo mismo con su carrera presidencial. “No lo puedo asegurar, pero les estoy tocando la puerta a partir de hoy en la noche y mañana  a ver cómo nos pueden apoyar”.

Los recursos que reciba, además de que pretende apoyos en especie más que en efectivo, los contabilizaría ante el INE y los auditaría.

Lee también: ‘El Bronco’ buscará la Presidencia’ si los ciudadanos lo dejan

 

La contienda independiente

Ferrara admite que sí hay muchos aspirantes independientes.  Reconoce que él y los regiomontanos confiaron en el actual gobernador, Jaime Hernández ‘El Bronco’, quien desdeñaba a políticos que saltaban de cargo en cargo, quien ahora persigue la presidencia del país. Pero no tiene miedo de enfrentarse con él en la vía independiente.

Otra figura política que se ha sumado a la ruta independiente recientemente es Margarita Zavala, quien renunció a su militancia en el Partido Acción Nacional (PAN).

Durante su destape como aspirante presidencial, Ferrara comentó que la esposa del ex presidente panista Felipe Calderón es una buena amiga suya, quien ha estado en su casa múltiples ocasiones, que respeta como madre, pero que no ve como presidenta de México.

“Creo que hay una ambición del poder por poder desmedida en este país, por el dinero, por manipular a la gente y a los pobres (..) Queremos el poder para el bien, para hacer propuestas y la mayor diferencia es que estamos construyendo el mejor plan para México y que va un liderazgo compartido y no de una persona”, agregó.

 

Siguientes artículos

París planea impedir circulación de automóviles de gasolina
Por

Recorrer París si no es un automóvil eléctrico o una bicicleta podría ser imposible en un mediano plazo.