¿Por qué combatir la corrupción?

Alejandro Legorreta sin dudar un instante responde: “México es como un coche de Fórmula Uno de 12 cilindros acelerando, pero con enorme freno de mano que es la corrupción. Si logramos quitarlo vamos a tener un país más próspero y justo”.

El empresario está convencido de que de inmediato el país va a detonar el potencial que tiene para “colocarnos entre las siete u ocho principales economías del mundo y eso es real”. Revela su estrategia para el combate, que sabe nos va a tomar tiempo: “responsabilidad, información, resiliencia y conciencia”.

Hombre de negocios, fundador del Instituto VIF, presidente y director general de Sabino Capital y presidente de Opciona, una organización de la sociedad civil “que, sí es para señalar actos de corrupción, pero sobre todo para construir una ciudadanía más informada y más participativa”, Alejandro Legorreta detalla a Forbes México cuáles son las corruptas causas.

PUBLICIDAD

“Son muchas las causas, pero si tuviera que mencionar una muy concreta yo creo que la principal causa de la corrupción en México es la impunidad. Corrupción hay prácticamente en todos lados del mundo, pero no así el nivel de impunidad que es el principal incentivo para que los mexicanos incurramos en actos de corrupción de manera cotidiana”, precisa.

En su diagnóstico Legorreta considera que de alguna manera la corrupción se ha institucionalizado en nuestro país, aunque puntualiza que es importante destacar que “la corrupción no es un problema exclusivo de los políticos es un problema sistémico que nos atañe a todos, pero lo que sí es un hecho es que es más grave y hace más daño cuando involucra a servidores públicos, pues porque manejan recursos, porque su alcance de influencia es mucho mayor y porque al final su investidura los obliga a que tienen que rendir cuentas a la sociedad a la que se deben.

Contundente concluye que la corrupción “no es un problema cultural, es un problema sistémico”. Activista comprometido para erradicar el flagelo social, amplía las razones de su lucha.

“Debemos combatirla porque nos cuesta vidas y ya lo vimos como el caso del socavón en el Paso Exprés en Morelos; nos cuesta ahorros como lo vimos en el caso del desfalco en Ficrea; nos cuesta horas de transporte como lo vemos en el transporte público tan poco eficiente y tan poco seguro que hay en la mayoría de las ciudades del país, y nos cuesta miles de millones de pesos como lo vemos en los casos como los desfalcos Javier Duarte en Veracruz”.

Te puede interesar: Empresarios de México exigen poner un alto a la corrupción

“Debemos combatirla porque nos cuesta vidas y ya lo vimos como el caso del socavón…”. Foto: @PoliciaFedMx/Twitter

 

Pagos extraoficiales

De acuerdo con los datos, de quién junto con su esposa creó la Fundación Legorreta Hernández, organización que busca contribuir al desarrollo social en el país, “más o menos se tiene calculado que, en promedio, en México las familias gastan 14% de su ingreso en pagos extraoficiales, es decir en mordidas, pero eso es el promedio. Si nos vamos a los sectores más vulnerables, esos gastos en pagos extraoficiales pueden ser arriba del 30% y evidentemente ese dinero se podría usar en muchas otras cosas como salud, educación”.

Resalta la importancia de esa lucha desde abajo, desde la ciudadanía y de ahí la trascendencia, dice, del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) que es “un claro ejemplo de esto”.

Alejandro Legorreta así lo explica: “Se aprobó una reforma constitucional que otorga al Estado, por primera vez en la historia de nuestro país, como mandato el combate a la corrupción y los ciudadanos están al frente de esto porque él o la presidenta del Comité de Participación Ciudadana será la cabeza y es la cabeza del Sistema Nacional Anticorrupción con todos los enormes retos y problemas que hemos visto”.

Dice con orgullo que “es un gran logro que sea un ciudadano quien esté encabezando esta organización y todo esto es gracias a un trabajo que ha venido empujando la sociedad civil en general y la ciudadanía”.

Manifiesta su confianza en el papel de los ciudadanos: “creo tienen que participar activamente en el combate, informarse, porque, desde el punto de vista ciudadano pues se empieza por uno mismo, por su círculo más cercano, por su familia, por sus compañeros de trabajo y creo que ahí es muy importante que cada vez existe un mayor desprecio social hacia las personas corruptas para que entonces el incentivo sea menor. Si hay sanciones legales, que eso depende más de que aplique la ley y si hay sanciones sociales que depende de la ciudadanía, que no aplaudamos a corruptos, entonces creo que los incentivos disminuirán”.

El empresario también desmenuza cuál debe ser la función de sus pares:

“Creo que es muy claro. Es hacer la distinción entre un empresario y un bisnero, (una de las definiciones que está en el Corrupcionario). El bisnero es quien no suma nada a las cadenas de valor, quien no está innovando, quien no está compitiendo, quien no está pues haciendo todas estas acciones sino más bien a través palancas, moches está haciéndose de recursos. Entonces hay que diferenciar muy bien, creo que es una responsabilidad del empresario diferenciar muy bien cuál es su papel a diferencia de los bisneros, para que no se confundan, para que los bisneros no se camuflagen sobre los empresarios”.

 

El papel de los medios

Colaborador de diversos impresos, entre los que destaca Forbes México, Alejandro Legorreta reflexiona sobre implicación de éstos. “Me parece que los medios de comunicación tienen una enorme responsabilidad, les debemos mucho a favor y en contra”.

Mucho de lo que se sabe hoy de Borge y de los Duarte, puntualiza, es gracias a análisis periodísticos muy serios y a la difusión de los medios que hizo ver que esto existía, de otra manera, pues se hubiera quedado en la sombra y no habría el conocimiento que hay de “estos personajes tan tóxicos”.

Aunque, por otro lado, “también ha habido muchos medios que caen en la tentación de vivir del presupuesto, entonces creo que debe de haber ahí una balanza en donde cada vez los medios se asuman esa enorme responsabilidad que tienen para que cada vez sea mayor su participación para difundir este tipo de acciones”.

Para Alejandro Legorreta el papel del gobierno es muy claro, tiene que apostarle a las instituciones, en este caso al SNA, proveerlo de presupuesto, de herramientas para que tenga “un músculo suficiente para que cumpla sus objetivos, nombrar un fiscal anticorrupción autónomo, construir una fiscalía que sirva y, aunque tome tiempo”

Tiene el convencimiento de que cualquier gobierno responsable lo que tiene que hacer es apostarle a las instituciones y a instituciones que tengan un ingrediente ciudadano importante, “porque no es algo inventado, es algo que está demostrado en la historia en diferentes países, países que tienen instituciones más sólidas y que están nutridas por un ingrediente importante de ciudadanos, cuentan con instituciones más útiles para el desarrollo del país”.

 

El juzgador juzgado

Al referirse a los jueces juzga: “los hemos visto, el nivel de nepotismo que hay en muchos casos es extremo, han salido muchos reportajes sobre eso y no hay otra cosa que transparentarlos. El Poder Judicial históricamente ha sido uno de los más opacos, de los tres Poderes, no sorprende que haya escándalos como el que mencionaba de nepotismo donde casi la mitad de jueces y magistrados federales tienen parientes en el mismo Poder Judicial”.

Un estudio del consejero de la Judicatura Felipe Borrego Estrada, difundido hace algunas semanas, afirmaba que familiares cercanos de al menos 500 jueces y magistrados ocupan plazas en tribunales y juzgados de su adscripción. El documento fue entregado al Consejo de la Judicatura Federal y a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El entrevistado asegura que la sociedad civil está más organizada que nunca. “La reforma constitucional que se da del Sistema Nacional Anticorrupción es producto de esta organización con todos los retos y con todas las deficiencias que hay creo que hay una sociedad civil más despierta”.

Te puede interesar: Sociedad civil denuncia trabas al Sistema Anticorrupción

“En materia de corrupción e impunidad tenemos que ir más allá y no podemos ser complacientes”. Foto: Angélica Escobar/ForbesMx

 

#VamosPorMás

Recuerda que recientemente se reunieron una serie de empresarios, sociedad civil, ciudadanos, Cámaras de industrias y demás y lanzaron la iniciativa de #VamosPorMás.

Detalla: “Lo que estamos buscando, es decir vamos por más porque no es suficiente. En materia de corrupción e impunidad tenemos que ir más allá y no podemos ser complacientes y esta iniciativa #VamoPorMás es muy interesante porque es plural, tiene organizaciones de todo tipo y deja ver como cuando se trata de una agencia que es México y cuando se trata de combatir corrupción e impunidad, todo mundo vamos hacia la misma lógica que es combatir a la corrupción y la impunidad”.

Para sumar participación ciudadana “nosotros lanzamos una plataforma que se llama SNA Honesto, que lo que está haciendo es que está midiendo, a través de diferentes variables, cómo está siendo la implementación del Sistema Local Anticorrupción en cada uno de los diferentes estados del país y eso nos permite pues estar más informados y también más organizados”.

Si embargo, precisa que la transparencia no puede depender de una plataforma, “la transparencia depende del ejercicio del derecho, es decir que los ciudadanos seamos más exigentes con el gobierno”.

Sigue su argumento: “es increíble que en muchos de los países de Latinoamérica estén pasando cosas en torno a este tema de la corrupción, ya lo vimos en Perú, ya lo vimos en Guatemala, ya lo vimos en Brasil y aquí no, esas muchas de las señales que me dejan muy preocupado, pero que también me ocupan a que, pues en realidad hace 20, 15 años ni soñar que supiéramos sobre los gastos que podía tener una Secretaría de Estado.”

Y añade ejemplos: “Ya lo vimos en su momento con las famosas toallas en el caso de Fox o demás, que eran apenas los primeros indicios de información. Hoy tenemos muchísima más información con muchísima más simulación también, hay que decirlo. Creo que donde hay más corrupción es en los estados, en los municipios, todavía más que a nivel federal”.

Te puede interesar: México, el país que más sobornos paga en América Latina

 

Corrupcionario, una historia

¿Cómo nace el Corrupcionario?

Alejandro Legorreta nos relata la gestación del proyecto.

“Siendo una de las partes medulares de Opciona el tema de la corrupción, que no es la única, digamos que es uno de los pilares, dijimos ¿cómo le hacemos para llegarle a los jóvenes e involucrarlos a este debate sin que les parezca aburrido y romper esa apatía de la que hablábamos?

Y teníamos la opción de un discurso moralista, que no va conmigo, que es que corromperse es un pecado y además creo que mucho menos con los jóvenes, no se iban a enganchar. Teníamos la opción de las grandes cifras, de decir que nos cuesta 10% del PIB, pero que tampoco lo iba a conectar con los jóvenes y entonces fue que dijimos: vamos a hacer algo totalmente diferente, vamos a crear un producto que te despierte con el humor muy mexicano, con la picardía, el interés, para que lo empieces a leer y entonces si a partir de ahí el nivel de debate no sea tan alto, sea más accesible y con eso nos permita tener una interlocución con los jóvenes para dejar de ver normal lo que cada vez hemos visto como normal que son los moches y todo ese tipo que acciones tan trágicas.

Y así fue cómo lo creamos, rápidamente y de manera muy generosa Diego Luna se sumó y dijo:´oye eso me parece buenísimo, es una gran idea yo me sumo haciendo el prólogo y ayudándote a promoverlo´. 14 caricaturistas dijeron yo le entro también de manera gratuita a acompañarlo con imágenes para que sea todavía más divertido y así fue como lo creamos.

Random House, la editorial más grande del mundo, dijo: ´oye a mí me interesa, yo lo quiero publicar´. Y pues hoy ya vamos en la cuarta reimpresión, más de 10 mil ejemplares vendidos, seguimos vendiendo y nos ha permitido abrir las puertas con los jóvenes para que podamos conversar y debatir sobre un tema que puede resultar incómodo en un principio, al igual que las adicciones, al igual que hablar también de sexo, a los jóvenes eso como que les incomoda, cuando lo hacemos de esta manera, de una manera fresca están mucho muy abiertos a debatirlo y eso nos ha permitido entonces recorrer una parte importante del país”.

 

 

Siguientes artículos

BMW
BMW y Great Wall Motor confirman conversaciones para producir en China
Por

La automotriz china reveló que las pláticas llevan 18 meses, mientras que la alemana dijo que planea hacer crecer la mar...