Por Cristina Sánchez | Forbes España

Nadie dijo que aplicar para un puesto de trabajo, unas prácticas o una beca de formación fuera fácil. Aunque en muchos casos la elección final dependerá de múltiples factores que no estén en tu mano, hay aspectos decisivos que determinarán si el responsable de contratarte te concede o no una entrevista personal. Y como no hay una segunda oportunidad para una primera impresión, es fundamental que tu currículum sea impecable.

1. Erratas y errores gramaticales

Que en un currículum abunden las faltas de ortografía y los errores tipográficos y/o gramaticales puede percibirse como producto de la escasa formación de quien lo envía—nada alentadora de cara a encontrar trabajo—o bien como una falta de interés que puede ser compartida por el responsable de leer tu currículum y concretar una entrevista de trabajo.

2. Enlaces inapropiados

Si no eres cuidadoso con el contenido de tus redes sociales ni sueles publicar temas relacionados con tu ámbito de trabajo, ahórrate incluir enlaces a tu Instagram o a tu Twitter. Aunque hay trabajos que pueden requerirte una cuenta en alguna red social, es preferible omitirla si tu perfil no es apto para el puesto. Evita riesgos.

3. Mentiras “piadosas”

Desengáñate, por muy bien que quede sobre el papel incluir más de lo que realmente sabemos en el currículum no es conveniente, pues acabarán descubriéndolo. Es preferible ser honesto y mostrar ganas de aprender y de ampliar tu experiencia.

Lee también: Las 3 mentiras más frecuentes en los currículums

4. Información sobre el sueldo

Incluir información sobre el salario de los trabajos que desempeñas o has desempeñado es totalmente innecesario y puede desalentar a nuestros posibles contratantes. Tampoco debes añadir cuáles son tus expectativas salariales, pues la intención de un currículum es mostrar tu experiencia profesional y tus habilidades. Mejor trata ese tema durante la entrevista.

5. Tipografía ridícula

Deja la creatividad para la exposición de tu trayectoria y habilidades y no tanto para los tipos de fuente de Word. Un currículum bien diseñado puede llamar la atención de la empresa, pero hay quienes apuestan por tipografías originales o más elegantes que sin embargo pierden legibilidad. Es preferible utilizar las fuentes sencillas que vienen por defecto en Word.

6. No hacer mención a tus habilidades o experiencias

Parece improbable olvidar algo tan básico, pero se dan casos. De cualquier manera, asegúrate de que toda esa información no vaya en un solo bloque donde el encargado de entrevistarte tenga que rebuscar para sacar datos útiles de una sopa de letras. Lo ideal es estructurar la información de manera clara, concisa y en puntos.

Te puede interesar: ¿Las redes sociales pueden reemplazar tu currículum?

7. Incluir lo que no sabes hacer

No confundamos el ser honesto y, en su caso, reconocer falta de experiencia con mencionar todo lo que no sabemos hacer. No debemos ser negativos, y dado que el currículum se irá construyendo conforme a nuestra vida laboral, es preferible mostrar predisposición a seguir aprendiendo antes que una actitud tan derrotista.

8. Formato sin sentido

El formato creativo, en especial para puestos de diseñador o publicista, puede ser un punto a nuestro favor, pero normalmente la mayoría de los sectores valorarán un formato estándar donde la información se reduzca a una cara legible y bien estructurada.

9. Incluir experiencias totalmente irrelevantes

¿Es que el trabajo de monitor de tiempo libre tiene alguna relación con las prácticas en el sector financiero que estás solicitando? Añadir experiencias que no aportan nada a tu candidatura resta, y pueden suponer el aterrizaje de tu currículum en la pila del “no”.

Lee ahora: 7 formas de perfeccionar tu currículum

 

Siguientes artículos

Nueve estrategias para el desarrollo de tu equipo
Por

La labor más importante de un líder es facilitar el desarrollo de sus colaboradores, porque cuando lo hace, cuenta con u...