En México es evidente el gusto por el beisbol y Rhino Bats nació de esa pasión hace 15 años. Actualmente la empresa sonorense especializada en la confección de bates está entre las cinco mejores marcas en calidad en el mundo y en el corto plazo piensa registrarse en la Liga Mayor de Béisbol (MLB por sus siglas en inglés).

“No de tamaño porque somos chicos todavía, pero tenemos una muy buena calidad y una mano de obra extraordinaria. El bat de madera es prácticamente un producto artesanal y es muy apreciado”, comentó Miguel Ortega, fundador y socio de Rhino Bats.

La meta de Ortega es que al menos un jugador de la MLB utilice sus bates para tener una exposición publicitaria, según calcula el empresario, de 50 millones de espectadores.

“Más que hacer negocios con un equipo, lo que paga es la exposición a nivel mundial. Esperamos ya estar la próxima temporada en 2019”, dijo Ortega en entrevista para Forbes México.

PUBLICIDAD

Además de llegar a la MLB, Rhino Bats busca comercializar su propia marca con franquicias llamadas Rhino Sports, que tendrán un valor en el mercado de 1 millón de pesos (mdp). Para el primer año buscan llegar a 10 franquicias.

Aunque la pasión por el beisbol es evidente, el mercado de confección de bates en el país es muy pequeño. En México se fabrican al año más de 400,000 bates de beisbol en todas las categorías y la industria nacional no llega ni al 1% de la producción, de acuerdo con Rino Bats.

“Hace cinco años se empezó a revertir la tendencia de crear los bates de metal, ya que ocasionaban muchos accidentes en las ligas infantiles, porque la pelota era proyectada con mayor velocidad. Eso ocasionó que las ventas de los bates de madera crecieran”, dijo el fundador de la empresa.

La empresa de Ortega confecciona 17,000 piezas al año y de llegar a Estados Unidos las ventas crecerían al triple en dos años.

Rhino Bats exporta a toda la república desde Hermosillo y también hacia diferentes países del mundo como Irlanda, Francia y Puerto Rico. En Estados Unidos también le vende a colegios y universidades.

“La venta en el mercado nacional es de 85% y el resto se destina a Estados Unidos y a los otros países donde se está dando a conocer la marcar”, comentó Ortega.

Los productos de Rhino Bats se utilizan en la Liga Mexicana de Beisbol de verano e invierno. Y aunque sus productos están enfocados a un público en general, la atención a las ligas infantiles del país es importante.

 

Un inicio diferente

Miguel Ortega es ingeniero por profesión y su hijo, que estudió en Estados Unidos, se especializó en administración y comercio internacional. Y aunque Rhino Bats no nació de sus profesiones, si lo fue de su gusto por el beisbol, deporte que jugaron a nivel amateur.

“Las cosas se dieron por la combinación de una necesidad con el gusto que tengas por algo. Si eres apasionado lo vas a hacer bien”, dijo Ortega.

Como muchos otros empresarios, Miguel Ortea y su hijo comenzaron la fabricación de bates en la cochera de su casa con sólo 1,000 dólares. En un principio las ideas para crear un bat eran vagas. Al mismo tiempo que aprendían y modificaban sus errores, les enseñaban a sus trabajadores como hacerlo.

“En un principio se desperdició mucha madera, no te puede salir todo a la primera. Pero tuvimos la suerte de que la gente que se acercó a nosotros era muy buena y están desde que abrimos el negocio”, platicó Ortega.

Encontrar materiales de calidad era un paso decisivo para consolidar el negocio y el proveedor de madera de Maple, Los Molinos fue la opción que escogieron Ortega y su hijo. Aunque aliarse a un proveedor tan importante era un reto en sí.

“Tuvimos que rogarles ya que, al principio, como mínimo teníamos que comprarles 330 barrotes de madera y nosotros queríamos compararles sólo 10. Aunque creyeron en nosotros”, recuerda Ortea.

La compañía cuenta con una bodega en Estados Unidos para resguardar la madera y otra en Hermosillo, Sonora.

Rhino Bats opera sólo con 17 personas y sus ventas son directamente a través de internet, es decir, su marketing es de boca a boca. También confecciona artículos de oficina como plumas finas hechas de palo-fierro que es endémica del desierto de Sonora-Sinaloa.

También puedes leer: El videojuego mexicano que abrió todas las puertas

 

Siguientes artículos

El hombre más rico de Hong Kong se jubila tras 76 años en activo
Por

El empresario conocido como “Superman” por su éxito en los negocios será relevado por su hijo mayor en mayo, pero se man...