Se prevé que las exportaciones de la industria aeronáutica en México lleguen a 12,000 millones de dólares (mdd) para el 2020, para ubicarse entre los primeros 10 primeros lugares a nivel mundial.

Horizontec, empresa mexicana, dedicada al diseño, desarrollo y fabricación de aeronaves, es resultado del auge en la industria y de la pasión por el vuelo de los socios fundadores, Giovanni Angelucci y Eduardo Carrasco.

“Pasión y experiencia que se remonta al 2000, en diseño conceptual, construcción y pilotaje de aeronaves en Italia”, dijo Giovanni Angelucci a Forbes México.

Han pasado ya 18 años de aquel primer anhelo por construir aeronaves y el camino, de acuerdo con los fundadores, no ha sido nada sencillo. El primer paso importante del equipo de Horizontec se dio a finales de 2013, cuando establecieron un pequeño taller en la Ciudad de México dando paso a la fabricación del Halcón1.

PUBLICIDAD

En septiembre del 2017 el Halcón1 realizó sus primeros vuelos de prueba desde el Aeropuerto Internacional de Querétaro cumpliendo con los 50 ciclos requeridos por la Dirección General de Aeronáutica Civil para obtener el certificado de aeronavegabilidad.

“Actualmente se trabaja sobre el primer prototipo fabricado en fibra de carbono de la empresa —el Halcón 2—. A partir de esta aeronave se fabricarán los siguientes aviones de la compañía. La optimización de los procesos de manufactura propia es uno de los retos principales”, dijo Angelucci.

El Halcón 2 es un prototipo de una Aeronave Ligera Deportiva biplaza y pertenece a la categoría experimental. El avión deberá poder utilizarse tanto para entrenamiento básico, como avanzado.

También puedes leer: Tony Gutiérrez, la primera mujer que conquistó el cielo mexicano

El equipo de Horizontec ya inició la etapa de prospección del primer mercado nacional, que tendrá como objetivo la aviación de recreación y deportiva. Aunque la aeronave puede tener fines de entrenamiento de pilotos militares y privados.

Los objetivos para este año serán obtener el certificado de aeronavegabilidad y el certificado tipo LSA del Halcón 2 con la Dirección General de Aeronáutica Civil.

“También queremos construir la planta para la fabricación de las aeronaves y una pista privada de 1,200 metros”, dijo Angelucci.

A mediano plazo, Horizontec planea contar con una capacidad de producción de 30 aviones. Y sus talleres podrán dar mantenimiento a aeronaves de hasta 19 plazas.

 

Potenciar la industria aeronáutica

Además del proyecto Halcón 2, Horizontec encabeza el proyecto IK AEROSPACE, con el objetivo principal de crear un ecosistema que apoye al crecimiento del sector dentro México. El proyecto está situado en Guanajuato, ya que de acuerdo con Angelucci, la región tiene potencial y apoya al crecimiento del corredor bajío.

IK AEROSPACE fue creado por tres empresas del sector: SIASA AIR empresa mexicana, proveedora internacional de productos para interiores de aeronaves; Optimen empresa mexicana de desarrollo de software, encargada de proveer servicios a la industria Aeronáutica, ambas con sede en León, Gto; y Horizontec.

El proyecto IK AEROSPACE contempla cuatro bases: academia, industria, sociedad y gobierno. Con estas se piensa crear un ecosistema que contempla:

  1. Fábrica de aeronaves biplaza LSA de fibra de carbono.
  2. Escuela de formación aeronáutica, que contará con las siguientes certificaciones:
  • Aeronaves y motores (18 meses)
  • Electrónica de aviación (18 meses)
  • Sobrecargos de aviación (1 año)
  • Pilotos
  • RVOe Electrónica de aviación por la SEP
  • RVOe Aeronaves y motores por la SEP

“Contaremos con un centro de entrenamiento enfocado a personas que desean aprender a volar como un hobby y al mismo tiempo para aquellas que deseen dedicarse de forma profesional al medio aeronáutico”, dijo el empresario.

 

El cielo en el horizonte

Horizontec fue concebida como el embrión de una idea en el 2000, creció como un taller en la Ciudad de México en 2013 y se convirtió en persona moral en 2014. En el año 2015 Horizontec fue apoyada por el CONACYT y la Secretaria de Economía con una inversión de 5 millones de pesos.

En el transcurso de 2013 a 1014, Horizontec fabricó el Halcón1 (H1), para lo cual se utilizó madera de grado aeronáutico, fibra de vidrio y resina. En la creación participaron dos ebanistas y en su certificación, dos ingenieros en aeronáutica.

En 2014 el equipo de Horizontec contactó al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de Querétaro CONCYTEQ, la Universidad Nacional Aeronáutica de Querétaro (UNAQ) y la Secretaria de Economía para echar a andar el proyecto formalmente.

En agosto del 2015 la Secretaria de Economía y el CONACYT a través del Fondo de Innovación Tecnológica detonaron el proyecto del Halcón 2 (H2).

En marzo de 2017 la empresa fue invitada a incubar el proyecto Halcón 2 en el Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas (CENTA) en Querétaro, gracias a la visión compartida del Doc. Felipe Rubio director del centro, iniciando labores en sus instalaciones a finales del 2017.

Rodrigo Pérez-Alonso González, director general de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), conoce del trabajo de Horizontec. Por motivos de veda electoral la Cámara no pudo dar mayores referencias de este tipo de empresas.

El principal reto para echar a andar Horizontec fue “la cadena de suministros —como hoy está estructurada está enfocada a la exportación más que el ensamblaje— dicho puntualmente en la proveeduría de materiales compuestos, tratamientos térmicos, centros de maquinado, modelaje, torneado e incluso tubería y soldadura que no son encontrados en México”, dijo Giovanni Angelucci.

Para el empresario, el desarrollo del sector aeroespacial en México se ha centrado en atender las necesidades de las grandes empresas como Airbus o Boeing y no en detonar su propia cadena de valor, propiciando el déficit de contenido nacional.

 

Siguientes artículos

El futuro tiene en vía de colisión a Cablevisión y Slim
Por

La rentabilidad de la empresa dirigida por Jean Paul Broc Haro supera a la de la mayoría de los líderes globales del tri...