Por Ana Paula Nacif*

Científicos de datos, expertos en inteligencia artificial, especialistas en seguridad biométrica o lingüistas en cómputo cognitivo, son carreras que hace cinco años no aparecían dentro de las necesidades de las compañías, pero que hoy, además de estar en la estrategia de transformación de las empresas, empiezan a abrir una brecha en el mercado respecto a estos talentos.

A medida que la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (lo que significa STEM, por sus siglas en inglés) agreguen 9 millones de empleos para el año 2022 -según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos-, las empresas deberán vigilar las nuevas disciplinas y tomar especial cuidado para preparar a los estudiantes de estas carreras. He aquí el principal reto, ¿cómo encaminamos a las nuevas generaciones a las carreras que hoy ya se están demandando y a las que aún no sabemos que existirán?

El principal objetivo de IBM es impulsar las carreras STEM para así redefinir las posibilidades de los jóvenes, construyendo a una nueva generación de líderes que tengan impacto local, nacional y global.

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), para el año 2030, 80% de los empleos que actualmente son de mayor demanda desaparecerán y serán reemplazados por carreras STEM: Ingenieros de Software, Ingenieros Electrónicos, Ingenieros Mecánicos e Ingenieros Mecatrónicos.

Frente a esto, hoy las universidades sólo ofrecen 20% de las horas de ingeniería requeridas. En 2016, países como China produjeron alrededor de 4,6 millones de graduados en STEM e India, 2,8 millones, mientras que en Estados Unidos fueron 500,000. México y América Latina no figuran en la lista de países que están preparando a su juventud para los nuevos desafíos.

Si analizamos el punto desde una perspectiva de género, la realidad de las mujeres en las carreras de STEM es tema de preocupación mundial. En México, por ejemplo, sólo el 8% de las mujeres eligen este tipo de carreras, haciendo que la brecha en la especialización que exigirán las nuevas carreras: ciencia de datos, ciberseguridad, hacking ético y ciencia cognitiva, sea cada día mayor.

Quizá te interese: ¿Qué es STEM, el término de moda del siglo XXI?

PUBLICIDAD

Los estereotipos asociados a estos estudios y la falta de figuras representativas del género femenino en los ambientes científicos y tecnológicos se presentan como los factores principales de esta disparidad. Sin embargo, contrarrestar esta realidad no es tan sencillo como diagnosticarla.

¿Cómo construir entonces el camino hacia la igualdad?

En México sólo 9% de las niñas reporta que piensa estudiar una carrera de ingenieros o de científicos en comparación con 28% de los hombres, como indican investigaciones de la OCDE.

Las diferencias tienen su origen en características innatas de cada género y al mismo tiempo de las disciplinas, pero no hay duda de que prejuicios y estereotipos que acompañan a estas carreras deben ser combatidos mejorando la confianza de las mujeres sobre su desempeño en matemáticas y ciencias, pues de este modo podría generarse una mejor predisposición a la hora de elegir una carrera STEM.

Un estudio publicado por el Harvard Educational Review, explora qué factores antes de la universidad y experiencias durante los años universitarios predicen la retención de las mujeres en STEM. Se encontró que las mujeres dejan las áreas en STEM durante los años universitarios “en parte por la inhabilidad de los profesores de hacer las ciencias accesibles y alineadas a sus objetivos de contribuir a la sociedad”.

Seguro te interesará: La educación va lenta frente a los nuevos trabajos. 

Una forma de inspirar la diversidad en STEM es asegurarse de que hay ejemplos, modelos y mentores que pueden alentar mentes brillantes y demostrar lo que es posible. A través de la historia, muchos en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas se han desalentado debido a no encajar en el prototipo percibido de un profesional STEM. E incluso aquellos suficientemente valientes para superar los desafíos, no fueron reconocidos ni celebrados como deberían haber sido.

Identificadas como las carreras del futuro, estas disciplinas liderarán el avance de los países y aquellos que no desarrollen estas áreas comprometerán su futuro, por lo que promover el ingreso en carreras STEM resulta un objetivo necesario para aquellos países que deseen transformarse.

*Ana Paula Nacif es Directora de Marketing y Comunicaciones en IBM México

 

Siguientes artículos

“Mi objetivo es tener el mejor Starbucks 1,000 veces”: Christian Gurría
Por

El objetivo de Starbucks para México es seguir creciendo y continuar llevando la experiencia Starbucks a mas mexicanos e...