Todo beneficio tiene un costo y la historia no es distinta cuando se trata de las aplicaciones móviles que utilizamos a diario. Aunque facilitan la comunicación y otras actividades, la dependencia que hemos generado en ellas tiene fuertes implicaciones para la salud.

Mientras que el 75% de los trabajadores mexicanos viven bajo constante estrés, uno de sus  principales causantes está en sus propias manos: el celular.

A continuación te presentamos las tres apps que más te estresan o que provocan más ansiedad, de acuerdo a la clínica NASCIA.

WhatsApp

PUBLICIDAD

Los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp, Telegram o WeChat son los principales causantes de estrés.

En total, las personas alrededor del mundo pasan más de 28,000 millones de horas en WhatsApp, de acuerdo a Apptopia. Como punto de comparación, solo 10,000 millones de horas se invierten en Facebook cada mes.

Te interesa: Mexicanos, los más estresados en el mundo por su trabajo

Un elemento inscrito en el ADN de estas apps es la instantaneidad con la que, en teoría, podemos comunicarnos. Sin embargo, esto también es provoca ansiedad. Actualmente solo contestamos de inmediato 75% de los mensajes de los que somos receptores, de acuerdo a NASCIA.

Las “palomitas azules” o las respuestas tardías promueven sentimientos de rechazo y en situaciones extremas incluso llevan a otras respuestas psicológicas como el pánico, según lo mencionado por la psicóloga Madeleine Mason en entrevista para The Independent.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Washington y Lee, el uso constante de estas apps también tiene un alto costo cognitivo. Cuando recurrimos a la mensajería instantánea, las actividades como descifrar el significado de un mensaje, seguir una conversación o pensar en la respuesta más adecuada se multiplican en cuestión de segundos y por tanto, también el desgaste mental que esto genera.

 

Redes Sociales

Las mujeres son las más afectadas por este tipo de estrés, según la investigación “The Cost of Caring” de Pew Research. En cambio, los hombres que utilizan redes sociales registran un nivel de ansiedad muy similar a los no son usuarios. Las personas de entre 16 y 24 años son las más sensibles.

Se calcula que un usuario promedio pasa al menos dos horas y media en redes sociales, de acuerdo a Statista. Pero el estrés no necesariamente está ligado a la cantidad de tiempo invertido en estas plataformas sino a la manera en la que se utilizan.

The average number of stressful events (out of a total of 12 possible) that people knew occurred in the lives of their close friends and more distant acquaintances in the past 12 months

Pinterest, Instagram y Twitter llevan la delantera.

De acuerdo a Pew Research, los usuarios que sienten más ansiedad son aquellos que están más conscientes sobre los eventos estresantes en el feed de sus redes sociales, ya sea por noticias o sucesos a los que se enfrentan sus contactos. En pocas palabras, el estrés en redes sociales es contagioso.

Los efectos negativos se potencian cuando el usuario interactúa en más de una plataforma. Según indica un estudio de la Universidad de Pittsburgh, las personas que tienen entre 7 y 11 perfiles tienen una mayor probabilidad de sufrir niveles elevados de depresión y ansiedad. Como punto de referencia, la persona promedio utiliza alrededor de ocho redes de acuerdo al Global Web Index.

 

Correo electrónico

Se calcula que un trabajador promedio pasa 4.1 horas al día revisando y contestando mensajes de su correo electrónico, de acuerdo a Adobe. Esto es equivalente a 1,000 horas cada año o 41 días invertidos en total.

Además de tener acceso a él en todo momento, el panorama se complica con la expectativa cada vez mayor de recibir pronta respuesta, lo que genera que constantemente estemos revisando nuestro buzón de correo, a pesar de no estar en horario laboral.

Estudio revela que el estrés laboral es tan dañino como el humo del cigarro

 

Siguientes artículos

A las universidades mexicanas les urge un ‘shock’ de realidad: especialistas
Por

Las instituciones de educación superior deben poner en el centro de sus prioridades a los estudiantes, ante la realidad...