Gerardo Domínguez es un mexicano, quien junto con su hermano emprendió desde hace aproximadamente dos años su negocio ecológico de pisos permeables llamado Gravalock, un sistema de rejillas de plástico 100% reciclado, que se rellenan con grava y se ensamblan para formar superficies firmes, lo cual contribuye a mitigar algunos problemas que resultan del cambio climático, como lo es la mayor radiación solar.

El empresario explicó que su sistema permite que el agua de lluvia regrese al subsuelo, evitando que toda esa agua se vaya a la coladera o se formen inundaciones, al tiempo que no se rompe ni se genera calentamiento como con el pavimento o el concreto.

“La tecnología que estamos haciendo es una alternativa para evitar usar concreto o pavimento, para estacionamientos, vialidades, banquetas y caminos de terracería; ello, como una alternativa ecológica para mitigar los problemas del cambio climático, reduciendo las radiaciones solares que se producen del pavimento, regresando el agua de lluvia al subsuelo y usando materiales que ya habían sido desechados por la industria o por el consumidor final”, afirmó.

Domínguez, quien es administrador de empresas, comenzó en el negocio sólo con su hermano, que es ingeniero civil. Al día de hoy, ya laboran 25 personas en la planta que tiene la compañía en Iztapalapa, en la Ciudad de México.

PUBLICIDAD

Entre los clientes de Gravalock se encuentran constructoras, arquitectos, ingenieros, desarrolladoras de zonas habitacionales o edificios verticales, parques industriales y empresas privadas que buscan regresar el agua de lluvia y ayudar al planeta.

Incluso, Domínguez vende sus pisos permeables al gobierno de Tamaulipas, al tiempo en que están en pláticas con algunos municipios de Oaxaca para hacer vialidades secundarias y banquetas.

“Para producir pavimento se contamina mucho, por lo que nuestra alternativa ocupa inyectoras eléctricas que no contaminan. Cada metro cuadrado que usen de nuestro piso, en lugar de ocupar pavimento o concreto, es una ayuda al medio ambiente”, señaló.

El año pasado, Gravalock realizó algunas exportaciones pequeñas a Colombia, Costa Rica y Guatemala, y el plan es también enviar el producto a Estados Unidos, Canadá y Centroamérica, donde apenas están en el análisis para encontrar un canal de venta.

“Nos vemos como una empresa que crecerá exponencialmente, pues cada vez es más necesario instalar estas tecnologías, en lugar de las alternativas que usamos actualmente y que no ayudan al cambio climático y a la ecología”, aseguró.

En la Ciudad de México se ha instalado el piso permeable, sin embargo, el negocio se ha desarrollado en mayor medida en Provincia.

En Europa y Estados Unidos ya existe ese tipo de tecnología, pero en México son los únicos que la desarrollan, aseguró Domínguez.

En 2015, Gravalock ganó el tercer lugar de Cleantech Challenge México, uno de los concursos de empresas verdes de mayor relevancia en el país.

 

Siguientes artículos

Las 10 ciudades más caras para rentar una casa
Por

Las ciudades de Beijin y Hong Kong, pertenecientes a China, así como Abu Dhabi en los Emiratos Árabes Unidos, son las tr...