LAS VEGAS, Nevada. Es el segundo día en el Consumer Electronics Show de Las Vegas, la feria de tecnología más grande del mundo, y Richard Yu, el CEO del Huawei Business Group (HBG), toma el escenario para dar una de las conferencias principales del evento. El tema: la innovación. Durante su participación, Yu habla de la próxima generación de telefonía móvil, algo que él denomina el “Intelligent Phone”, un equipo que será capaz de “sentir”.

“Viene un mundo donde todo estará conectado, todo sentirá y todo será inteligente”, dijo Yu ante una sala abarrotada. “El Intelligent Phone será el dispositivo que servirá de puente entre el mundo físico y el digital, que tendrá sensores integrados, capaces de expandir todos los sentidos del humano, estará conectado permanentemente al mundo”.

“El teléfono se volverá cada vez más inteligente. Hoy luce como un teléfono, pero en el futuro será un asistente personal, uno que te conocerá cada vez más y mejor, y será cada vez más útil para ti, te ofrecerá más y mejores servicios para tu vida, para tu trabajo”, dijo Yu más tarde a Forbes México, en entrevista exclusiva.

“Creo que el reto de la industria es que tendremos más cosas inteligentes que podrán ser personalizadas”, añade Yu.

“Esperamos que los wearables sean una especie de control maestro, que sirvan como llave para tu auto o para tu casa, que puedas controlar más cosas de ellos, como prender la luz o modificar la temperatura en una habitación, incluso que respondan a tu temperatura corporal o a tu pulso cardiaco o tu glucosa sanguínea. Estos dispositivos serán cada vez más útiles para la vida”, dice.

Pero plantear un escenario futurista es algo muy distinto a hacerlo una realidad. A pesar de lo atractivo que pueda sonar el panorama planteado por Yu, su materialización está aún muy lejos, sobre todo si consideramos que la gran mayoría de los fabricantes de teléfonos inteligentes aún está sumida en una guerra sin cuartel por ofrecer mejoras incrementales en el hardware: más velocidad de procesamiento, más megapixeles, más capacidad en la batería.

Lee también: Huawei se alía con Google y Amazon para crear el teléfono del futuro

De hecho, el Mate 9, el nuevo flagship de Huawei, es en buena medida una extensión de esa carrera: “No sólo tiene la mejor cámara, tiene un lente Leica de segunda generación, que permite tomar fotos profesionales, con poca luz, también tiene carga rápida y una gran vida de batería, de hecho, comparado con otros teléfonos de los competidores, la batería del Mate 9 es entre 50 y 150% más larga”, dice Yu, en entrevista exclusiva con Forbes México.

No obstante, Huawei busca diferenciarse de la oferta que inunda el mercado a través del software. Uno de los puntos que la compañía ha enfatizado más durante el lanzamiento del Mate 9 es algo que no resulta evidente a simple vista: Los teléfonos envejecen, especialmente el software, pero en Huawei estamos orgullosos de decir que hemos solucionado ese problema. Hemos mejorado Android utilizando machine learning para que el equipo mantenga su velocidad durante al menos 18 meses, ésa es una gran innovación de Huawei, somos la única compañía en ofrecerlo”, asegura Yu.

Richard Yu, CEO del Huawei Business Group, fotografiado con un Mate 9, el flagship de última generación de Huawei. (Foto: Carlos Morales.)

 

Ahora o nunca

Huawei es actualmente el tercer vendedor de teléfonos inteligentes en el mundo, sólo detrás de Samsung y Apple, un logro notable si consideramos que su división de telefonía móvil no existía hace apenas seis años. Pero si de verdad quiere seguir escalando en ese ranking, el momento es hoy.

Hasta hace un par de años, la compañía había construido su negocio de telefonía móvil sobre la oferta de modelos de entrada que le ayudaron a vender grandes volúmenes y ganar mercado.

Con esa estrategia consiguió convencer a millones de usuarios en todo el mundo, particularmente Asia y en economías en desarrollo, como América Latina, donde tiene una fuerte presencia.

Sin embargo, en Estados Unidos, un mercado clave para su dominación mundial, la historia ha sido muy distinta. De acuerdo con Kantar Worldpanel ComTech, la participación de mercado de la firma china en territorio estadounidense se mantuvo invariable entre el segundo trimestre de 2014 y el mismo periodo de 2016, con 0.6%.

Eso podría estar por cambiar, ya que en el último año la firma dio un viraje radical hacia la categoría Premium y lo que define como Premium Lite –equipos con prestaciones de gama alta y precio de gama media—, lo que le ha ayudado a ganar mercado en Europa y América Latina (donde controla 12% del mercado y en algunos países de la región incluso alcanza hasta 20% de participación).

Para triunfar, Huawei debe deshacerse de dos grandes estigmas que pesan sobre ella en EU: La reputación de su división de telecomunicaciones, que junto con ZTE tiene prohibido vender sus equipos en el país desde 2012 debido a versiones de que espía para China y su imagen de marca de gama baja.

Así luce la carrera de a venta de teléfonos inteligentes, de acuerdo con IDC.

De acuerdo con IDC, Huawei continúa con su empuje en la gama Premium, con el lanzamiento del P9 (el primer teléfono con cámara dual Leica) y sus dispositivos Honor: “Los envíos de equipos de gama media y alta representaron alrededor de 57.2% durante el tercer trimestre de 2016. El precio promedio de venta de los dispositivos Huawei se ha incrementado de forma constante año tras año y trimestre a trimestre, pero aún está por verse cuán exitosa puede ser la compañía al penetrar en el segmento Premium en EU”.

La estrategia de la compañía para ganarse al consumidor estadounidense es clara: Asociarse con algunas de las marcas favoritas del país. El Mate 9, por ejemplo, es uno de los primeros equipos en ser compatibles con DayDream, el nuevo estándar de Realidad Virtual de Google, y en Estados Unidos el flagship tiene integrado a Alexa, el asistente virtual de Amazon, lo que lo convierte en el primer Smartphone en reemplazar al Google Assistant dentro de un Android.

“Google y Amazon son muy buenos socios de Huawei, tenemos muy buena relación. Ésta es la primera vez que un teléfono inteligente incorpora a Alexa, el asistente de voz de Amazon, creemos en ofrecer sólo lo mejor a nuestros clientes, por eso tenemos los servicios líderes, ya sea con Google Assistant fuera de Estados Unidos o con Alexa, dentro de las fronteras del país”, dice Yu.

Cuestionado sobre la posibilidad de que la administración de Donald Trump y su proteccionismo radical pudieran representar algún tipo de riesgo para sus planes de expansión en EU, Yu dice: “Espero que este presidente sea más amable, pero, creo que la población de EU necesita mejores productos, mejor innovación. Los consumidores necesitan el mejor producto y el gobierno no debería limitarlos. El teléfono usa servicios de Google y Amazon, ambas son compañías estadounidenses con gran reputación. Creo que nosotros podemos hacer una diferencia”.

Otro de los factores que hacen de este momento tan crucial para la marca es la debacle registrada por Samsung con el fallo de su Galaxy Note 7, un equipo de pantalla grande y mucho poder bajo el cofre que fue retirado del mercado unas cuantas semanas después de haber sido lanzado.  El Mate 9, un teléfono con pantalla de 5.9 pulgadas, se perfila como un prospecto ideal para llenar ese vacío en el mundo, pero especialmente en Estados Unidos.

Además, en junio de 2016 se informó que Galaxy Note 5 era el favorito en EU de acuerdo con el Índice de Satisfacción del Cliente Estadounidense (ACSI, por sus siglas en inglés), un indicador económico desarrollado por la organización del mismo nombre que busca evaluar la calidad de los productos y servicios disponibles por los consumidores finales en Estados Unidos. Según el índice, el teléfono de Samsung se encontraba por encima del iPhone 6s Plus de Apple, el Galaxy S6 Edge y el Galaxy Note 4, todos, equipos de pantalla grande.

Cuestionado sobre el potencial de sus phablets, Tyrone Liu, el CEO para Latam del Consumer Business Group de Huawei, dice: “Creemos que viene la era de los smartphones con pantallas grandes. Sobre la venta del Mate 8, podemos ver que han sido más populares, y queremos construir ese mercado junto con Samsung, una empresa que siempre un ejemplo. Aprendemos de su manera de construir la marca, de su forma de cooperar con los operadores y de su innovación, diseño y tecnología”.

 

Una obsesión por el producto

Si quieres saber más sobre el modelo de negocio de Huawei, no lo sabrás por ninguno de sus voceros, todas las preguntas que hagas llevarán irremediablemente al terreno de los productos.

“En Huawei confiamos en que nuestros teléfonos son tan buenos como los de Samsung y Apple y creemos que poco a poco nuestros consumidores reconocerán cada vez más nuestra marca y nuestros productos”, dice en entrevista con Forbes México Tyrone Liu, CEO para Latinoamérica del Device Business Department del Huawei CBG.

“La de los smartphones es una industria de muy alto riesgo. Los teléfonos inteligentes son productos tan pequeños y tienen tantos detalles en su interior que tenemos que tener mucho cuidado. Lo que pasó con Samsung puede servir de lección para toda la industria”, afirma Liu.

“La calidad es muy importante para nosotros, todos los años dedicamos 200 MDD a asegurarnos de que nuestros equipos cumplen con los estándares más altos y que resisten las condiciones más extremas”, dice Eric Zhu, director regional de servicio de Huawei en Latinoamérica.

Lee también: Review: Huawei Mate 9, un candidato a Android del año

Por su parte Yu, la cabeza del negocio de consumo de la empresa, reitera que, “Nuestra propuesta es la mitad del precio [de un flagship Apple o Android] con un mejor desempeño”, y ejemplifica con la línea Nova, presentada el año pasado en IFA, la feria de tecnología más antigua del mundo, celebrada cada año en Berlín, Alemania: “La línea Nova es parte de nuestra categoría Premium Lite, está pensada para la gente joven, son compactos y delgados pero con una gran batería dentro de ellos, de más de 3,000 mAh, nuestros teléfonos son muy buenos y la pantalla es Full HD, pero con un precio de gama media”.

Yu asegura que esa oferta resultará atractiva para todos los consumidores: “Si el usuario no puede pagar un Mate 9, aún tienen la opción de comprar un Mate 9 Lite o un Nova y el desempeño es aún mejor”, y añade que la empresa ha hecho un gran esfuerzo por mantener sus precios: “Hemos absorbido el impacto del dólar fuerte, nuestros márgenes son muy bajos, pero nuestros precios son muy competitivos comparados con los de Apple y Samsung”.

La meta para el futuro inmediato: “Tenemos la oportunidad de volvernos el segundo jugador global, quizá ocurra dentro de dos años, haremos nuestro mejor esfuerzo”, dice Yu, añadiendo que no hay prisa: “Nuestro fundador, el señor Ren Zhengfei, dijo una vez, ‘si podemos perdurar por 20 años, entonces no tendremos rival alguno’. Esto es a lo que nuestro negocio de consumo debe aspirar, el negocio de los smartphones no es una carrera corta, es un maratón. Debemos convertirnos en un excelente corredor de largas distancias”. Así, la firma china se lo toma con calma, conquista un mercado poco a poco, hasta llegar un día a dominarlo todo.

 

Siguientes artículos

El Campanario: El residencial con mayor plusvalía para invertir en Querétaro
Por

Con un promedio de 12 mdp por propiedad, el Campanario Residencial & Golf está posicionado como una de las mejores inver...