Por José Gustavo Fuentes Cabrera*

Hay una profesión que, en años recientes, ha copado gran parte del espectro tecnológico de los negocios: el científico de datos. Basta con mirar las tendencias de búsqueda en Google, en el último lustro, para percatarse del creciente interés que sucede a escala global por este ‘nuevo’ empleo. 

De acuerdo con la Universidad de California, Riverside, actualmente hay 490,000 puestos de trabajo vacantes en ciencia de datos tan solo en Estados Unidos; además, dicha institución estima que la demanda de estos profesionistas excederá la oferta en 50%. 

Como cualquier término en tendencia, el científico de datos no ha podido escapar del hype e, incluso, muchas empresas suelen confundir las labores de este profesionista, cuya misión fundamental es obtener conocimiento útil y relevante para apoyar la toma de decisiones en los negocios a través del manejo, análisis e interpretación de grandes volúmenes de datos digitales complejos.

Escribir esta definición fue relativamente sencillo, pero en la práctica las cosas son bastante más complejas. Estamos ante un perfil de naturaleza híbrida que incluye habilidades en estadística y matemáticas aplicadas, tecnologías de la información, negocios y comunicación. De ahí su complejidad. 

Lee también: ¿Liderará México la revolución de la IA? (II)

Un científico de datos no es quien únicamente cruza información, genera reportes y presenta vistosas visualizaciones; esto apenas es la punta del iceberg del valor potencial que tiene el análisis de datos aplicado en la organización. Este profesionista debe utilizar las bondades y estructura del método científico explotando al máximo los datos digitales. De esta forma genera acciones específicas de negocio asistidas por datos, diseña y contrasta experimentos en la ejecución estratégica, ‘cuenta historias’ mediante datos que permitan a los tomadores de decisiones entender a profundidad las causas, impactos y soluciones de un problema. 

La especialización de este perfil lleva naturalmente a su escasez. De entrada, no solo es complejo encontrar a los individuos con las habilidades técnicas, sino que a esto debemos adicionar que un científico de datos se hace en la práctica, es decir, es difícil hacerse de la experiencia para resolver problemas a través del uso de los datos, sobre todo en el contexto nacional donde la transformación digital de las empresas es incipiente.

¿Cómo puedes hacerte de buenos profesionistas de la ciencia de datos? Incorporar este talento y construir un equipo analítico (la ciencia de datos no es trabajo de una sola persona) pasa indudablemente por su formación ‘en casa’. Es aquí donde las empresas que inviertan en la preparación de estos perfiles poseerán una ventaja competitiva. 

De acuerdo con el estudio The State of AI 2019: Divergence, de MMC Ventures y Barclays, a escala global está sucediendo una guerra por el talento que tiene algunos efectos tales como la explosión de salarios, la concentración del talento en el sector financiero y tecnológico, así como poca movilidad de estos profesionales debido a la alta satisfacción con su rol y responsabilidad actual. 

Te recomendamos: Los Chief Data Officers seducen al sector público

Si no sabes dónde ni cómo conformar un equipo de ciencia de datos, quizá estos pasos pueden servirte: 

  1. Transmitir dentro de la organización la importancia y valor que generan los datos digitales.
  2. Facilitar la disponibilidad y acceso a los datos digitales.
  3. Contratar perfiles afines en Matemáticas, Actuaría e Ingeniería y desarrollarlos a partir de la resolución de casos de uso específicos del área de trabajo.
  4. Crear iniciativas que fomenten y faciliten la circulación del conocimiento entre los miembros del equipo.

A mediano plazo también es válido hacer alianzas con universidades para generar esfuerzos conjuntos encaminados hacia el refinamiento de las competencias de datos necesarias para la inserción en la práctica empresarial.

Sin lugar a dudas, el valor potencial de los científicos de datos dentro de la empresa no es un tema a discusión, la reflexión deberá orientarse hacia la estrategia a seguir para no quedarse sin tropas en esta guerra.  

 

* El autor es CEO de la compañía Insaite y profesor de Ciencia de Datos, Actuaría, Matemáticas Aplicadas y Computación en la UNAM  

Contacto:

Correo: [email protected]

LinkedIn: linkedin.com/josegustavofuentescabrera

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Construyendo la economía del futuro, hoy
Por

Prepararse para la vejez ha dejado de ser un tema sólo de los adultos próximos al retiro.