Los programas sociales y de empleo implementados por la administración de Andrés Manuel López Obrador no resolverán los problemas que enfrenta México, como la desaceleración económica, la precarización laboral y la mala distribución de los insumos, de acuerdo con un análisis del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Los recursos con los que cuenta el gobierno federal no son suficientes para hacerle frente al tamaño de esta afectación histórica al mercado laboral, sobre todo cuando la desaceleración económica avanza, apunta el informe del IDIC, e insiste en que la política de desarrollo social no es suficiente.

“Solo un programa de reactivación económica con el fomento a la inversión productiva y de colaboración públicoprivada podrán revertir dicha situación”, señala el documento en sus conclusiones.

Además, considera que los programas de austeridad propuestos por el Ejecutivo federal contribuyen a la pérdida de empleo formal, tanto en el sector público como privado, asimismo que muchos de los afectados no son candidatos para ser beneficiaros de programas como Jóvenes Construyendo el Futuro, ya que deberían de estar en el empleo informal o no estudiar.

“El presidente Andrés Manuel López Obrador se encuentra atrapado por la inercia de un mercado laboral estructuralmente precarizado, producto del México Informal, y de la desaceleración de la economía nacional”, apunta el documento.

Lee también: Inquietud por el futuro del riesgo país de México

En datos divulgados este martes, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) anotó que en abril de 2019 la tasa de desocupación fue de 3.5% de la Población Económicamente Activa (PEA) a nivel nacional, cifra apenas abajo del 3.6% del mes previo; mientras que en su comparación anual, el desempleo aumentó durante abril del año en curso frente a la de igual mes de 2018, a 3.5 desde 3.4%.

A pesar de las estadísticas presentadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Inegi, que muestran el alza de la tasa de desempleo y una tendencia a la baja del registro de trabajadores con seguridad social, éstas son desacreditadas por el presidente, quien apuesta por la efectividad de las estrategias sociales.

La informalidad es una trampa de pobreza, tiene baja productividad y genera poco valor agregado a pesar de emplear al 57% de la población. (IDCI)

De acuerdo con indicadores del Inegi, el 57% de la población económicamente activa en el país se desarrolla en la informalidad, lo que provoca que carezcan de presentaciones de ley y seguridad social, por ello no se pueden considerar en las estadísticas de empleo formal del IMSS.

Ante ello, el instituto sugiere que a los beneficiarios de las estrategias sociales federales también se les brinden estos apoyos y de igual manera se les incluya en el pago de impuestos.

Lee también: El proceso de compras públicas como lo quiere AMLO tardaría más de un lustro

Sin crecimiento económico no hay bienestar, particularmente para un país que tiene 30 años de un desempeño productivo mediocre: 2.5% de incremento promedio anual en su PIB. (IDIC)

El IDIC reafirma que la solución para combatir la precarización económica estructural es el crecimiento económico, así como el fomento a la inversión privada y pública, para así generar empleo formal y permanente, puesto que el gasto social no es suficiente para contrarrestar el problema.

Indica que se debe revisar el alcance que pueden tener los programas sociales de la administración de AMLO, así como incentivar a la inversión productiva, ya que de lo contrario no cambiarán las estadísticas de aumento a la informalidad ni el modelo económico que provocó esta situación.

 

Siguientes artículos

El proceso de compras públicas como lo quiere AMLO tardaría más de un lustro
Por

La intervención en las contrataciones públicas es un punto clave para detener actos de corrupción en el gasto público, e...