Grecia tiene sólo dos semanas para encontrar una forma de salir del estancamiento actual antes de enfrentar un pago de 1,600 mdd que debe al FMI.

 

Reuters

PUBLICIDAD

El comisario europeo de Alemania dijo el lunes que es hora de prepararse para un “estado de emergencia” tras el fracaso de las conversaciones del fin de semana para rescatar a Grecia de una cesación de pagos y una eventual salida de la zona euro.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ignoró las peticiones de líderes europeos para que actúe rápido y culpó, en su lugar, a los acreedores por el colapso de las negociaciones de ayuda a cambio de austeridad, en el mayor revés hasta el momento en las conversaciones para asegurar más ayuda para Grecia, que se prologan ya por meses.

Atenas ahora tiene sólo dos semanas para encontrar una forma de salir  del estancamiento actual antes de enfrentar un pago de 1,600 millones de euros (mde) que debe al Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que podría dejar al país sin efectivo, sin poder pedir prestado y fuera de la zona euro.

Si bien había pocas señales de pánico en Atenas debido a que los griegos siguen confiando en una solución de último minuto -un asunto familiar en los seis últimos años, mientras el país heleno pasaba de una crisis a otra-, el más reciente revés provocó una ola de ventas de acciones europeas y asiáticas y pesaba sobre el euro.

Las acciones griegas perdían un 6%, mientras los títulos de bancos se desplomaron hasta un 12%. Los rendimientos de los bonos gubernamentales griegos a dos años aumentaron más de 3 puntos porcentuales a un 29.02%.

“Deberíamos trabajar en un plan de emergencia porque Grecia caería en estado de emergencia”, dijo el comisario europeo de Alemania, Günter Oettinger.

“Suministros energéticos, pago a funcionarios policiales, suministros médicos y productos farmacéuticos y muchas cosas más” deben ser asegurarse, agregó.

No obstante, en Atenas, Tsipras -el novato líder izquierdista radical de 40 años elegido por su promesa de poner fin a la austeridad- mostró pocas señales de alarma.

Ignorando advertencias de autoridades europeas de que todo depende ahora de Atenas, Tsipras dijo que estaba conforme con esperar hasta que los prestamistas cambien de idea.

“Esperaremos pacientemente hasta que las instituciones accedan al realismo”, afirmó Tsipras en una declaración al periódico griego Efimerida ton Syntakton.

“No tenemos el derecho a enterrar a la democracia europea en el lugar donde nació”, agregó.

Asimismo, culpó del último estancamiento a la “conveniencia política” de los prestamistas y a su insistencia en nuevos recortes en las pensiones “tras cinco años de saqueo con los rescates”.

 

Siguientes artículos

Margarita Zavala quiere ser la primera mujer presidenta en 2018
Por

Zavala  no dejó claro si buscará la nominación del Partido Acción Nacional o si prepara una candidatura independiente....