Cinco años después de que fundara la aceleradora de emprendimientos de alto impacto Endeavor, en 1997, Linda Rottenberg visitó por primera vez, en esta nueva etapa de su vida, México.

Corría el año 2002, cuando recibió la invitación de Pedro Aspe para participar en una serie de reuniones con empresarios mexicanos sobre el panorama de la, en aquel entonces, muy naciente cultura de emprendimiento en nuestro país.

Lo que nunca imaginó es que la audiencia de la plática que Aspe la había invitado a dar estaba conformada por algunos de los mexicanos con mayor poder adquisitivo en el país, entre los que encontraban, por ejemplo, nombres como los de Emilio Azcárraga Jean y Lorenzo Zambrano.

Habían pasado más de treinta minutos de conversación cuando la pregunta crucial llegó: ¿por qué en México el emprendimiento no avanza y en otras partes de Latinoamérica sí? La respuesta de Linda fue sencilla, “porque en México aún los grandes peces se comen a los pequeños”, explicó.

La respuesta generó un silencio incómodo en el lugar, pero ella mantuvo sus palabras, algo que al final la audiencia mexicana valoró.

Y es que la realidad es que mientras en nuestro país pocos conocían en aquellos años la palabra emprendimiento, en otros territorios de la región, como Argentina o Colombia, ya comenzaba a visualizarse la creación de un ambiente naciente de emprendedores.

Crecimiento

Mucho ha cambiado desde aquella plática que dio, y si bien México aún no logra hoy concretar la creación de grandes startups como las que sí ya existen en el cono sur, como Mercado Libre o Rappi, la realidad es que el país ha caminado de forma positiva en este universo.

Así lo advierte, en entrevista con Forbes México, la CEO y fundadora global de Endeavor, quien indica que el país durante este tiempo ha conseguido desarrollar ya, paso a paso, un ecosistema sostenible de emprendimiento, capaz de ir elevando su potencial.

“Yo veo a México con un potencial emprendedor ya desarrollador y lo que creo es que en los próximos tres o cuatro años saltará a un escenario global, tal y como ya lo hicieron otros países de la región”, asegura.

Para avalar su aseveración, Rottenberg pone como ejemplo el trabajo que están haciendo diversas startups mexicanas, como Ben & Frank, quien ha ido ganando terreno en el mundo de la optometría, o Clip, fintech mexicana de medios de pago que sigue creciendo de manera constante.

“Todos estos emprendedores destacados que hoy tiene México, pienso también en otros casos como Bitso o Conekta, jugarán un papel muy importante en su proceso de globalización del emprendimiento”, explica.

Receta de éxito

Lo que ha sucedido también en el país, agrega Linda Rottenberg, es que los emprendedores mexicanos ya entendieron que la receta para que sus proyectos logren no sólo crecer sino conseguir el éxito es enfocarse en cubrir necesidades puntuales de la sociedad.

“Hoy lo que me parece que ya se entendió en la región es que el éxito de los emprendimientos está relacionado siempre con lograr cambiar de manera positiva la manera en que la sociedad vive su vida, no como se pensaba anteriormente que era en desarrollar la App más cool”, puntualiza.

Para ilustrar esta idea, ella pone como ejemplo a Mercado Libre, compañía que cuando nació tuvo a visión de ser pionera en el mundo del comercio electrónico, facilitando la manera en que las personas no sólo compraban productos, sino también los vendían.

“Vuelvo al tema de Clip en México, que es una compañía que está creciendo ya que entendió el valor que tiene la inclusión financiera en el país, adaptando su modelo de negocio para crecer entorno a esta situación”, detalla.

Desarrollar proyectos de emprendimiento con este enfoque permite a las startups además, comenta Rottenberg, ganarse un valor importante, que es la confianza  de la gente, porque se entiende que la empresa es cercana a ellos y a sus necesidades.

El dinero llega a Latam

En los últimos meses México y la región también han recibido los reflectores debido a que una buena cantidad de fondos han decidido traer su capital a la región, algo que demuestra el valor que desde fuera se está viendo a esta parte del mundo.

El principal de ellos fue el gigante japonés Softbank, quien creó un fondo con 5,000 millones de dólares, dedicado exclusivamente a empresas tecnológicas de Latinoamérica. Entre las primeras en recibir capital están precisamente la colombiana Rappi y la mexicana Clip.

“Esto que está sucediendo en la región es magnífico, porque se trata de una señal que nos demuestra el gran interés que existe por la innovación de esta parte del mundo, algo que se necesitaba mucho para seguir potenciando lo ya hecho”, sostiene.

Sin embargo, a pesar de toda la euforia que existe por esta situación, Linda Rottenberg pide a todo el ecosistema de emprendimiento de la región mantener la calma y evitar que se pueda llegar a sobrecalentar el entorno, como ha sucedido en otras partes del mundo, como China.

“Es fantástico que llegue tanto dinero a la región, pero hay que tener cuidado con a quién le damos ese dinero, porque la realidad es que no todos los emprendedores deben de tener acceso a él, sino sólo aquellos que logren comprobar la capacidad de los proyectos que están desarrollando”, explica.

El dilema del unicornio

Finalmente, la CEO de Endeavor habla acerca de una de las interrogantes que más ha tocado al ecosistema emprendedor mexicano: la ausencia de empresas unicornio, es decir aquellas cuya valuación supera los 1,000 mdd.

“México está dando pasos de crecimiento en su ecosistema muy importantes, pero es paso a paso como se avanza, por ejemplo, Brasil hace apenas cinco años consiguió su primer unicornio, entonces es un trabajo que no se debe de forzar para poder alcanzar esto”, menciona.

Rottenberg enfatiza en el hecho de que esto no requiere ser un tema importante para el emprendimiento en México, puesto que el éxito de un ecosistema no se mide exclusivamente por el número de empresas unicornio que tiene, sino por su capacidad de impulsar en general a su país.

“Lo importante no son los unicornios, sino la capacidad de los ecosistemas para poder generar impacto y cambios en su entorno, desarrollando talento y consiguiendo que las compañías perduren por mucho tiempo”, finaliza.

También te puede interesar: 

Las emprendedoras necesitan creer más en sí mismas: Cherie Blair

 

Siguientes artículos

Campeche
A pesar de la debacle petrolera, Campeche tiene un plan más poderoso
Por

Con la implementación de estrategias de gran impacto, el Gobierno del Estado de Campeche, a través de Bancampeche, encon...