Madame Jasmine Audemars, la gran señora del la industria relojera, conversó con Forbes Life en el marco del Salón Internacional de la Alta Relojería, en donde nos confesó sobre el peso que recae sobre sus hombros: mantener viva la última firma de alta relojería que todavía está en posesión de la familia fundadora.

“Con las mujeres hay menos problemas de ego, puedes encontrar una solución más rápido porque hay menos lucha de personalidad”, Madame Audemars.

Audemars Piguet

¿Cuál ha sido el momento clave de Audemars Piguet?

En 141 años ha habido muchos, algunos muy difíciles, como las crisis, por ejemplo la de los años 70 con la irrupción del cuarzo, o las guerras. La compañía ha tenido éxito al saber mantenerse viva. Nuestros predecesores hicieron todo lo que estuvo en sus manos para ello. Sin duda, uno de los hitos fue cuando lanzamos el Royal Oak en 1972, que revolucionó los códigos de la industria relojera suiza y se impuso como verdadero icono contemporáneo. Ese fue un año clave para la marca.

¿Consideras que la gestión directiva de una mujer es diferente a la de un hombre?

No, no creo. Sólo diría que con las mujeres hay menos problemas de ego, puedes encontrar una solución más rápido porque hay menos lucha de personalidad. Creo que los equipos son más felices siendo dirigidos por una mujer, aunque tal vez no lo admitan [ríe].

¿Qué aprendizaje resaltarías de tus años de gestión?
Lo principal que he aprendido tiene que ver con la gente: una marca depende de un personal altamente cualificado, altamente comprometido y que sea creativo. En realidad, no existen tantas diferencias entre dirigir un periódico y una casa relojera, sólo necesitas gente con talento.

Audemars Piguet

¿A qué se refiere la marca cuando habla de ‘experiencia auténtica’?

Nos gusta resaltarlo ya que este concepto está ligado a nuestra historia. Cuando acuden a nosotros, tanto clientes como asesores de ventas deben conocer los orígenes de la marca en el Vallée de Joux, no sólo para ver la manufactura sino para entender que la alta relojería se remonta a mucho antes de la fundación de Audemars Piguet. La experiencia de la relojería en nuestro valle es algo único en el mundo. Debemos preservarla porque forma parte de una tradición que hunde sus raíces más allá de nosotros.

¿Qué nuevo reto habéis vencido en 2016?

Configurar el Royal Oak Concept Supersonnerie. Lanzamos el prototipo el año pasado y ahora es un reloj que está a la venta. Estamos muy orgullosos porque nos costó ocho años de desarrollo e investigación. Incluso hemos tenido a músicos en el equipo trabajando en él.

¿Cómo sabes que estás yendo por el camino correcto en el negocio del lujo?
Porque cuando somos fieles a nuestras raíces y nuestra tradición al mismo tiempo somos capaces de innovar sin traicionarlas. Para mí, esa es la clave de todo.

Encuentra la entrevista completa en la edición de Junio de Forbes, Mujeres Poderosas.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

La representante de la cocina peruana en México
Por

La chef a cargo de Astrid y Gastón México, Yerika Muñoz, ha trasladado su pasión por la cocina a los fogones de este res...