El papa Francisco, además de su legado de amor, dejó un legado de cuatro ruedas en los Estados Unidos, el pequeño Fiat 500L. El vehículo de color negro que lo transportó a la Casa Blanca y el Congreso, que tiene 3 metros y medio de largo y cuesta menos de 20,000 dólares, será subastado en Filadelfia.

El Pontífice que eligió al Fiat como símbolo de su preocupación por el medio ambiente y el deseo de dejar de lado alguno de los transportes que los Pontífices tenían asociados a su cargo, será subastada el 29 de enero, según dijo en Filadelfia uno los organizadores del último “Encuentro Mundial de las Familias del año”.

Los organizadores dijeron que el producto de la venta será en beneficio de la archidiócesis católica de Filadelfia, que tendrá al vehículo en exhibición en el Auto Show de Filadelfia.

El Papa Francisco de origen Argentino, tenía al Fiat como uno de sus dos vehículos que usó durante su visita a Washington, Nueva York y Filadelfia. El otro vehículo era un jeep blanco con los lados abiertos, famoso por ser denominado el “Papamóvil”, que permitió a Francisco besar a los infantes al pasar cerca de ellos.

El sencillo Fiat es un reflejo de la filosofía del Papa Francisco que gira en torno a centrarse menos en los bienes materiales y más en los pobres, y menos en el consumismo.

Miles de seguidores de la religión católica y los curiosos amontonados en las calles de las tres ciudades que el Papa visitó en septiembre, pudieron presenciar el paso del sumo pontífice, que también se dirigió a las Naciones Unidas y se reunió con los presos y las personas sin hogar.

En medio de fuertes medidas de seguridad, el Fiat brilló por su pequeño tamaño y la ventana trasera siempre abierta de la que el Papa saludó a la multitud, muy al contrario de mandatarios de otros países, que viajan en grandes limusinas blindadas y vehículos utilitarios, los preferidos de los políticos estadounidenses.

Esta no era la primera vez que Francisco se sube a un auto sin muchas pretensiones. En su viaje a Corea, el Sumo Pontífice se subió al asiento trasero del Kia Soul, bajó la ventanilla y saludó a los presentes, sin necesidad de un vehículo antibalas como usaban los anteriores pontífices.

En una gira que por Ecuador, Bolivia y Paraguay, Francisco volvió a dar muestra de su austeridad, optando por un modesto Fiat Idea Essence, el mismo que utilizó en 2013 cuando visitó Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud.

En la visita a Ecuador también se prepararon dos unidades para trasladar a Francisco, un modelo desarrollado sobre la pick-up Chevrolet D-Max LS, y el otro sobre un Jeep Wrangler.

Pero cuando está en Roma, no hace uso como los romanos, ya que el Sumo Pontífice no suele viajar en un Fiat Italiano, optando en su lugar por un Ford Focus azul.

Francisco visita México próximamente y todavía las autoridades de no han dado a conocer el vehículo que lo transportará.

@Autos_Enrique

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Nuevos destinos de lujo abrirán en el continente americano
Por

La cadena de hoteles de lujo, Oetker Collection, expande su mercado hacía Nueva York y São Paulo, destinos en la mira po...