Volcán de mi Tierra, de la familia Gallardo, es el primer tequila que entra a formar parte del portafolio de bebidas premium del grupo Moët Hennessy. Un homenaje al terroir con corazón de agave azul y alma cien por ciento mexicana.

El consumo de tequila sigue en alza más allá de nuestras fronteras. Estados Unidos, Europa y China han sucumbido a la fiebre de este destilado, que este año da el salto definitivo al front row de las bebidas premium de la mano de Moët Hennessy en colaboración con la familia Gallardo, quien tiene vínculos muy fuertes con la región de Tequila, en Jalisco.

Volcán de mi Tierra es el primer tequila en formar parte de la división de Wines & Spirits de LVMH, cuyo portafolio comprende 21 marcas entre las que se encuentran Moët & Chandon, Krug, Veuve Clicquot, Hennessy y Château d’Yquem.

La maestra tequilera Ana María Romero Mena ha desarrollado dos mezclas para los tequilas Blanco y Cristalino, tras experimentar con diferentes tipos de levadura, selecciones de agave y maduración en barrica. “Mi esperanza era poder crear un alcohol que se comprometiera a expresar el corazón del agave y del terroir del cual proviene. De esta manera, no como en muchas otras destilerías, combinamos agaves de tierras bajas y altas, y adoptamos matices de cada región para crear un estilo único. El resultado es un tequila complejo, elegante y equibrado”, explica.

El tequila se hace únicamente con agave azul Weber, que se planta en dos regiones de Jalisco: Valles y Altos. Aunque se trata de la misma planta, la diferencia de aromas debido al clima y las características del suelo los hace muy diferentes. El agave de las tierras bajas es más herbáceo, ya que el clima es más seco y tiene más fibras; mientras que el de las tierras altas crece en una tierra rojiza llena de hierro, donde el clima es más húmedo, lo que se traduce en un sabor más afrutado.

Dependiendo del agave, se emplean dos procesos que combinan métodos modernos y tradicionales para obtener la mejor mezcla. Para el de Valles se usa piedra volcánica Tahona, que da aromas y sabores muy peculiares, que se incrementan con levadura. Para el de Altos se emplea el tren de molienda, donde el agave afrutado permanecerá sin cambiar ningún sabor.

El Volcán de mi Tierra Cristalino se produce del encuentro de un tequila añejo (70%), que se madura en barricas de roble francesas de cognac Hennessy, y un extra-añejo (30%), en barricas de single malt Glenmorangie. Una explosión de sabor 100% mexicano.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Playlist de mujeres que han dominado el mundo musical
Por

El papel de la mujer en la industria musical siempre ha sido algo importante. Ellas han contado con un talento especial...