El arancel de 25% que el presidente estadounidense Donald Trump quiere imponer a los vehículos y autopartes importadas en Estados Unidos significarán grandes consecuencias negativas para la industria en el mundo, donde Ford y General Motors -de origen estadounidense- saldrían afectadas, de acuerdo con un reporte de Moody’s Investors Service.

“Los aranceles sobre vehículos y repuestos importados serían negativos para casi todos los grupos de la industria, proveedores de piezas, concesionarios de automóviles e incluso compañías de transporte…”, dice Bruce Clark, vicepresidente senior de Moody’s, en un documento.

La agencia calificadora señala que las automotrices estadounidenses Ford y GM son vulnerables al arancel, pues estas empresas importan una cantidad importante de autos en Estados Unidos.

En el caso de General Motors, la empresa depende de las importaciones de México y Canadá para operar en el territorio estadounidense, lo que representa el 30% de sus ventas unitarias frente al 20% de Ford. De igual manera, la compañía se hace de un número significativo de camiones y SUVs (deportivos compactos) desde estos dos países.

Puedes leer: China inundaría a México de productos que no puede mandar a EU

“Tanto GM como Ford necesitarían absorber el costo de reducir la producción mexicana y canadiense y cambiar algunos a los Estados Unidos. También es probable que necesiten subsidiar las ventas para compensar las tarifas en el corto plazo, y eventualmente podrían repercutir los mayores costos a los consumidores”, indica Clark.

Al mismo tiempo, fabricantes que no son estadounidenses recibirían un mayor impacto. Por ejemplo, los fabricantes sin plantas en Estados Unidos, como Jaguar Land Rover y Volvo, serían especialmente afectados.

En tanto, las firmas japonesas que exportan una cantidad importante a Estados Unidos, como el caso de Toyota (22%) y Nissan (31%), tendrán que hacer ajustes en su producción.

“Los planes de los fabricantes coreanos Hyundai y Kia Motors de aumentar la producción estadounidense y reducir las importaciones no serán suficientes para compensar por completo los posibles efectos negativos de los aranceles. Los fabricantes de automóviles chinos, por otro lado, tienen exportaciones mínimas y por lo tanto no se verán afectados en gran medida”, añade el documento.

Te recomendamos: Estos son los retos del nuevo jefe de Seat México

 

Siguientes artículos

apple-iphone
Apple y Samsung resuelven disputa sobre patentes en diseño de iPhone
Por

Las tecnológicas resolvieron una disputa por acusaciones de Apple a la compañía coreana de haber violado sus licencias a...