Notimex.- Estados Unidos brilla como nunca en los premios “Fósil del día”, al obtener tres premios en una sola jornada, lo que muestra que este país está haciendo su mejor esfuerzo para ser el peor para las generaciones futuras y las comunidades vulnerables en todo el mundo.

A Estados Unidos le está yendo muy bien para obtener su nombre en la historia como líder en la destrucción del planeta tierra, consideró la Red de Acción Climática (CAN por sus siglas en inglés), al grado que llegó a plantearse la posibilidad de que esté ocultando un Planeta B en algún lugar, o si sólo disfruta al llevar a los píos del mundo al suicidio masivo.

Los premios Fósil del día se presentaron por primera vez en las conversaciones sobre el clima en 1999, en Bonn, iniciadas por el Foro de ONG alemanas. Durante las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, los miembros de la Red de Acción Climática (CAN), votan por los países que se considera que han hecho todo lo posible para bloquear el progreso en las negociaciones en los últimos días de conversaciones.

Bloqueo de financiamiento

El “Fósil” número uno a los Estados Unidos se le otorgó por insistir en permanecer en el proceso sólo para bloquear el dinero mientras se niega a pagar su parte por causar toda la pérdida y el daño que las personas pobres y vulnerables en todo el mundo sienten dolorosamente a través de sequías, olas de calor, huracanes, incendios y otros eventos climáticos extremos.

A pesar de abandonar el Acuerdo de París, Estados Unidos se invita a sentarse en la mesa, aunque advierte que no tienen intención de pagar la factura. Está tratando de intimidar a otros países para permanecer en la junta del Comité Ejecutivo de pérdidas y daños, una institución central en el Acuerdo de París.

Mientras tanto, el sur de África enfrenta su peor sequía en 35 años y 11 millones de personas se enfrentan al hambre inducida por el clima.

¿Qué está haciendo Estados Unidos en la mesa? Se jactó de haber dejado el Acuerdo de París y ha liderado una manada de bloqueadores, parte del “club de niños ricos” que, de seguir su ejemplo, obligarán a los más afectados a pagar la factura.

Prometes y prometes

El segundo “Fósil del día” fue para Estados Unidos y Australia por retener sus promesas al Fondo Verde para el Clima (GCF). En noviembre, un puñado de países duplicó sus contribuciones al GCF, pero no estaban a la altura del desafío.

Dos de ellos olvidaron su responsabilidad de proporcionar fondos suficientes para los países pobres: Estados Unidos y Australia, que simplemente decidieron darles la espalda y retener sus promesas, despreciando a todos los científicos y personas en las calles que hacen sonar la alarma sobre la emergencia climática.

Otros países como Canadá, Japón, Suiza, Países Bajos, Bélgica, Italia, Austria, Portugal e Irlanda no han entregado hasta ahora el doble de contribuciones ni pagado la contaminación que crearon.

Las contribuciones ambiciosas del GCF son clave para apoyar a las comunidades vulnerables que se adaptan al cambio climático y para crear las condiciones adecuadas para una mayor ambición en 2020.

Derechos humanos e indígenas

El tercer “Fósil del día” para los Estados Unidos y Canadá. Ambas naciones se empeñan en mostrar posiciones progresistas y presionar por los derechos humanos e indígenas en la COP25, pero violan esos mismos derechos en casa.

Sí, usted está señalando con el dedo por aprobar imprudentemente proyectos de infraestructura de combustibles fósiles que no están en línea con el Acuerdo de París, como la tubería TMX.

Los EU están completamente fuera de tono con la ciencia y avanzan con proyectos sucios como el “fracking” (fractura hidráulica) en la cuenca del Pérmico. No es de extrañar que les hayan llamado los peores países en el Informe de la brecha de producción.

En la era de la emergencia climática, los Estados Unidos y Canadá deben mantener los combustibles fósiles en el suelo y respetar los derechos y la soberanía de los indígenas. Esto incluye que Canadá rechace el proyecto Teck Frontier, la mina de superficie de arenas bituminosas más grande propuesta.

Rayo del día

El Parlamento danés mostró lo que puede considerarse liderazgo climático, al acordar una ley climática vinculante para los gobiernos actuales y futuros, en línea con el límite de temperatura de 1.5 grados Celsius, con lo que básicamente Dinamarca convirtió la ciencia en ley.

Esta ley fomenta la cooperación global y permite a Dinamarca ser un líder climático a nivel internacional y cumplir sus compromisos, pero la historia aún no concluye: busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 70 por ciento hacia 2030.

Dinamarca acordó no jugar el comercio de carbono para garantizar la integridad ambiental completa y cada sector está dirigido con una estrategia, que incluye agricultura, transporte y construcción.

Estas estrategias se establecen anualmente en un “Plan de acción climática” basado en un consejo climático independiente, que supervisará que los objetivos se cumplan a través de la acción. El Ministro del clima tiene el deber de actuar según las recomendaciones del Consejo del Clima.

La Red de Acción Climática (CAN) es una red global de más de mil 300 organizaciones no gubernamentales (ONG) en más de 120 países, que trabajan para promover el gobierno y la acción gubernamental e individual para limitar el cambio climático inducido por el ser humano a niveles ecológicamente sostenibles.

 

Siguientes artículos

Demócratas insisten en juicio político vs. Trump: ‘Es un peligro’
Por

Mientras tanto los republicanos critican el proceso con el que los demócratas buscan realizar un 'impeachment' al mandat...