Carestream, empresa de equipos médicos que en el pasado fuera parte de Kodak, le cuenta a Forbes México la fórmula que le permitió mantenerse en pie y las oportunidades que mira en el país para crecer.

 

La falta de innovación en el segmento de fotografía se convirtió en la lápida que amenazó con sepultar a Eastman Kodak e hizo que la empresa y sus filiales se declararan en quiebra en 2012. Sin embargo, cinco años antes de aquel acontecimiento, una de las subsidiarias de la estadounidense se separó de la compañía para escribir una historia distinta que hoy la convierte en sobreviviente del pasado.

En 2007, la división de salud de Kodak fue adquirida por la canadiense Onex, que decidió iniciar una nueva historia del negocio bajo el nombre de Carestream, compañía que actualmente se enfoca en la venta de equipos de radiología y la implementación de sistemas de informática médica.

PUBLICIDAD

“Hemos tenido que transformar  toda nuestra empresa, ya que era una compañía que antes vendía cajas de película y ahora apuesta a ser una compañía digital que vende equipamiento con soluciones de software”, asegura en entrevista con Forbes México Alberto Caballero Brousset, director general para Latinoamérica de Carestream Health.

Esta empresa ha logrado cimentar el crecimiento de sus ventas y permanencia en el país gracias a clientes como Petróleos Mexicanos (Pemex), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría de Marina (Semar), así como los hospitales del Grupo Ángeles y Star Médica, además de los Laboratorios Chopo, por mencionar algunos.

Tan sólo en 2011, la empresa con sede en Nueva York alcanzó ingresos por 2,400 millones de dólares (mdd) y reportó más de 800 patentes para desarrollar tecnología innovadora en sus áreas de negocio. Pero la empresa no se conforma con eso.

El desarrollo de infraestructura médica en México y la puesta en marcha de la Estrategia Nacional Digital del gobierno federal, que plantea generar el expediente clínico electrónico, animan los planes de la Carestream, mientras se vacuna con  innovación para no repetir la foto con claroscuros de la empresa que la vio nacer.

 

El álbum del recuerdo

Foto: Alberto Caballero Brousset, director general para Latinoamérica de Carestream Health.El ingeniero Alberto Caballero viajó en noviembre de 2012 a Estados Unidos para presentarse como el flamante encargado de la división de productos médicos de Kodak, en uno de los más importantes congresos de radiología a nivel mundial. Frente a los más altos directivos de la compañía fotográfica observó un video en que especialistas de la medicina exponían las maravillas de los equipos de la estadounidense en sus labores diarias.

En ese momento, Alberto se encontraba ansioso por escuchar al médico que hablaría sobre la experiencia en el caso de México. Fue así como Jorge Vázquez Lamadrid, actual encargado del Departamento de Radiología e Imagen del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, apareció en la pantalla y se quejó amargamente del servicio de la subsidiaria de Kodak en México, mientras Caballero se hundía avergonzado en su silla.

El director de Carestream Health no olvida esta anécdota. Ese día comprendió la responsabilidad que asumiría dos meses después como encargado del negocio para remediar las fallas de que adolecía la entonces nueva división de negocio.

Una experiencia de más de 20 años en las filas de Kodak y su afición por las finanzas fueron la carta de presentación para que el mexicano se convirtiera en el capitán del proyecto que, en 2007, se transformó en un negocio independiente de la marca de productos fotográficos.

“Esta transición nos permitió, con un nuevo nombre y nuevos bríos, iniciar de cero en  el conocimiento de la marca”, recuerda entusiasta Caballero.

Y si una lección les dejó el caso de Kodak fue la de innovar a tiempo. Hoy la compañía ha sido capaz de desarrollar un sistema de software que permite administrar la información médica del paciente desde su registro en las instalaciones hospitalarias hasta el resguardo de las imágenes digitalizadas de estudios como los de Rayos X, que pueden ser consultados por médicos y por los pacientes a través de Internet.

Además, los equipos de imagenología se han convertido en portátiles, con capacidad de ingresar los estudios que generan  la nube en Internet sin la necesidad de conectarla a un producto adicional, gracias al uso del mismo software de administración.

Para la empresa, Brasil representa la operación más alta en términos de venta y de volumen, seguido por México, país que resulta uno de los mercados más relevantes para Carestream, ya que cuenta con una fábrica de corte de película para Rayos X, en Guadalajara, en los mismos terrenos que pertenecieran a Kodak, y un centro de servicios compartidos para toda la región latinoamericana.

“México es uno de los mercados más importantes, y es relevante porque tenemos una fábrica, un centro de servicios compartidos para toda Latinoamérica, y ese centro les permite ingresar a todos los hospitales que cuentan con nuestra tecnología de software”, dice Alberto Caballero.

Carestream es una compañía global que cuenta en este momento con 17 puntos de manufactura, así como tres centros de tecnología e innovación y tres centros de servicios compartidos, los cuales apoyan la venta de equipos y servicios en 150 países.

Las economías emergentes representan el nuevo foco de la compañía a nivel global y México está entre sus planes.

 

La nueva imagen

Foto: CarestreamHace unos meses, la compañía obtuvo en Panamá la asignación de un proyecto de solución integral digital que hará que ese país sea el primero en América Latina en trabajar en la generación de imágenes médicas digitalizadas a nivel nacional.

Caballero mira este  proyecto  con posibilidades de también realizarse en México, después de que la administración federal se ha mostrado interesada en implementar la digitalización de los expedientes clínicos de los mexicanos, para que puedan ser consultados por las instituciones médicas del país.

“Tenemos una propuesta y algunos proyectos muy avanzados con el sector público que lamentablemente no puedo compartir”, comenta Alberto.

Carestream ya ofrece sus servicios de software a Pemex, lo que permite a la paraestatal mantener en la nube los estudios de imagen digitalizados y que puedan ser consultados desde cualquiera de sus centros de medicina especializada.

Hoy, la empresa que dirige Alberto Caballero en Latinoamérica enfrenta el reto de seguir innovando para preservar su historia y avanzar en los mercados en que participa. “Hoy viajo mucho y trato de entender varios de los mercados emergentes. Mi filosofía ha sido siempre que debo tratar a esta empresa como si fuera mía, a pesar de que yo sea un empleado más, pero trato de manejarla así para seguir creciendo.”

 

Siguientes artículos

Tesla abre sus patentes al Open Source
Por

El fabricante de autos eléctricos abrió sus patentes informáticas para promover la creación de una plataforma común....