La red social apuesta por un microservicio para los pequeños negocios, cuyo modelo se ajusta al presupuesto de cada empresa.

 

Por Jeff Bercovici

 

PUBLICIDAD

Si Foursquare quiere convertirse en un gran negocio, necesitará un poco de ayuda de las pequeñas empresas, y lo sabe.

La red social de ubicación lanzó ayer un nuevo producto de autoservicio de publicidad para comerciantes independientes que quieran que algunos de sus 40 millones de usuarios sepan de ellos cuando se encuentren cerca. “Ésta es la primera plataforma global a escala que permite a las pequeñas empresas de todo el mundo comprar publicidad a nivel hiperlocal para encontrar clientes cercanos”, dice Steven Rosenblatt, director de ingresos de Foursquare.

Más de 1,000 anunciantes han estado participando en una prueba beta, liberada el pasado verano. El objetivo es conseguir que todas las 1.5 millones de empresas ya inscritas en el ecosistema de Foursquare puedan empezar a gastar dinero allí. Si un sector importante de ellas lo hace, tendría un enorme efecto en los ingresos de Foursquare, que se espera alcance poco menos de 20 millones de dólares en 2013.

En la plataforma de subastas, los anunciantes podrán pujar por un número determinado de acciones de usuario (por ejemplo, chek-ins en un lugar). “Sólo están pagando por cliente”, dice Rosenblatt. “De esa manera estamos eliminando una gran cantidad de conjeturas y confusión.” Una acción en una cafetería, donde el gasto de los consumidores es bajo, podría costar a los anunciantes entre 1 y 3 dólares, mientras que la misma acción en un restaurante exclusivo, probablemente sería de 5 dólares.

Mantener simple proceso fue fundamental porque muchas pequeñas empresas todavía carecen de alfabetización digital y de redes sociales, dice Rosenblatt. “No saben realmente lo que es una red ni cómo pueden aprovecharla.”

Lo que sí saben es la experiencia de tratar con Groupon, que ha sido la fuerza digital más grande en el espacio de la pequeña empresa en los últimos años. Mientras que algunos comerciantes sin duda se beneficiaron de la realización de promociones con ellos, muchos tienen historias de terror, que a menudo incluyen a hordas de clientes de baja calidad que se presentaron una vez para canjear sus cupones y nunca regresaron, costando dinero a esos comerciantes.

“Algunas de las ofertas diarias no han resultado muy buenas para su negocio”, dice Rosenblatt.

[youtube id=”J8JqUlQj43M” width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

Concesionarios ceden parte de la banda de 2.5 GHz
Por

Con el acuerdo la banda de 2.5 GHz queda prácticamente libre de litigios, con lo cual su uso y explotación se realizará...