El sistema político y democrático mexicano, va a estar a prueba en las próximas elecciones del 2018 y esto derivado de la fragmentación que se tiene desde ahora en las intenciones de voto hacia los partidos políticos, el mercado actualmente está dividido en tercios y en algunos casos ni si quiera eso. Los grupos de poder lo saben y seguramente por estrategia van a dar el siguiente paso hacia forzar al sistema a una fragmentación, las primeras intensiones ya se iniciaron desde que se lanzan las candidaturas independientes.

El segundo paso lo estamos viendo ahora con el rompimiento que se está dando en la izquierda, específicamente en el PRD, en donde hay una desbandada de la izquierda racional, hacia una izquierda más radical representada por Morena, en la geometría política este movimiento dejará al PRD minado y si fuerza para jugar en las elecciones.

El tercer paso, será tratar de pulverizar el mercado, ¿cómo? Lanzando la mayor cantidad de candidatos independientes a la Presidencia, esto con la idea de que cada uno de estos logre captar entre 7 a 13% de las preferencias electorales, y posterior a esto, bajo la idea de una o dos grandes coaliciones, se pueda recoger del mercado una mayor cantidad de electores, que la que cualquiera de los partidos tienen el día de hoy, obviamente buscando una mayoría más nutrida.

Esta estrategia permite la posibilidad de justificar ante los electores, el poder  juntar al agua y el aceite, los opuestos, esta sería la única fórmula en dónde, aunque usted no lo crea, se podrían juntar corrientes, candidatos, partidos o simple y sencillamente personajes políticos enemigos o enfrentados, con el simple hecho de tener un pretexto o que encabecen un movimiento en contra del actual gobierno, sus reformas, la crisis mundial, el aumento de pecios o cualquier otra situación que afecte a los electores (hasta la misma política de Trump) daría espacio para dicha justificación.

Las futuras coaliciones, como estrategia de recolección del mercado que anteriormente se pulverizó, estarán acompañadas de las mismas estrategias populistas que están usando los movimientos nacionalistas en todo el mundo.

Si este escenario se hace realidad y además llegarán a ganar la Presidencia, habrá que ver cómo quedará la gobernabilidad y su efecto en el sistema de las instituciones políticas, ya que, ante todo esto, los partidos no saldrán tan bien parados, el desgaste será enorme y en la palestra pública estará obviamente el desmoronamiento del sistema de partidos y la democracia en México.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cofece autoriza que Delta compre acciones de Aeroméxico
Por

Aún está pendiente concluir un proceso similar ante el Departamento de Transporte de Estados Unidos.