Ante la complicada situación económica en el país por la pandemia de Covid-19,el gobierno de México debería reconsiderar el hecho de contraer deuda para apoyar a las pequeñas y medianas empresas, para así se mantenga la planta productiva, refirió María Fernanda Garza Merodio, presidenta de la International Chamber of Commerce (ICC)

Ante la negativa del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre solicitar liquidez por la falta de recursos para apoyar a las compañías medianas y pequeñas, la representante empresarial insistió sobre la necesidad de ello para reactivar la economía en el futuro.

“En este momento México se encuentra en una posición donde su deuda le permite contraer deuda, pero que sea una deuda para mantener la planta productiva, no para invertir en proyectos que no van a generar, que no van a producir los recursos necesarios para que la gente pueda seguir llevando dinero a sus hogares”, sostuvo en entrevista con Forbes México.

TAMBIÉN LEE: Comercio electrónico sacará la casta para apoyar a Pymes ante crisis económica

Garza Merodio reconoció que la administración federal no cuenta con los recursos suficientes, pero sin el apoyo gubernamental, las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) no aguantarán solas la contingencia, aunque harán lo más posible por mantener el sueldo de sus trabajadores.

Destacó la aportación de las mipymes, puesto que generan el 72% del empleo, además contribuyen al 52% de su PIB, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Respecto al plan económico de López Obrador de ofrecer 1 millón de créditos de 25,000 pesos con tres meses de gracia a los pequeños negocios, así como los apoyos de los gobiernos locales en el rubro, la presidenta de ICC reiteró que hace falta voltear a ver las acciones que realizan otros países en el mundo.

Aceptó que las naciones desarrolladas saldrán primero de la crisis económica que México a pesar de que ellas entraron antes a ese panorama, pero esto se podría deber a que en tales lugares se apoya a la planta productiva y se preserva los empleos de las miyumes, independientemente de la ideología del gobierno.

TAMBIÉN LEE: En tiempo real, la pandemia que atemoriza al mundo de los negocios

Indicó que los medianos y pequeños empresarios también requieren de apoyos como la reducción de algunos impuestos o de las cargas tributarias, además de una promoción en el diálogo social entre los sectores productivos y las autoridades federales.

Subrayó que la administración pública piensa que tendrá ingresos fiscales intactos durante la contingencia, pero dicha premisa no es válida cuando la actividad comercial ha disminuido sustancialmente desde hace varias semanas.

La titular de la ICC apuntó que los programas sociales tardarán en bajar y llegar a la población, por lo que es necesario que los trabajadores de la economía formal continúen recibiendo sus ingresos para gastarlos en la economía informal

“Es la manera más rápida de ayudar a toda la población”, remarcó.

TAMBIÉN LEE: Pese a presión del gobierno, las pymes no podrán sostener su planta productiva sin más apoyos

Sentenció que el daño en la economía después del 30 abril será grave y irreversible, por lo que las cadenas productivas en México deberán estar listas cuando los socios comerciales como Estados Unidos y Canadá requieran de importaciones que piden de China.

“Aprovechar ese resurgimiento de la economía internacional de nuestros socios comerciales, que también están buscando sustituir importaciones de China”.

Sin embargo, lamentó que las empresas pequeñas y medianas que forman parte de las cadenas productivas de norteamérica en el sector automotriz, de tecnología y la agroindustria no se están preparando para el inicio de estas actividades.

 

Siguientes artículos

restaurantes
Sólo 1 de cada 20 restaurantes estaba listo para el envío a domicilio: Canirac
Por

Los negocios de venta de alimentos han tenido que ingeniar maneras de continuar operando para evitar despidos, aunque pa...