El anuncio de que el Vaticano devolverá los fragmentos de mármol del Partenón que custodiaba desde el siglo XIX supone un paso importante en la recuperación por parte de Grecia del patrimonio de este templo, repartido por diferentes museos, como el Museo Británico en Londres y el Louvre en París.

Grecia reclama las piezas desde hace décadas y construyó expresamente en 2009 un nuevo Museo de la Acrópolis para demostrar que cuenta con un lugar adecuado para albergar ese tesoro arqueológico.

GRECIA Y LOS MÁRMOLES DE ELGIN

El Museo Británico cuenta con una de las porciones más sustanciales del patrimonio del Partenón que se encuentran fuera de Grecia. Se trata de unas esculturas esculpidas entre los años 443 y 438 antes de Cristo bajo la dirección del escultor Fideas y que ocupaban el 37% del friso de esa obra, unos 75 metros.

Estos mármoles, que están expuestos en un lugar preeminente del museo londinense, fueron adquiridos por el aristócrata escocés Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin, entre 1801 y 1805, cuando era embajador ante la corte Otomana en Estambul -que ocupaba Grecia-.

Elgin mandó arrancar gran parte del friso interior, cortar las metopas para separarlas del alto relieve -lo que provocó la mutilación de muchas esculturas-, y se adueñó de otras, como una de las cariátides del Erecteion y varias piezas de los Propileos y del Templo de Atenea Niké, todos en la Acrópolis ateniense.

En 1816 Elgin vendió las piezas a su Gobierno por 35,000 libras en medio de una gran polémica, pues se dudaba de que el permiso imperial le hubiese dado vía libre para trasladarlas. Desde 1839 se exhiben en el Museo Británico.

Aunque Grecia comenzó a solicitar al Reino Unido la vuelta de los mármoles hace casi un siglo, fue en 1982, de la mano de la ministra de Cultura, Melina Mercuri, cuando la demanda adquirió el rango de reclamación oficial.

Hace diez días el diario británico “The Times” informaba de la apertura de negociaciones para la repatriación de los mármoles entre el presidente del Museo británico, George Osborne, y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

El LOUVRE Y EL VATICANO

Otro de los museos más afamados del mundo, el Louvre de París, también expone fragmentos del Partenón, en su caso una parte del friso, que data del siglo V a.C y representa una escena de una batalla mítica entre los centauros y los hombres.

El trozo de friso, según el Louvre, fue encontrado al pie del Partenón en 1788 por Louis François Sébastien Fauvel, un diplomático francés y arqueólogo aficionado.

Por su parte, los Museos Vaticanos poseían tres fragmentos de mármol pentélico -una cabeza de caballo y dos humanas- desde el siglo XIX, que son los que hoy ha anunciado la Santa Sede que retornarán a Grecia.

En 2008 el Museo Gregoriano Etrusco del Vaticano ya devolvió a Grecia otro fragmento del templo, un trozo de mármol que representa parte de la cabeza de una estatua de un varón que llevaba una fuente de plata o cobre en los hombros. La pieza había sido regalada en 1804 al papa Pío VII por la viuda de un cónsul de Inglaterra en las islas griegas.

En enero de este año Sicilia (Italia) cedió a Grecia El fragmento de “Fagan”, una pequeña parte del frisio oriental del Partenón que representa el tobillo de la diosa Artemisa y que se hallaba expuesto en el museo Antonino Salinas de Palermo desde 1836. En mayo pasado, lo que cuatro meses antes había sido una cesión provisional se convirtió en definitiva.

Otros moldes o pequeños fragmentos del templo griego se encuentran repartidos por diferentes museos de Europa y Norteamérica.

Lee más: Apple cede a las exigencias de la UE y permitirá tiendas de aplicaciones de terceros

Grecia avanza en recuperación histórica de los fragmentos del Partenón

SÍMBOLO DE LA CULTURA GRIEGA

El Partenón fue construido en el siglo V a.C para adorar a la diosa Atenea, e inmediatamente se convirtió en uno de los emblemas de la cultura griega.

El templo sufrió importantes daños a lo largo del tiempo y en particular durante los siglos XVI y XVII, cuando Grecia era gobernada por el imperio otomano.

Durante la guerra entre Venecia y los otomanos el Partenón recibió un disparo de cañón que destruyó su techo y posteriormente, durante el siglo XVIII, muchas de sus piezas fueron saqueadas o destruidas.

En enero de este año, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, coincidiendo con el regreso de diez fragmentos al Museo de la Acrópolis, hasta ahora expuestos en el Museo Arqueológico Nacional. mandó un mensaje rotundo pidiendo la devolución de todas las esculturas del Partenón.

“La reunificación de las Esculturas del Partenón no es una cuestión de distancia porque, bien sea que se encuentren aquí en Atenas o en cualquier otra parte del mundo, su destino solo puede ser la Roca Sagrada (la Acrópolis) y este gran museo¨, señaló entonces Mitsotakis desde la Sala del Partenón.

Con información de EFE.

Te puede interesar: Recuperación del turismo estará ensombrecida en 2023 por estos riesgos

 

Siguientes artículos

Elon Musk
Twitter con Musk es un desastre para el derecho a la información: RSF
Por

La organización Reporteros Sin Fronteras aseguró que Elon Musk ha demostrado al mundo entero en el espacio de unas pocas...