Grupo Herdez ceo

boton-enero-forbes-2020

Suscríbete a Forbes México

POR: CÉSAR MARTÍNEZ AZNÁREZ

Los productores, procesadores y distribuidores de alimentos se consideran empresas “defensivas” en la jerga bursátil; y son llamadas así porque ofrecen un buen refugio para los capitales cuando la economía está a la baja, ya que la demanda de sus productos es relativamente estable. Tal es el caso de Grupo Herdez.

Si sobreviene una crisis, aquellas familias que planeaban cambiar el auto o hacer un viaje cancelarán dichos planes, pero no dejarán de comprar tortillas y leche. Y, en las épocas de bonanza, el aumento del consumo de bienes básicos también será limitado.

Quizá ese calificativo pueda usarse con mayor propiedad en los alimentos de primera necesidad; pero, por lo regular, cualquier empresa de alimentos, como lo es Grupo

Grupo Herdez en la categoría de empacados, se considera dentro de este segmento.

Una consecuencia es que los indicadores son menos volátiles, varían menos a través del tiempo y las tasas de variación
son más pequeñas, como ocurre, por ejemplo, con la rentabilidad del capital invertido, el ratio usado en esta sección para evaluar la gestión de los ceo.

Además de la demanda, hay otros factores que afectan la industria, por no hablar de que cada empresa tiene sus políticas para defenderse. Por ejemplo, cuando el precio de las materias primas usadas por los manufactureros sube, todos están en aprietos, y, cuando baja, todos se benefician.

Las políticas de cada firma influirán en su desempeño y, siguiendo el caso de la materia prima, los contratos de cobertura de precios son piezas clave, y son la herramienta utilizada por Grupo Herdez.

Te puede interesar: Herdez anuncia compra de Cielito Querido por 280 mdp

Héctor Hernández-Pons Torres es, desde hace 15 años, el director general y presidente del Consejo de Administración de Grupo Herdez, además de ser uno de los accionistas de control.

El empresario hizo circular misivas entre sus empleados en la campaña electoral de 2018, que fueron interpretadas como sugerencias para no votar por Andrés Manual López Obrador. Pero, una vez conocido el triunfo del tabasqueño y hoy presidente de México, el ceo declaró que continuaría realizando las inversiones planeadas, y fue impulsor de la comunicación continua entre los grandes empresarios y el Poder Ejecutivo.

Tiene participación activa en la vida nacional, por ejemplo, en organizaciones empresariales y civiles, una distracción (o, al menos, un tiempo restado a su empresa) y, sin embargo, concentra los dos cargos más importantes que lo hacen responsable de las políticas y de su ejecución.

Héctor Hernández-Pons Torres es, desde hace 15 años, el director general y presidente del Consejo de Administración de Grupo Herdez. Foto: Archivo.Una forma de evaluar esa gestión es la comparación de sus resultados con las referencias globales de la industria. El retorno sobre el capital invertido (ROIC, en inglés) de Herdez es de 7.6% (2017-2019), cerca de 2 puntos porcentuales más que la tasa de la industria global de alimentos empacados, de 5.5% (un promedio de 1,188 empresas) en el mismo trienio, según cálculos elaborados con datos de S&P Capital IQ.

La rentabilidad de la empresa mexicana es muy similar al promedio de los 10 líderes globales del sector, que fue de casi 8%, pero es inferior a seis de ellos. La más rentable es la estadounidense Hormel Foods (13.5%), asociada de Herdez en Megamex, en la Unión Americana.

Sin embargo, comparando 2013-2015 con el último trienio (2017-2019), la evolución en Grupo Herdez, un aumento de 7% en el valor del ROIC, es mejor que esa trayectoria en seis de los 10 mayores procesadores de alimentos, cuya rentabilidad aumentó menos o, incluso, disminuyó.

Te puede interesar: Herdez invertirá 600 mdp para continuar con su crecimiento

Si lo que esperan los inversionistas de este tipo de empresas es una rentabilidad estable (es decir, comprobar su carácter defensivo), la emisora dirigida por Héctor Hernández-Pons está entre las más estables, en comparación con los 10 líderes globales, al menos en los últimos seis años, de acuerdo con el indicador estadístico conocido como
desviación estándar.

Ese indicador permite evaluar y comparar la volatilidad de una variable como la rentabilidad, y es muy utilizado para medir la variabilidad de los precios de los activos financieros.

La suiza Nestlé, la principal empresa por ingresos en la industria de alimentos empacados, es la segunda más rentable del top ten (10.2% de ROIC), y es la más estable en materia de rentabilidad del capital invertido de los últimos seis años, porque la desviación típica de los valores de su ROIC se aleja sólo 3% con respecto a su media.

La segunda más estable es la estadounidense Tyson Foods, cuya desviación es de 13% respecto a la media, mientras que la mexicana Herdez es más estable que las otras ocho compañías del top ten, con una desviación de 16%.

Factores de estabilidad

Sus bajos costos de producción, en relación con el resto de las empresas, influyen positivamente en la rentabilidad de Herdez. Por cada 100 dólares recibidos por ingresos, usa 61 en dichos costos, un ratio mucho más eficiente que las referencias comparadas, porque el promedio mundial del sector es de 75 dólares y, el del top
ten, de 76.

La mexicana Sigma, por ejemplo, tiene costos de producción de 72 dólares por cada 100 vendidos. Según sus reportes, para evitar desabasto y subidas inesperadas de los precios de las materias primas que afecten la rentabilidad, Herdez se asegura un nivel de precios mediante contratos de cobertura, mantiene inventarios de seguridad y firma contratos de suministro con proveedores.

Grupo Herdez

Contribuye también a la estabilidad el haber mantenido un nivel de deuda manejable, con un flujo de Ebitda que hoy tardaría sólo 2.2 años en pagarla, un indicador menor a 3.0, al menos desde 1996 (excepto en 2003, cuando llegó a 3.7 años), es decir, debajo del tope de 4 años usualmente aceptado para las empresas más sólidas, y de la exigencia de 3.5 establecida en los contratos de endeudamiento bancario y bursátil.

Debilidades operativas y societarias

Una debilidad es la gestión administrativa, porque los gastos generales y de administración representan 26% de los ingresos, mucho más que en la brasileña JBS, la segunda empresa más grande del mundo (según el ranking analizado en este informe), cuyo gasto es de sólo 10%.

El promedio mundial es de 15% y, el del top ten, 14%. La logística también luce ineficiente, pues los inventarios de Grupo Herdez rotan sólo 3.3. veces al año, mientras la media global, 5.5 veces; la del top ten, 6.8; y, como caso concreto, Hormel Foods tiene una rotación el doble de eficiente: 7.6 veces al año.

Hormel Foods se asoció en Megamex a partes iguales, en 2009, con Herdez del Fuerte, que, a su vez, es una asociación (de 2008) al 50% de Grupo Herdez con el mexicano Grupo Kuo. Las asociaciones con competidores comenzaron en 1947, cuando el grupo predecesor se asoció con la estadounidense McCormick, en McCormick de México, que aún existe, también al 50%.

Las principales subsidiarias de Grupo Herdez son asociaciones de ese tipo, y la otra más importante es Barilla México, al 50% con la italiana Barilla GeR Fratelli desde 2002. Era una política anterior a la llegada de Héctor a la dirección, pero él también decidió profundizarla.

De las alianzas a partes iguales proviene 85% de los ingresos de Herdez y, por eso, la calificadora Fitch cree que la estructura corporativa es una debilidad del grupo comandado por Héctor Hernández-Pons, en relación con las empresas comparables.

 

 

Siguientes artículos

Reconocen en España a empresa mexicana como una de las mejores del mundo
Por

PetStar, empresa mexicana, es considerada por el premio como la planta de reciclaje de PET grado alimenticio más grande...