Si se reparan los daños y las afectaciones a las personas por el derrame de sulfato de cobre en el Río Sonora, la empresa mantendrá la concesión, dijeron autoridades del gobierno federal.

 

Autoridades de medioambiente y del gobierno federal anunciaron que Grupo México creará un fideicomiso que tendrá inicialmente 2,000 millones de pesos (mdp) para atender de forma inmediata los daños causados por el derramamiento de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi, pero se descartó por el momento retirar la concesión a la minera.

En conferencia de prensa, los titulares de la SEMARNAT y de la Secretaría de Economía (SE), Juan José Guerra e Ildefonso Guajardo, dijeron que con este fondo, se adelantaron tiempos durante el proceso legal y se busca atender con celeridad los daños ambientales y las afectaciones a las personas.

PUBLICIDAD

Juan José Guerra Abud explicó que este fideicomiso creado por Grupo México estará dividido en cuatro ministraciones de 500 mdp cada una, pero no se descarta que la empresa dé más dinero al fideicomiso en caso de que sea necesario.

“Se estableció ese monto para cubrir las necesidades, pero si es insuficiente con la recuperación ambiental, aportará las cantidades necesarias para cubrir esta obligación”, agregó por su parte Humberto Castillejos Hernández, integrante de la Consejería Jurídica del Ejecutivo federal, también presente en la conferencia.

Sobre la posibilidad de retirar la concesión a Grupo México para operar la mina de Buenavista del Cobre, donde se originó el derrame, el secretario de Economía se limitó a decir que el anuncio es que se eficiente el proceso de la reparación de los daños y, si esto se logra, “la actividad legal puede seguir su curso”.

También dijo que en relación a los daños a los cultivos y cualquier bien material, “la empresa se ha comprometido por escrito para pagar esos daños materiales siempre y cuando la gente presente su reclamación”.

El pasado 6 de agosto, ocurrió el derrame de 40,000 metros cúbicos de sulfato de cobre y otras sustancias tóxicas en los ríos Sonora y Bacanuchi. En un principio, Grupo México atribuyó este siniestro a lluvias atípicas que desbordaron los contenedores, versión que desmintieron las autoridades, por lo que la empresa tuvo que admitir después fallas en sus instalaciones.

El gobierno creará un comité técnico para determinar los pagos y las afectaciones a la población y al medio ambiente.

 

 

Siguientes artículos

Bolsas europeas cierran en mínimos de una semana
Por

Los inversionistas están tratando de medir la fortaleza de la economía de Estados Unidos antes de que la Reserva Federal...