El conflicto suma más incertidumbre a una empresa que alguna vez dominó el mercado global de computadoras que ahora está intentando ingresar al campo de los servicios informáticos empresariales.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

El esfuerzo legal del inversionista  Carl Icahn para descarrilar la adquisición de 25,000 millones de dólares de Dell Inc se paralizó  después de que un juez rehusara agilizar su demanda contra la compañía, una parte integral de su campaña de oposición de varios meses.

El juez Leo Strine rechazó el pedido de Icahn de acelerar su demanda, desestimando sus reclamos de que la compañía y su junta directiva perjudicaban a los accionistas al aceptar una oferta subvaluada del presidente ejecutivo Michael Dell.

Icahn intentaba acelerar los plazos de su demanda a la espera de evitar una votación especial de accionistas el 12 de septiembre sobre una propuesta que el magnate de fondos de cobertura y otros grandes inversores dicen desvaloriza al tercer fabricante de computadoras más grande del mundo.

El inversionista quería que la compañía convocara una reunión general anual al mismo tiempo que una votación especial, ya que eso garantiza una mejor y última oferta del CEO y su socia, la firma Silver Lake.

El conflicto suma más incertidumbre a una empresa que alguna vez dominó el mercado global de computadoras pero que ahora está intentando ingresar al menos familiar campo de los servicios informáticos empresariales, mientras los dispositivos móviles hunden las ventas de computadoras y laptops.

Icahn, que pretende colocar a sus propios directores en la junta y desplazar al actual CEO y fundador de la firma, argumenta que Dell Inc y un comité especial que supervisa la adquisición son inversores con una mirada a corto plazo.

Dell está en medio de la última de las maniobras que involucra al inversor de Nueva York, de 77 años, que se especializa en adquirir participaciones en empresas que cotizan en bolsa para agitarlas y provocar cambios. Recientemente tuvo enfrentamientos con administradores en Biogen y Transocean Ltd.

Icahn es dueño del 8.9% de Dell Inc, lo que lo convierte en el segundo accionista más grande detrás de Michael Dell, que posee aproximadamente un 16%. Icahn quiere que la compañía convoque una reunión general anual al mismo tiempo que una votación especial, ya que eso garantiza una mejor y última oferta del CEO y su socia, la firma Silver Lake.

Eso también postergaría la votación especial y daría tiempo a Icahn para nombrar a su lista de directores antes de que los accionistas tomen una decisión sobre si se acepta la oferta de compra.

Dell argumenta que su comité especial ha hecho todo lo posible para salvaguardar los intereses de los accionistas y que la decisión de postergar la reunión general anual para el 17 de octubre implica que sucederá con rapidez después de la votación especial.

“Está probablemente dentro del tiempo que la corte misma podría establecer”, dijo Strine el viernes, refiriéndose a la reunión.

Los abogados de ambas partes no respondieron los pedidos de comentarios.

Icahn planea utilizar la reunión de octubre para lanzar un ataque sobre los niveles superiores de Dell. El inversionista y Southeastern Asset Management presentaron un comunicado informativo preliminar el viernes instando a los inversionistas elegir su lista de candidatos a la junta.

Parte del conflicto se ha centrado en el empeoramiento de los fundamentos de la compañía. El jueves, Dell Inc reportó una caída del 72% en sus ganancias del segundo trimestre, reflejando la difícil situación de su negocio de computadoras y poniendo en duda su futuro como compañía cotizada en bolsa.

 

Siguientes artículos

Decálogo para lidiar con el regreso a clases
Por

26 millones de alumnos de nivel básico en México volverán a la escuela el próximo lunes, te presentamos algunos consejos...