La depreciación comienza a ser una preocupación para el comercio exterior mexicano, quien ve que un dólar a 19 pesos como dañino y a ese precio ya es imposible detener los altos niveles inflacionarios.

“Un tipo de cambio a partir de 19 pesos por dólar ya es bastante dañino para el comercio exterior en México, y si llega a 20 pesos es algo dramático”, advierte Luis Enrique Zavala Gallegos, director general de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores (ANIERM).

“Si no me están comprando (productos mexicanos) a nivel internacional; la caída del tipo de cambio no me está otorgando grandes beneficios”, explica el exportador a Forbes México.

Según el empresario, desde el año pasado llegar a 18 o 19 pesos por dólar ya es imposible detener los altos niveles inflacionarios.

PUBLICIDAD

Los porcentajes de inflación mostrados por las autoridades son los de productos básicos como alimentos y comida, comenta.

Si te acercas a las grandes tiendas de autoservicios, que comercializan productos de procedencia extranjera, el incremento en algunos casos es de hasta 100%, dice Zavala Gallegos.

“Algunos aceites de olivo, productos de juguetería, así como  boletos de avión siguen cobrando el mismo precio en dólares” señala, y añade que, “el problema es que al cotizar en dólares y no mover el precio del producto, de nada le sirve a un ciudadano porque está obligado a pagar una mayor cantidad de pesos.

 

Peso devaluado

“En lo que va del año nuestra moneda se ha devaluado 9.2%, y el peso argentino 13.4%”, advierte Salvador Orozco, analista económico de Grupo Financiero Santander.

Varias monedas de países exportadores de petróleo, como Rusia o Colombia, han visto una apreciación de sus monedas en lo que va de 2016; en el caso del rublo ruso se ha fortalecido frente al dólar 13% y el peso colombiano ha tenido una alza de 6.8%, explica el economista.

“La fuerte debilidad del peso frente a otras monedas emergentes preocupa”, manifiesta Orozco.

Hay una preocupación de que “esta devaluación del peso termine” por generar presiones inflacionarias, las cuales ya se ven en la inflación subyacente de mercancías, dice el especialista de Santander.

El peso, por su gran liquidez, es vulnerable a ser usado para posiciones de cobertura, que pueden presionarlo a la baja de manera intermitente, señala Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Desde luego, hay que tener presente que todas las reacciones financieras son en gran medida de coyuntura y especulativas”, concluye Castañón.

 

Siguientes artículos

Dólar llega hasta 19.54 pesos en BBVA Bancomer; cae 1.35% la BMV
Por

El peso cerró la sesión con una depreciación de 1.4% o 26.5 centavos, cotizando alrededor de 19.19 pesos por dólar. En b...