El descenso de la inflación, que tocó un nuevo mínimo histórico de 2.7%, arrojó más evidencia de que la depreciación del peso no está alimentando la presión de precios, según la consultora Capital Economics.

 

Mientras la inflación continúe por debajo del margen esperado, será un obstáculo para que el Banco de México (Banxico) eleve sus tasas de interés en 2015, incluso si la Reserva Federal incrementa su margen en septiembre, así lo indicó un reporte de la consultora londinense Capital Economics.

PUBLICIDAD

Este viernes 7 de julio,  el descenso de la inflación en México, que tocó un nuevo mínimo histórico de 2.7%, arrojó más evidencia de que la depreciación del peso no está alimentando la presión de los precios, advierte el documento de la firma.

“La caída en la tasa fue impulsada, en gran medida, por una menor inflación de los alimentos, que pasó en juio de 4.3% a 4% en julio. También hubo caídas en la vivienda y el transporte de la inflación”.

Pero, lo más importante, según Capital Economics, es que la inflación subyacente se mantiene baja. Se situó en 2.3%, sin cambios desde junio. La inflación subyacente se ha mantenido por debajo del objetivo desde el inicio de 2015.

“Parece que la continua debilidad del peso no está alimentando las presiones inflacionarias. Por ello, con la demanda aún débil, no pensamos que precios más elevados de importación impacten a los consumidores en los meses siguientes”.

Como resultado de este efecto, la firma espera que la inflación se mantenga en un punto medio del objetivo de Banxico (2.4%) en los próximos 18 meses.

“Mientras los mercados sigan pensando que Banxico será forzado a seguir el alza de la Reserva Federal en septiembre, esperamos que los rangos se mantengan sin cambios el próximo año”.

 

 

Siguientes artículos

Autodefensa financiera contra la crisis
Por

No dependa de que el gobierno le solucione la vida, porque pasa al revés. Dependa mejor de usted mismo, es la verdadera...