Tras los desastres naturales que impactaron a México en 2017, se han desarrollado y utilizado herramientas financieras de protección para enfrentar este tipo de contingencias extremas. Esta transferencia de riesgos permite blindar al país con mecanismos reglamentados y recursos que, en caso de desastres, puedan utilizarse para salir avante de estos eventos repentinos, incluyendo desde apoyar a la población en la emergencia hasta el proceso de reconstrucción.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros estima que anualmente el 30% del Producto Interno Bruto del país está expuesto a tres o más posibles daños por catástrofes naturales; en este contexto, sólo 50% de los inmuebles medianos y grandes negocios cuentan con algún tipo de protección enfocada a daños.

A nivel nación existen mecanismos de protección para desastres naturales, en el caso de los negocios o cualquier otra entidad, es posible transferir riesgos a una aseguradora mediante una prima, con la finalidad de resarcir un daño sufrido dentro de la cobertura y límites del seguro contratado. No necesariamente significan que los eventos ocurrirán, pero para que esta transferencia se realice, es esencial identificar y evaluar los alcances a los que se encuentran expuestos mediante una gestión adecuada en la Administración de Riesgos.

El éxito de un negocio depende, en gran parte, en cómo se anticipa a lo que va a suceder, incluso de lo que no va a ocurrir y cómo se planea. Aunque las necesidades de protección varían según la industria o sector, siempre es importante conocer los peligros a los que se están expuestos, incluyendo aquellos producidos por omisiones humanas, por fenómenos naturalese incluso, por los relacionados con aspectos tecnológicos.

PUBLICIDAD

Las aseguradoras cuentan con mecanismos especializados y personal autorizado para un desarrollo óptimo de estos informes que coadyuvan en la identificación de factores de riesgos y su grado de exposición de manera integral. Incluso, herramientas digitales como Zurich Risk Advisor, permiten desarrollar autoevaluaciones de riesgo con recomendaciones de optimización en cada proceso.

Una vez realizados los estudios, se sugieren acciones para la mejora y mitigación de riesgos que permitan tomar de manera informada las mejores decisiones de inversión y aseguramiento, enfocadas totalmente con las estrategias de prevención de cada empresa. El cálculo de estas primas se elabora revisando cada caso particular.

El Informe Global de Riesgos 2018 desarrollado con la Junta de Consejeros de Riesgo Global del Foro Económico Mundial con la participación de socios estratégicos como Grupo Zurich, destaca que el medio ambiente, la ciberseguridad, la situación geopolítica y la economía son los principales riesgos para 2018; a nivel local por la posición geográfica que México ocupa, existe cualquier posibilidad de que ocurran algún tipo de siniestros. Sin embargo, año con año, continúan apareciendo nuevos peligros que remiten tanto al análisis como el desarrollo de nuevas productos y coberturas.

Para el mercado de seguros en México, además de buscar incrementar la concientización de la cultura de protección como inversión, es una oportunidad para adelantarse, innovar y continuar desarrollando productos que se ajusten a las necesidades particulares de prevención para las empresas y aminorar repercusiones desfavorables o atenuar los impactos ocasionados por alguna eventualidad.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: zurich.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tecnología inteligente para los adultos mayores
Por

El Internet de las Cosas es una de las tecnologías que apoyan a la creación de ambientes más seguros y confortables para...