La larga despedida de la información en papel

Foto: Reuters

¿Los periódicos siguen siendo la estrella de la información? Ante los avances del mundo digital, el negocio de los periódicos decae, pero la atracción del oficio se intensifica.

 

Philip Meyer lo tiene calculado: entre enero y marzo de 2043 será el momento en que el periódico de papel desaparezca, por lo menos en Estados Unidos. El antiguo profesor de periodismo en la Universidad de Carolina hizo esa conjetura en 2006, cuando publicó su libro The Vanishing Newspaper, pero quizás se haya equivocado.

Es un hecho indiscutible que los medios digitales ganan terreno frente a las versiones impresas, pero es de destacar las inversiones que se han realizado en los diarios de papel. Hace un par de meses, el tercer hombre más rico en el mundo, Warrent Buffet, ha afirmado que Berkshire Hathaway, su compañía, compró 28 periódicos por 344 millones de dólares en los últimos 15 meses. La explicación que da el multimillonario a los accionistas de la empresa es sencilla: “Los periódicos siguen siendo la estrella”. Pero ha añadido un peño matiz: “Sólo en la información local”.

“Si usted quiere saber lo que pasa en su ciudad – si la noticia es sobre el alcalde o los impuestos o el fútbol de la escuela- no hay sustituto para un periódico local”, destaca en su misiva de 24 folios.

Incluso el informe anual State of the News Media, que da cuenta de la industria de los medios en Estados Unidos y que adelanta algunas tendencias de lo que podría ocurrir en todo el mundo,  es un tanto halagador.

El estudio expone que este 2013 los periódicos tienen motivos para acercase algo de optimismo. El análisis asegura que las empresas de periódicos de papel han experimentado una leve recuperación en sus ingresos. Su situación, sin embargo, es preocupante, pues la caída de ingresos las revistas y periódicos cayeron 10.4% y 5.9% respectivamente, durante el año pasado.

Además, agrega que en EU una tercera parte de los trabajadores de la industria de los diarios ha perdido su puesto de trabajo desde el 2000, y por primera vez, desde 1978, el número de empleados cayó por debajo de los 40 mil en 2012.

La muerte de los impresos se acerca, pero a paso lento. El director adjunto del periódico del diario El País, Lluís Bassets, comenta que el negocio de los periódicos decae, pero la atracción del oficio se intensifica. “No hay negocio, pero sí hay instrumentos tecnológicos para que cualquiera haga de periodista, aunque sea sin cobrar”, agrega en su libro El último que apague la Luz, en donde habla sobre la desaparición de los periódicos de papel.

El directivo del impreso español destaca que en Estados Unidos la venta de prensa ha caído 20 por ciento en las dos últimas décadas. “Esta crisis, vista desde la prensa, se debe también a la pérdida de credibilidad, al caudal de confianza de los lectores perdido en estos últimos años”, dice. En los últimos 10 años, subraya, los países Unión Europea han perdido una medida de 12 millones de ejemplares de venta diaria, desde los aproximadamente 70 millones del inicio de la década.

“Los lectores abandonan el papel. Los anunciantes ya no confían en la prensa. Pero lo peor de todo es que los poderosos ya no temen a los periódicos”, asevera Bassets.

Cuando estemos cerca del final de esta historia y pensemos que el papel está a punto de morir, entonces saldrá un Philip Meyer para hacer un nuevo cálculo y otro Warrent Buffet para hacer una nueva inversión.

 

Contacto: 

Twitter: @OscarGraBar