Reuters.- El nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo este jueves tras jurar su cargo que dará continuidad a la revolución que inauguró casi seis décadas de gobierno comunista en la isla.

“Entre muchas razones, el mandato dado por el pueblo a esta Legislatura es la de dar continuidad a la revolución cubana en un momento histórico crucial”, dijo a la Asamblea Nacional.  “Esta legislatura defenderá la revolución y continuará el perfeccionamiento del socialismo”.

La Asamblea consagró al nuevo mandatario con la formalidad de una votación, aunque era el único candidato impulsado por el Partido Comunista.

Lee también: Relevo de Castro se concreta: Díaz-Canel llega al mando en Cuba

PUBLICIDAD

En su primer discurso como presidente, dejó claro que Raúl Castro, quien se mantendrá como jefe del Partido Comunista al menos hasta el Congreso de la organización en 2021, seguirá a la vanguardia política de Cuba.

Díaz-Canel señaló que, desde su lugar, Castro encabezará “las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación”.

A su vez, Castro dijo que el nuevo mandatario podría sucederlo más adelante en la jefatura del Partido Comunista.

“Cuando yo falte, Díaz-Canel puede asumir también como primer secretario del Partido Comunista de Cuba”, dijo Castro.

 

Actualización del modelo

Aunque se le ve como liberal en lo social, el nuevo presidente es considerado una apuesta segura para suceder a la histórica generación que luchó en la revolución de 1959 y que ya se está retirando.

En este sentido, Díaz-Canel, quien cumplirá el viernes 58 años de edad, destacó que el país debe avanzar en la actualización del modelo económico y social, pero sin espacio para los que aspiran a una restauración capitalista.

“Afuera hay un mundo que nos mira con más interrogantes que certezas. Por demasiado tiempo y de las peores maneras ha recibido el mensaje equivocado de que la revolución termina con sus guerrilleros”, dijo.

El nuevo mandatario, un ingeniero electrónico que abraza la tecnología, se desempeñó como primer vicepresidente de la isla en el último lustro.

Los cubanos esperan que el nuevo gobierno logre impulsar una economía que se ha caracterizado por la planificación centralizada al estilo soviético y sobre la que aún pesa un embargo de Estados Unidos que lleva más de cinco décadas.

Díaz-Canel continuará un plan de reformas emprendido hace una década por Raúl Castro en busca de modernizar la estancada economía, incluyendo la necesidad de resolver un sistema de doble moneda y brindar mayor apertura al sector privado.

Y esto deberá hacerlo en medio de una fuerte desaceleración económica producto de la crisis de su aliado Venezuela, de una ineficiente cosecha de azúcar y de una posible baja en los ingresos del turismo luego de que el presidente estadounidense Donald Trump revirtió la mejora en las relaciones lograda con el gobierno de Barack Obama desde 2014.

“La política exterior cubana se mantendrá inalterable (…) porque Cuba no hace concesiones contra su soberanía”, dijo Díaz-Canel.

No te pierdas: Peña Nieto felicita al nuevo presidente de Cuba

Expertos y muchos cubanos coinciden en que será muy compleja la herencia que toma Díaz-Canel con Estados Unidos.

“Es un bastón difícil de pasar de hombre a hombre como en una carrera de relevo en la pista”, dijo Félix Vázquez, conductor de un autobús de turismo de 48 años de edad.

Te recomendamos: 

El crédito moral del nuevo presidente cubano

 

Siguientes artículos

TAG Heuer Connected Modular 41, exactitud inteligente a la medida
Por

Pensando exclusivamente para las muñecas de menor tamaño, la prestigiosa firma suiza de relojes, TAG Heuer, amplía su fa...