Por Adriana Rodríguez*

Ante la necesidad de reflejar en pesos y centavos los resultados de cualquier inversión que hace la organización, las áreas de capacitación han experimentado una importante reducción de sus presupuestos, sobre todo de aquéllos destinados a fortalecer el desarrollo humano de los integrantes de los equipos de trabajo.

Entre los responsables de administrar las finanzas de una empresa, los cursos técnicos o de actualización para la correcta explotación de maquinaria o sistemas de punta, suelen ser inversiones que en el corto plazo se reflejarán en el mejoramiento de la operación y, por lo tanto, en las finanzas de la organización. Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando se trata de invertir en la parte humana de las personas.

Hoy en día, los años en los que un título universitario y quizá un postgrado eran garantía de que una persona estaba preparada para desempeñar un puesto de mando en forma acertada, han quedado atrás; y aunque hoy el conocimiento y el criterio que brindan los años de educación profesional siguen siendo un gran atractivo al momento de la contratación o cuando se busca ofrecer un plan de carrera a una persona clave, no podemos olvidar que esto es solo un buena base para que, quienes encabezan equipos de trabajo, alcancen los resultados que la empresa realmente espera.

Te puede interesar: Los videojuegos son una forma eficiente de capacitación: Indra

Entonces… ¿dónde adquieren el resto de su formación quienes ocupan puestos de mando? La respuesta es simple… a través de la capacitación. Capacitación que vista como un programa integral, debe transmitir desde la cultura organizacional, hasta los conocimientos, habilidades y actitudes que impulsen el desarrollo personal y profesional de las cabezas de equipo que, finalmente, se reflejará en beneficios medibles en dinero para la organización.

Así es que vamos con dos preguntas y dos respuestas claves:

¿Cuáles son los beneficios que da el contar con supervisores, jefes y gerentes bien capacitados?

  • Capacitación para mandos medios.
  • Favorece la adaptación de los colaboradores.
  • Impulsa el desarrollo y el perfeccionamiento de las habilidades requeridas por el puesto.
  • Disminuye los índices de rotación.
  • Motiva el desempeño del equipo.
  • Genera la lealtad de los colaboradores.

Lee también: ¿Capacitación o Salario? ¿Qué prefieren los empleados mexicanos?

¿Qué puntos se deben observar para establecer el ROI (Retorno de la Inversión) de un programa de capacitación?

  • En caso de colaboradores nuevos en un puesto, comparar el tiempo de adaptación al puesto de quien de inicio fue capacitado, frente al de otros que no recibieron capacitación.
  • Observar el tiempo en el que el equipo encabezado por alguien capacitado empieza a tomar el ritmo de trabajo deseado y logra resultados.
  • Valorar la actitud, habilidad y prontitud con la que una persona capacitada asume los cambios, resuelve problemas y cumple las metas establecidas.

*Consultora en CD Consultores.

 

Contacto:

Twitter: @CDConsultoresMX

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cómo ser un emprendedor alfa o qué camino seguir?
Por

Repasando el mundo del emprendimiento podemos encontrar ciertas características únicas en cada emprendedor exitoso, que...