Las consultas son una herramienta frecuentada por Andrés Manuel López Obrador.

Para el 1 de diciembre, antes de haber toma posesión de la Presidencia del país, ya habrá sumado dos consultas ciudadanas, una para decidir entre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco y una terminal en Santa Lucía, y otra sobre el proyecto del Tren Maya y diversos programas sociales a efectuar en su gobierno.

El mandatario electo ha avisado que en su administración recurrirá a las consultas e incluso pidió a sus críticos acostumbrarse a éstas.

Lee también: Ciudadanos que marchan a favor de NAIM en Texcoco piden ser escuchados

PUBLICIDAD

Cuando gobernó la Ciudad de México, López Obrador también echó mano de las consultas para decidir asuntos y en todas los resultados fueron los que él impulsaba, aunque si bien, la participación ciudadana fue mínima.

En su primer año de gobierno, realizó cuatro consultas; en la primera, que en realidad fue una encuesta levantada por tres empresas –entre ellas Consulta Mitofsky– a finales de enero e inicios de febrero de 2001, preguntó a la población si estaba de acuerdo con su política sobre marchas y los bloqueos.

El 86% de la ciudadanía avaló las propuestas sobre el tratamiento de las marchas que hizo el jefe de Gobierno, que incluyeron la utilización de la fuerza pública para disolver bloqueos de vialidades y garantizar el derecho de manifestación.

En la segunda consulta, López Obrador –ya conocido por su acrónimo, AMLO– estrenó la vía telefónica, es decir, las personas que quisieron participar llamaron gratuitamente a un número administrado por Telmex y votaron. El tema fue el cambio de horario de verano.

De 318,000 participantes, 239,437 votaron en contra del cambio de horario en la capital, aunque tras un conflicto del mandatario capitalino con el gobierno federal, de nada sirvió pues se siguió aplicando el programa.

A finales de noviembre de 2001, AMLO hizo una consulta para que la ciudadanía decidiera si aumentaba 50 centavos el precio del boleto del Metro, de 1.50 a 2 pesos.

Con una participación de más de 42,000 personas, el 59% de la gente respaldó el aumento.

En septiembre de 2002, el jefe de Gobierno pidió al Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) hacer un plebiscito para decidir si se construía el distribuidor vial de San Antonio.

De 420,522 ciudadanos que votaron, 274,606 personas respaldaron el proyecto y 142,384 lo rechazaron.

En diciembre de ese mismo año, AMLO hizo su primer referéndum para que la población se pronunciara por su continuación.

También vía telefónica, 691,619 ciudadanos participaron y el 95.3% le dio su aval.

Dos años después, en diciembre de 2004, López Obrador se sometió a una segunda votación de revocación de mandato. Con una participación de 556,727 votos, el 95% fue a favor de su permanencia.

Coparmex pide no abusar de consultas en el gobierno de AMLO

 

Siguientes artículos

El gobernador Del Mazo recibirá por aguinaldo y bonos 581,365 pesos
Por

Del Mazo tiene derecho a un aguinaldo equivalente a 60 días de salario, lo que asciende a 348,819.30 pesos.