El primer minuto del sábado 19 de mayo dieron inicio muchas campañas a nivel local, muchos hombres y mujeres estarán compitiendo para ganar un lugar en las presidencias municipales y en los congresos locales, serán más de 9000 candidatos los que se disputarán 3400 cargos de elección locales y nacionales. No sabemos con exactitud cuántos de ellos son mujeres, pero en algunos casos, como es el caso de Sonora se alcanzó la cifra 50% candidaturas para hombres y 50% de candidaturas para mujeres en las diputaciones locales. Lo anterior me lo comentó Lina Acosta candidata diputada local por el distrito dos de esa entidad, con quién platiqué sobre la construcción de liderazgos femeninos y las cuotas de género.

Lina me comentó lo difícil que es abrirse paso desde lo local, en su caso ha tenido que hacer vales la cuota de género para no quedar fuera de una contienda, porque ella no pide que se le regale nada, le gusta trabajar y ganarse las posiciones que ha alcanzado. De hecho, es posible que ella sea una de las dos o tres mujeres que logren llegar al Congreso de Estado, pues aun cuando la mitad de las candidaturas para diputaciones locales son para mujeres, en muchos casos los distritos en los que los partidos tienen asegurada la mayoría de la votación, dan a hombres las candidaturas.

La historia de Lina no es diferente a la de muchas otras mujeres que construyen su carrera política sólida desde lo local, no ha sido fácil, pues aún con la cuota de género otro de los criterios que se privilegian al escoger candidatos es la cercanía a las cúpulas partidistas o la cercanía con los líderes que toman las decisiones, queda en tercer lugar entonces la capacidad, la preparación y la experiencia, a Lina por ejemplo no se le permitió presidir la comisión de seguridad siendo licenciada en los sociología, con un posgrado en administración de recursos humanos, una maestría en criminología y una especialización políticas públicas contra el maltrato y la trata de personas, además de tener experiencia en áreas de seguridad pública, planeación y operaciones financieras, la Comisión la presidió un hombre. Pero al igual que muchas mujeres Lina Acosta, quiere que la conozcan por su trabajo que no ha sido poco, una de las iniciativas que propuso que más me llamaron la atención fueron la reforma al Código Penal del Estado de Sonora para que el matrimonio se eliminara como forma de reparación del daño por el delito de Estupro, la creación de un Registro de Deudores alimentarios para el caso de padre divorciados que no quieran hacerse cargo de la manutención de los hijos, dotar con recursos para elaboración de proyectos a municipios con población menor a los 50 mil habitantes, el incremento de los penas por delitos con alevosía, un Parlamento para Jóvenes y la iniciativa para que la designación del titular de la  Secretaría de la Contraloría General del Estado se haga a través de la ciudadanía y no del mismo estado.

Como he comentado desde el principio, la historia de Lina no es la única, en todo el país, muchas mujeres que luchan en lo local por abrirse camino y por llegar a la toma decisiones ojalá que todas lo logren, a nuestras legislaciones locales y federales les hacen falta muchas mujeres que trabajen al parejo por hombres y mujeres y que no le tengan miedo ni competir, ni a ganar. Éxito para todas ellas.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @xopimienta

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Margarita Zavala: una separación anticipada
Por

Quienes apoyaron a MZ seguramente dejaron de creer; vieron con crudeza hasta donde llegaría y sintieron que la hora lleg...