Esta cinta es un recuento del nacimiento y muerte de N.W.A., banda seminal del hip hop cuya alineación incluía a tres figuras claves para el desarrollo del género: Ice Cube, Eazy E y Dr. Dre.

 

Yeah, they want reality.
But you won’t hear none.
They rather exaggerate, a little fiction.

El ambiente político y social de la ciudad de Los Ángeles y sus alrededores en los años ochenta era complicado. Lejos de la imagen cosmopolita que Hollywood proyectaba de la ciudad, la violencia de las pandillas se desbordaba y la represión policial hacia las minorías –en especial la comunidad afroamericana– era moneda corriente. Ése fue el caldo de cultivo que gestó al grupo Niggaz With Attitude (N.W.A., para la banda), si tenemos en cuentas las imágenes salidas de ciertos barrios neoyorquinos o las devastadoras postales surgidas en Ferguson, Baltimore, cuyos habitantes tomaron las calles de la ciudad para protestar por la muerte de un joven de color a manos de los agentes de la ley.

A pesar de los años, las cosas no parecen haber cambiado mucho. Por eso el estreno de Letras explícitas (Straight Out of Compton, 2015) reviste un significado especial. La cinta es un recuento del nacimiento y muerte de N.W.A., cuya alineación incluía a tres figuras claves para el desarrollo de la cultura del hip hop: Ice Cube, Eazy E y Dr. Dre –aunque ahora sea empleado de Apple–. MC Ren y Dj Yella completaban la parrilla. De esa manera, la cinta nos muestra cómo el “bisne” de Eazy E moviendo droga, el poder de convencimiento de Dr. Dre y las incendiariamente honestas letras de Cube fueron la chispa necesaria para echar a andar la rueda.

Estamos ante un biopic bastante convencional, donde el director F. Gary Gary (La estafa maestra, Tómalo con calma) opta por confeccionar viñetas con los momentos claves en la trayectoria del grupo (claro, dejando de lado una que otra controversia: el contenido misógino de las rimas, los problemas de Dre relacionados con golpear mujeres, etc. Nada extraño, porque los tres participaron como productores), chispazos de vida en menosprecio del desarrollo de personajes. Dr. Dre (Corey Hawkins) es el único que cuenta con un arco emocional, y en él recae todo el peso sentimental de la película, por ejemplo.

Letras explícitas es un relato de cómo el entorno social da forma al arte hecho, bordado con honestidad y mucha actitud gangsta. Es refrescante ver a íconos de la cultura afroamericana triunfar en pantalla, a diferencia del hombre blanco sufre/triunfa ante la vida que todos los años parece acaparar las nominaciones al Oscar. Los integrantes de N.W.A. eran, sin duda, unos jóvenes enojados, frustrados por su entorno, con pocas salidas para hacer algo de sus vidas.

El hip hop era/es un retrato de esa realidad. Cuando Ice Cube (O’Shea Jackson Jr., hijo del rapero al que interpreta) le dice a un reportero que sus trabajos no son en realidad muy diferentes, está englobando en pocas palabras la labor realizada por la música para la comunidad afroamericana en esos años, una actitud que se ha ido perdiendo en favor de la corrección política o la celebración de alcanzar cierto estatus económico después de salir del gueto y que los miembros de N.W.A. tampoco lograron evadir. Ice Cube haciendo de policía en cine y televisión es una imagen bastante elocuente al respecto. Letras explícitas es un recordatorio de las posibilidades sociales del rap.

Contacto:

Twitter: @pazespa
Tumblr: pazespa
Página web: Butacaancha.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

¿Cuánta cerveza consumen los mexicanos al mes?
Por

Aunque en los últimos años, las marcas de cerveza light han ganado popularidad, 67% de los mexicanos prefiere las regula...