Después de varios años de una operación “apretada”, Laboratorios Liomont se alista para mudar una parte de su producción y toda su distribución al municipio mexiquense de Ocoyoacac, como parte de sus planes para expandirse, pero también para sumarse a la automatización.

La inauguración de su segunda planta de producción -su matriz seguirá en la delegación Cuajimalpa- se realizará en noviembre, pero entrará en operaciones en el verano de 2019, y con ello, esta empresa mexicana espera aumentar entre 20 y 30% su capacidad instalada.

“Está nueva planta en Ocoyoacac, que surge como una idea desde hace varios años para crecer la capacidad de operación de la compañía, como una necesidad de expansión”, apunta el director de Operaciones de Laboratorios Liomont, Jesús Reyes.

El mercado mexicano de productos farmacéuticos estaría llegando este año a casi 12,000 millones de dólares y el de genéricos a más de 4,100 mdd, de acuerdo con Seale & Associates. Liomont no se quiere quedar fuera de ese pastel y desde hace años maneja planes de expansión para aumentar su penetración en el mercado. Por esa razón, y dado que su meta es alcanzar su potencial de 120 millones de unidades en sus distintas líneas, se explica su reciente ampliación, dejando Cuajimalpa y CDMX.

PUBLICIDAD

En 2013 se planteó el proyecto conceptual y para 2014 se comenzaron a trabajar en las diferentes etapas de ingeniería; un par de años después se sentaron las bases para la construcción de la primera parte de las nuevas instalaciones.

La planta está construida en una superficie de 160,000 metros cuadrados en el parque industrial de Ocoyoacac y cuenta con 16,000 m2 construidos. Allí producirá medicamentos biocomparables, como vacunas y terapias contra la artritis reumatoide; además, en una primera fase, contará con una nueva área de inyectables (jeringas terminadas, ampolletas y bolsas).

Foto: Cortesía Liomont.

Pero llevar una parte de su fabricación y el 100% de su distribución a esta planta y Cedis requirió que la empresa integrará tecnología automatizada, para dejar atrás las labores manuales, y marcar un hito en su modernización, a 80 años de su fundación.

“Hasta hace unos meses nuestros procesos eran estrictamente manuales, pero ya con el arranque del nuevo centro de distribución (CeDis) ahora tenemos una operación con un nivel más alto de automatización”, destaca Jesús Reyes.

El centro de distribución cuenta con un almacén completamente robotizado y con capacidad par almacenar 6,150 tarimas (que puede expandirse hasta 3 veces más), y “es una instalación que no toca la mano del hombre”, ya que hay grúas que hacen la gestión de entrada y salida del producto.

En la planta, por ejemplo, se optó por instalar una línea equipada con tecnología de aisladores para el llenado de viales con procesos asépticos, con esta tecnología se esteriliza a partir de vapores de peróxido de hidrógeno y garantiza una total desinfección de esos viales.

Esta mudanza a la robotización, no implicará un recorte de personal, comparte Reyes, pero sí una redistribución de los 1,500 empleados con los que cuenta actualmente: “Estamos creciendo y estamos financiando ese crecimiento a través de la utilización muy diversa de la mano de obra, contamos con una fuerza de trabajo altamente capacitada y que podemos utilizar en diferentes operaciones”.

Esta instalación incorporará también tecnología de autogeneración, lo que significa que la empresa generará el 100% de la energía eléctrica que consumirá la operación.

Con estos cambios, Liomont no espera aumentar solamente su volumen de producción y las ventas en México, sino también reforzar la exportación de sus medicamentos a 12 países de América Latina, además la comercialización en Estados Unidos, Italia, España y Portugal.

 

Siguientes artículos

Aeroméxico, Aeropuerto internacional de Guadalajara. (Foto: Angélica Escobar/Forbes México).
Aeroméxico desconoce el emplazamiento a huelga de pilotos
Por

Es falsa la aseveración de que la compañía haya incurrido en una violación al Contrato Colectivo de Trabajo con la Asoci...