Este reporte es una encuesta que busca medir el grado de felicidad global entre 117 países y destaca que cinco de los siete capítulos que integran el reporte tratan acerca de la migración. Desde los ojos de un migrante se estudia la felicidad que le generan las comunidades receptoras, así como las condiciones que le permiten ser feliz a quienes se quedan en las comunidades de origen.

La importancia de factores sociales para la felicidad de todos los sectores de la población se explica con el ejemplo de los países de América Latina y el Caribe en los cuales la calidez y las relaciones familiares representan condiciones fundamentales para alcanzar la felicidad.

En el análisis de los flujos migratorios y su relación con la felicidad, las raíces sociales de la felicidad y la crisis de salud se asoman los agentes que boicotean el estándar de felicidad deseable en las sociedades modernas: la obesidad, la crisis de los opioides, la depresión.

Preocupaciones que además de ser inherentes al desarrollo de sociedades cada vez más complejas y diversas, son inherentes a sistemas e instituciones rebasados por las necesidades de su propia población.

PUBLICIDAD

El estudio comprueba que, mediante la incorporación adecuada de valores, los estándares de bienestar se vuelven sumamente relevantes y confieren al concepto de bienestar un sentido de universalidad.

Factores histórico-sociales, así como la cultura y los valores son fundamentales para comprender fenómenos como la felicidad en países de América Latina y desde este punto de vista, la felicidad en esta región en particular encuentra su contrapeso con condiciones sociopolíticas o indicadores económicos.

De esta manera, el estudio revela que el nivel de felicidad entre la población de América Latina podría ser aún mayor si los problemas vinculados a la economía y la política quedarán solucionados.

En realidad, este World Happiness Report, busca resultados que sumen a la generación de políticas públicas que permitan el desarrollo humano partiendo de la generación de relaciones sociales que privilegien a nivel comunitario en sustitución de los temas entorno al ingreso y gasto de la población.

Para el caso del Reporte, América Latina es mucho más que el conjunto de países que le integran como región. Los problemas que aquejan a su población no se reducen únicamente a la disparidad en el ingreso o a la disparidad de género, sino que, hoy en día se percibe a la corrupción y a la falta de transparencia, altos índices de criminalización y de victimización.

Sin lugar a duda, en medio de la vasta complejidad del mundo del siglo XXI es una realidad que la evaluación de los indicadores de alto desempeño en los países de América Latina ha favorecido la medición del nivel de felicidad, pues el estilo de vida cotidiano está directamente relacionado con la amplia percepción positiva sobre la afectividad en las relaciones sociales e interpersonales.

Los patrones, en la dinámica de las relaciones sociales demuestra, según este estudio, que al tener un sentido más claro del propósito/misión de vida, éste contribuye a una mejor evaluación de la vida y del sentido de bienestar, a pesar de factores como la corrupción, el crimen, la violencia y las dificultades económicas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Respuestas de empresas que no sirven para nada
Por

La obligación que tienen las empresas de proteger, respetar y remediar tanto a sus usuarios como a quienes no lo son, es...