Vender, llevar a los niños a la escuela, ir a una cita, preparar la comida, limpiar, hacer llamadas telefónicas, y llevar a cabo los dos roles como emprendedora y madre es una labor digna de una “mujer maravilla”, el tema es que de entrada o crees que no se puede o que es demasiado difícil.

Sin duda pensarán que no estoy siendo condescendiente, o parezco demasiado tendencioso. Pero es que, a últimas fechas, he conocido a varias “mujeres maravillas”, unas que se hicieron por gusto y otras “por necesidad”. Y tras este encuentro y análisis, he podido notar y anotar, algunos factores que les hacen poder llevar a cabo ambos roles, mismos que te comparto para que lo apliques en tu día a día.

El gran tema aquí es la desorganización, motivo de una falta de liderazgo, malas costumbres y malos hábitos al trabajar. Cuestión que he podido notar tras ver como las “mujeres maravillas” se abren camino a codazos y “hasta aquí”.

A primera vista parece algo simple más llevarlo a cabo les ha costado por supuesto mucho más a las que tienen un liderazgo bajo o a aquellas con un carácter demasiado noble, sutil o débil.

La cultura, las costumbres y el hacer frente a las situaciones económicas actuales son aspectos que exigen un cuidado especial con el manejo del tiempo y los recursos.

Esto es un importante factor, que hace que las mujeres actualmente se sientan divididas y muy poco productivas.

Los factores además son complejos pues no sólo es “la exigencia social”, sino por los deseos, las mecánicas y las búsquedas personales del género femenino quien también concibe cada día más, una increíble y poderosa idea de éxito unificando los distintos rubros de su vida.

El tiempo es clave para todo emprendedor, pero cuando se es madre y en muchos casos proveedora forzosa, es mucho muchísimo más importante, por ello te presento los tres imperativos categóricos de las “mujeres maravilla”, con la finalidad de ayudarte a cumplir de mejor manera tu día y elevar tu productividad considerablemente.

PUBLICIDAD

1.- Define horarios y haz que los respeten todos

Cada acción que hacemos es conducida por nuestro liderazgo o la falta del mismo. Las personas con poco liderazgo y/o desorganizadas, constantemente permiten que terceros se apropien de su tiempo, defenderlo a capa y espada debe ser tu prioridad si quieres hacerte más tiempo o ser más productiva.

Mientras “hagas tu trabajo”, no le contestes a nadie y haz notar que no estas, aunque así lo quieran. Tienes derecho a estar ocupada y “hay cosas que resolver” Mantenlos a raya, sean tus hijos o quien sea. No importa si trabajas en tu casa o en una oficina, es momento que seas tú quien tiene las riendas de tu manejo del tiempo.

Haz notar tu liderazgo, porque de otra manera el mundo absorbente se hará cargo de ti, y serás la víctima aquella “la pobrecita que no avanza porque todos la interrumpen”.

2.- Delega lo menos importante

Cuando digo que “todo” lo puede miento parcialmente. Pues también puede delegar. Existen muchas cosas que verdaderamente no son tan trascendentes en la labor de la dedicación como madre (ejemplo: no necesitas hacerles de comer tú siempre, o no diario. Puedes cocinar una vez a la semana todo y/o apoyarte de terceros, incluyendo tus propios hijos, ya que no estamos en la época de tener que resolverles todo, ni todo el tiempo) delegar cosas no tan importantes, como hacer la comida, como para mejor “comer con ellos” es mucho mejor y eleva la calidad de tiempo y formas de relación.

3.- Anota cada una de las actividades del día y priorízalas

El manejo de agenda es súper importante. Tú puedes hacer muchas, muchísimas cosas. Sobre todo, si aprendes a darle a cada cosa su espacio y momento. Lo mucho muy importante hazlo tú, pero no es necesario que “Todo lo hagas tú”.

Comprende que no porque sepas tocar todos los instrumentos y cocinar muy bien debas cocinar todos los días. Una persona no hace una orquesta ¿ok?

Las personas que logran elevar considerablemente su productividad no permiten que todo el mundo les interrumpa, sencillamente no pelan y consiguen muy buenos resultados, porque aprenden a enfocarse y a enfocar a los demás y eso es propio de “mujeres maravilla” que deciden hacer efectivo su liderazgo y el manejo de sus esferas de poder, la lejanía y cercanía que les permiten a las personas, para tener poder sobre ellos.

Si tienes claro, que si requieres hacer tú, así te será mucho muy fácil, pero debes tener una lista de acciones diarias, esta es la clave.

Ahora también no te claves, recuerda que la semana tiene siete días ¿ok? No te vuelvas loca. Haz orden en tu universo. Y tú eres el orden, cuando impones tu liderazgo. Imponer tu liderazgo le da orden a las cosas.

El punto más importante de saber los imperativos es reconocer que tienes que tener contigo misma y con las demás decisiones firmes pues las personas tibias o demasiado “bonachonas o llevaderas” terminan por ser improductivas. Piénsalo y recuerda los tres imperativos: Define horarios y haz que los respeten, delega lo menos importante, y anota las acciones diarias y priorizalas.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Coca-Cola
Arca compra embotelladora de Coca-Cola en EU por 215 mdd
Por

Arca reveló el esembolso por la subsidiaria Great Plains Coca-Cola Bottling Company, que opera en el estado de Oklahoma....