Por Michela Tindera

Durante los ocho años que Joe Biden se desempeñó como vicepresidente, él y su esposa Jill ganaron alrededor de 3.1 mdd, según un análisis de Forbes de sus declaraciones de impuestos.

La mitad de eso provino del salario de Biden como vicepresidente. Ganó un promedio de 225,000 dólares cada año. Su esposa Jill hizo un promedio de 83,000 dólares al año como profesora de inglés en Northern Virginia Community College, ubicada en los suburbios de D.C.

La pareja también ganó alrededor de 260,000 dólares de sus pensiones durante los ocho años. Obtuvieron otros 240,000 dólares en beneficios de seguridad social, unos 30,000 dólares al año. Biden, que tenía 66 años al momento de la inauguración de 2009, solo había recaudado unos 6,500 dólares en beneficios de seguridad social antes de ingresar a la Casa Blanca.

Te recomendamos: Joe Biden se suma a contienda demócrata para la presidencia de EU

Los Biden también recibieron más de 125,000 dólares en ingresos de una casa de campo en Wilmington, Delaware, que el Servicio Secreto habría alquilado. Desde 2010 hasta 2015, obtuvieron 98,680 dólares en ganancias netas de la casa de campo.

En 2013, Jill reportó haber ganado 24,400 dólares como autora, un año después de haber publicado un libro para niños con Simon & Schuster llamado Don’t Forget, God Bless Our Troops. Ese mismo año, la pareja donó 15,300 dólares a la Organización de Servicios de los Estados Unidos, una organización sin fines de lucro que ofrece entretenimiento y otros programas para los militares. Fue, por mucho, su mayor contribución caritativa.

De 2009 a 2015, donaron solo 57,723 dólares a organizaciones benéficas, incluida la Campaña Católica Anual para la Diócesis de Wilmington, Delaware (total: 11,100 dólares), y algunas asociaciones de Esclerosis Lateral Amiotrófica (total: 1,250 dólares).

Eso está muy lejos de los 1.1 mdd que los Obamas regalaron. Pero, de nuevo, el ex presidente y la primera dama tenían mucho más de sobra. Los Obamas ganaron un estimado de 10.8 mdd en el mismo período de tiempo.

Los Biden no han emitido ninguna declaración de impuestos desde 2015. Para estimar sus ganancias totales bajo el gobierno de Obama, Forbes calculó que sus ganancias de 2016 estaban en línea con lo que obtuvieron durante los años anteriores.

El ex vicepresidente podría estar a punto de publicar declaraciones de impuestos adicionales, ahora que se está postulando para el antiguo trabajo de Obama. Las probabilidades son que los nuevos documentos mostrarán un par de años lucrativos para los Biden.

El ex vicepresidente firmó un acuerdo de múltiples libros con la editora Flatiron, una división de libros MacMillan con sede en Nueva York, en 2017. Como parte de ese acuerdo, publicó Promise Me, Dad: A Year of Hope, Hardship, and Purpose en Noviembre de 2017, que desde entonces ha vendido 302,000 copias, según NPD Bookscan, y se unió a la lista de libros más vendidos del New York Times. En mayo, Flatiron está publicando otro libro, de su esposa Jill, titulado Where the Light Enters: Building a Family, Discovering Myself.

La pareja compró una segunda casa en Rehoboth, Delaware, por 2.7 mdd en junio de 2017. La oficina del secretario del condado no tenía una hipoteca para la propiedad archivada. Cuando se le preguntó si la pareja pagaba en efectivo por la propiedad, un portavoz del ex vicepresidente no respondió a la solicitud de comentarios.

La mañana del 25 de abril, Biden anunció su candidatura presidencial. Así, se sumó a la amplia lista de demócratas que aspiran a la candidatura por la Presidencia de Estados Unidos en 2020.

 

Siguientes artículos

Joe Biden se suma a contienda demócrata para la presidencia de EU
Por

El ex vicepresidente formalizó los rumores de varias semanas, anunciando que se presentará a las elecciones primarias de...