Este texto fue publicado originalmente el 5 de mayo de 2017.

El 15 de septiembre de 1978, Muhammad Ali utilizó unos guantes Cleto Reyes mientras se movía como mariposa y pegaba como avispa en su pelea de revancha contra Leon Spinks; Julio Cesar Chávez conectó sus mejores ganchos y ganó muchas de sus peleas mientras los traía puestos, incluso aparecieron en la película de Rocky II.

Cleto Reyes Castro inició la empresa en un espacio de nueve metros cuadrados adaptado como taller, con sólo una máquina de coser y la determinación de hacer los mejores guantes de box. Hoy Industrias Reyes exporta guantes a Estados Unidos, Europa, Dubái, Australia, varios países de Asia y tiene planeado en el corto plazo vender en China.

El gusto por el box comenzó mientras Cleto Reyes estudiaba la primaria frente a la Arena Peralvillo Cozumel. En 1938 logró participar en un torneo de aficionados, y al terminar decidió arreglar los guantes que utilizó durante la pelea, iniciándose así en la fabricación profesional.

PUBLICIDAD

Después de años de investigación con la ayuda de los mejores entrenadores del momento, y la aprobación de la Comisión de Box del Distrito Federal, Cleto Reyes encontró la fórmula que le dio éxito cuando el 18 de abril de 1945, sus guantes se utilizaron en la pelea por el primer campeonato mundial de boxeo en México, entre Juan Zurita y el estadounidense Ike Williams en el “Toreo” de la colonia Condesa. El mexicano perdió en el segundo asalto.

“Hay dos guantes que son los mejores en el mundo, pero los número uno son los Cleto Reyes. Particularmente a mis peleadores siempre les pongo Cleto Reyes”, dice en entrevista Ignacio “Nacho” Beristáin, actual entrenador de Julio César Chavez Jr. y miembro del salón de la fama del Consejo Mundial de Boxeo (WCB por sus siglas en inglés).

También puedes leer: Éste es el cinturón huichol que el ‘Canelo’ peleará a Julio César Chávez Jr.

Los guantes Cleto Reyes han sido utilizados por más de 220 campeones mundiales, tanto mexicanos como extranjeros. Manny Pacquiao considerado el “Boxeador de la Década” por el WCB y el campeón mexicano Juan Manuel Márquez los prefieren. Floyd Mayweather, el atleta mejor pagado en 2012 (85 mdd), 2014 (105 mdd) y 2015 (300 mdd) según Forbes, también llegó a utilizarlos.

“Te podría decir que ahora estamos peleando por ser el número uno con otras dos empresas. Pero, aunque no quisiera adjudicármelo, creo que definitivamente somos los mejores en la confección de guantes de box”, comenta Alberto Reyes, hijo del fundador de la marca, en entrevista con Forbes México.

Debido a la importancia del negocio que su padre inició, Alberto Reyes decidió registrar Cleto Reyes como marca en 1975 y en 1979 creó Industrias Reyes S.A. de C.V., con la ayuda de Rafael “La Cobra” Mendoza, periodista y amigo.

En esa época Alberto Reyes trabajaba hombro a hombro con su esposa Leticia Alemán, quien después de una difícil enfermedad murió años en 1990, al igual que su madre. En ese momento tan complicado, cuando la empresa exportaba el 95% de su producción, fue cuando Alberto decidió competir por el Premio Nacional de Exportación.

Después de pasar tres cuestionarios y una visita de los organizadores a sus instalaciones, Industrias Reyes ganó el primer lugar como mejor Pyme exportadora en 1994.

En 1999 murió Don Cleto Reyes, aunque su legado es una industria que exporta el 60% de su producción a los cinco continentes, acaba de cumplir 71 años de vida y todo esto sin haber invertido un sólo peso en publicidad.

 

Los guantes que se convirtieron en leyenda

Alberto Reyes conduce su empresa como le hubiera gustado boxear: el golpe que más valora es el jab, un movimiento que abre camino para que impactos más fuertes o precisos contacten al adversario. La pasión, explica el directivo fue el jab que utilizó para cimentar la empresa que su padre fundó.  Entregar productos de calidad, ofrecer el mejor servicio y vender a un precio justo son sus premisas. Sus valores: honestidad y responsabilidad.

Alberto es el cuarto de los seis hijos que tuvo Cleto Reyes. Estudió Ingeniería Mecánica en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). En 1945 tenía 19 años de edad cuando se vio obligado a dejar temporalmente sus estudios debido a que la diabetes de su padre se agudizó y era necesario ayudar en la economía familiar.

Es una decisión de la cual no se arrepiente, al dedicarse al negocio de su padre, se conectó con un deporte que marcaría su vida. El interés por el box se dio mientras escuchaba en la radio las peleas de “Mantequilla” Nápoles y de Vicente “El Alacrán” Torres.

En la década de 1960 el promotor George Parnassus organizaba sus peleas en Gales, México, Japón, Tailandia, Argentina, Italia e Inglaterra. Tuvo gran éxito con boxeadores mexicanos como el campeón de peso ligero Juan Zurita, Enrique Bolaños, el campeón de peso gallo “Raton” Macias, y José Becerra, quienes utilizaban guantes Cleto Reyes promocionando indirectamente al negocio.

Cuando Alberto Reyes decidió formalizar su presencia en las decisiones del negocio, se encontró con problemas de falta de liquidez y la negativa de los bancos para prestarle efectivo, a pesar de que la promoción de George Parnassus había impulsado la empresa de su padre y ya exportaba.

“Iba al banco y les decía: no vengo a venderles guantecitos, yo ya estoy exportando y tengo cartas de crédito (es una relación triangular entre el ordenante de un bien o servicio, el banco emisor y el beneficiario vendedor). Les mostraba las cartas y me decían que no me podían prestar porque no tenían garantías”, recuerda Alberto.

A pesar de ese problema, Alberto Reyes siguió con el trabajo que inició su padre en 1945 y hoy los campeones mundiales han usado guantes Cleto Reyes por su artesanal forma de confeccionarlos.

Te puede interesar: “El boxeo mexicano está en crisis y necesita volver a sus orígenes”

 

Los guantes de los campeones

Los campeones mundiales de box prefieren los guantes Cleto Reyes porque están hechos por artesanos en la talabartería que trabajan a mano y con moldes hechos a la medida por el propio Alberto Reyes.

Incluso, firmas asiáticas en la confección de artículos deportivos le han propuesto confeccionar los guantes de manera industrial, pero eso, en sus palabras, acabaría con la distinción de sus guantes.

“Empresas asiáticas me han pedido que me una a ellos para fabricar los guantes a un menor costo y en mayor producción. Pero yo quiero quedarme sólo con mi forma artesanal de trabajar, no quiero producir de otra forma”, comentó Reyes.

El cuero, la parte más importante de los guantes Cleto Reyes, tiene características muy especiales de trabajo, porque cada pieza está a prueba de humedad, estiramiento y fricciones. “El curtido que buscamos es muy especial, batallamos mucho para encontrar esa calidad”, dice Reyes.

Otro factor que distingue a los guantes Cleto Reyes es el relleno de cerda. A pesar de que existen diferentes tipos hechos de poliuretano, los boxeadores profesionales prefieren la cerda por su efectividad en el golpe y su forma de amortiguar el daño.

Aunque todos sus guantes están hechos para durar un par de años, los que se utilizan para peleas profesionales sólo duran 30 rounds. Esto debido a que la cerda en su interior comienza a endurecerse con el agua y el sudor. Después pueden ser utilizados para entrenar.

“Lo que siempre buscó mi padre y que logró con el acojinamiento de sus guantes, es la desaceleración del golpe y así proteger en todo momento la cabeza de los boxeadores”, comenta Alberto.

También puedes leer: Así es el cinturón huichol que pelearán ‘El Canelo’ y Julio César Chávez Jr.

En un principio, sólo se fabricaban guantes para boxeadores mexicanos, pero al crecer la empresa se tuvieron que adaptar a otras formas de manos debido a las variadas fisonomías del boxeador en el mundo. Aunque la modificación más importante que el empresario patentó es la adaptación del dedo pulgar unido, después de que Sugar Ray Leonard sufriera desprendimiento de retina en una pelea, debido a que le picaron el ojo en varias ocasiones con el pulgar utilizando otros guantes.

La calidad de los guantes Cleto Reyes es la misma para todos sus productos. De un lote de 50 pares, lo mismo se puede tomar uno para mandárselo a Manny Pacquiao o se le puede vender a un chico de escasos recursos que logró juntar para sus guantes.

“Cleto Reyes es una tradición, aparte de que es muy buen guante. En una pelea prefiero subir con estos guantes, ya que también cuidan mis manos y sé que puedo golpear más fuerte”, platicó la boxeadora Mariana “La Barbie” Juárez.

Por separado, la joven promesa del boxeo, Nery “Pantera” Saguilan, considera un orgullo portar un producto nacional que le beneficia a la hora de pelear. “Debemos de poner el nombre de México en alto. Además su manufactura es muy buena, viene el molde bien amarrado para las manos para que cuando llegues a tirar un mal golpe no te lastimes. Son de los mejores guantes para pelear”, comentó.

Industrias Reyes fabrica todos sus productos en Ecatepec y Toluca. Cuenta además con dos distribuidores en Estados Unidos y uno en Europa.

Lo que ahora se convierte en una nueva punta de lanza para Industrias Reyes son los costales y las peras. En un principio, a Cleto Reyes se le dificultaba crear una pera a la altura de sus competidores más importantes (Everlast y Wining). Fue entonces que Alberto se propuso competir con una oferta tan fina como uno de esos globos que los niños hacen rebotar en sus manos y que se venden en los parques.

La colocación de gimnasios completos para la práctica es otra rama de negocios que maneja la empresa. Además, obtuvo la licencia del WCB para crear todos los cinturones que se les dan a los campeones mundiales.

“Afortunada o desafortunadamente he vivido únicamente para trabajar. Siempre he estado inmerso en el trabajo. A lo largo de mi vida siempre he tenido más demanda que producto”, dice sonriente Alberto Reyes.

Y su hijo, que porta el mismo nombre y es la tercera generación de la empresa, bromea diciendo: “Una vez le pregunté a mi padre qué pensaba de la Guerra Fría y me contestó, ‘No sé’”.

 

Tercera generación

Industrias Reyes ya es una empresa sólida, pero debe quedar consolidada administrativamente para que la siguiente generación continúe creando los mejores guantes del mundo.

Alberto Reyes (hijo) estudió Ingeniería en Sistemas, es un joven de voz firme. Él representa, junto con sus dos sus hermanas, la tercera generación de una empresa familiar mexicana que logró la internacionalización casi sin ayuda.

A pesar de ser una persona introvertida, Alberto trabaja codo a codo (o puño a puño) con su padre e incluso ya comienza a tomar decisiones. A él y a sus hermanas les toca el relevo generacional con la encomienda de optimizar administrativamente el modelo de negocio e innovar en el uso de la tecnología.

En sus manos también está la semilla de un programa que podría cambiar la vida de muchos jóvenes que tienen la ilusión de convertirse en boxeadores: “Espíritu de Campeones”.

Este programa consiste en dotar a los gimnasios callejeros de equipos indispensables para practicar el boxeo. Lo único con lo que deben contar es con licencia de manager o al menos amateur, que tenga un mínimo de boxeadores profesionales y en formación, así como dónde guardar el equipo. Por el momento, cuatro gimnasios recibieron el apoyo y buscan más en Mérida y Veracruz.

Alberto Reyes considera que hacer negocios en México es muy difícil, pero eso no le quita las ganas de continuar con el legado de su padre, quien siente que está en el décimo round, de una pelea de 12, como la cabeza de Industrias Reyes.

 

Siguientes artículos

Uber
Uber enfrenta investigación por software para evadir a autoridades
Por

Con el software, los conductores pueden saber si funcionarios gubernamentales se hacen pasar por pasajeros comunes.