Por Mayra Rodriguez Valladares*

Los investigadores del Peterson Institute for International Economics (PIIE) descubrieron que “la comunidad hispana en EU ha contribuido significativamente al crecimiento económico del país en las últimas décadas y continuará haciéndolo en los próximos 10 a 20 años “.

En su reciente publicación “Los beneficios económicos de la inmigración latina: cómo las características demográficas de la población hispana migrante contribuyen al crecimiento de Estados Unidos”, los investigadores Gonzalo Huertas y Jacob Funk Kirkegaard presentan una increíble diversidad de análisis cuantitativos que demuestran que “la contribución de los inmigrantes hispanos al crecimiento económico de los Estados Unidos se debe a la calidad de la fuerza laboral, no solo a la cantidad ”.

Contrario a numerosos estereotipos negativos y desafortunados,“los hispanos han superado a sus contemporáneos estadounidenses y a otros grupos migratorios en cuestión de capacidades de emprendimiento e integración a sectores económicamente relevantes de la fuerza laboral”.

Dado el aumento de hispanos en la fuerza laboral de Estados Unidos, los hispanos representan importantes oportunidades de mercado para todos los tipos de instituciones financieras, incluidos bancos, compañías de seguros, administradores de activos y fintech. Unidos US, una organización no partidista latina de derechos civiles y defensa, proyecta que, en cinco años, los hispanos representarán aproximadamente el 20% de la fuerza laboral de los EU y más del 30% para el año 2050.

La investigación de Huertas y Kirkegaard muestra que “el aumento en la mano de obra hispana podría contribuir en torno a 0.21% al crecimiento anual real del PIB en los Estados Unidos durante las próximas tres décadas si la comunidad hispana alcanza al resto del país en productividad laboral”. Para 2025, el aumento de la mano de obra hispana empleada podría contribuir más al crecimiento del PIB de los Estados Unidos que la mano de obra no hispana.

Huertas y Kirkegaard también encontraron que los hispanos son el grupo demográfico más grande en cuanto a la creación de nuevas oportunidades empresariales. “Si bien la economía de los EU ha mostrado una disminución gradual del dinamismo económico en las últimas décadas, y la proporción de nuevas empresas que se crean cada año ha disminuido en una tendencia acelerada después de la Gran Recesión, la población hispana y la nacidas en el extranjero se ha convertido en motores del espíritu empresarial de EU desde la Gran Recesión”.

El crecimiento de la población hispana y su composición relativamente más joven son factores clave que impulsan el desarrollo del espíritu empresarial. Otros factores, como la disminución histórica de la brecha entre la tasa de desempleo hispana y el promedio nacional, También contribuyen positivamente a esta tendencia.

“Uno de los problemas que planteamos, en torno a las mayores tasas de emprendimiento impulsadas por oportunidades”, menciona Kirkegaard,”es que la comunidad hispana necesita un amplio acceso a financiamiento y a servicios empresariales para facilitar el crecimiento de sus negocios. Sin duda, parece que es un caso obvio en donde la innovación fintech podría jugar a un papel importante”.

TAMBIÉN LEE: México es un ejemplo para reguladores de fintech a nivel mundial

Desafortunadamente, los hispanos, a menudo sufren para obtener créditos. Según Sabrina Terry, estratega sénior de Proyecto, Política y Promoción de la Política Económica de Unidos US, “los empresarios todavía tienen dificultades para acceder al crédito. Pueden terminar con un prestamista depredador. Si no pueden obtener un préstamo, terminarán con una institución no bancaria, con un préstamo con una tasa mucho más alta”. Parte del problema que ella explicó, es que los gastos más grandes de muchos hispanos, como alquileres y pagos de teléfonos móviles, a menudo no aparecen en un informe de crédito típico del consumidor. “Las instituciones financieras deben conocer otras métricas, datos alternativos, para comprender mejor la solvencia crediticia de los latinos y demostrar que son responsables y pueden pagar su deuda”, dijo Terry.

Cuando hablé sobre la investigación del PIIE con asesores financieros de Abelardo Curdumí, socio y cofundador de Fifth Street Advisors, con sede en Stamford, observé que “es interesante poder corroborar lo que ya hemos estado observando anecdóticamente. En nuestro negocio de administración de patrimonio, vemos una sólida demanda de nuestros servicios por parte de hispanos que son profesionales y empresarios. Tienen las mismas aspiraciones que el resto de la población y necesitan la misma planificación sofisticada de sus finanzas para administrar, conservar y hacer crecer su riqueza”.

De gran importancia no solo para los hispanos, sino también para todo el país, Huertas y Kirkegaard descubrieron que “los índices de graduación de la escuela secundaria hispana han aumentado de poco más del 60% a casi el 90% en los últimos 20 años, alcanzando niveles justo por debajo de la históricamente alta tasa promedio de graduación de la escuela secundaria en Estados Unidos, del 93%”.

Sin embargo, los hispanos aún tienen un camino largo que recorrer para alcanzar el promedio estadounidense de obtención de títulos de educación superior. Curdumí afirmó que “un hilo conductor definido es el respeto saludable de los hispanos por la educación, independientemente de su origen o de si son inmigrantes o nacidos en los Estados Unidos.Esto se adquiere de los padres que están dispuestos a renunciar a todo, siempre y cuando los niños tengan acceso a una buena educación. Vemos que este alto valor en la educación continúa siendo transmitido a las próximas generaciones “.

Otro factor demográfico importantes para las instituciones financieras es que los hispanos tienen menos hijos, lo que puede significar más ingresos disponibles para estos individuos. De acuerdo con el PIIE, “incluso cuando se toma en cuenta la reciente disminución de la fertilidad de los hispanos y los datos de migración neta, en un futuro la comunidad representará la mayor contribución al PIB desde la fuerza laboral. Un hallazgo que destaca que es importante continuar fomentando el aumento de la productividad laboral entre los hispanos. El continuo crecimiento numérico de la comunidad hispana hace imperativo que su tendencia positiva en el logro educativo sea sostenida y fortalecida para incluir los niveles más altos de educación terciaria. Solo así podrá la comunidad hispana obtener el dividendo demográfico completo y lograr la convergencia en los niveles salariales”.

Además, es importante destacar que la expectativa de vida de los hispanos es más alta que la de otros grupos demográficos. Esto presenta buenas oportunidades para los asesores financieros que trabajan en la prestación de servicios financieros, como planes de jubilación, seguros, anualidades y planes de atención a largo plazo.

Según Huertas y Kirkegaard, “los niveles de emprendimiento enfatizan la importancia de asegurar el acceso total de la comunidad al financiamiento y otros apoyos empresariales cruciales para hacer crecer las empresas nuevas escalas”.

Este texto fue publicado originalmente en Forbes.com

*Mayra Rodríguez Valladares es directora general de MRV Associates, que brinda servicios de consultoría, investigación y capacitación en mercados de capital y regulación financiera. @MRVAssociates

 

Siguientes artículos

gas shale
Pese a visto bueno de CNH, en el Congreso se analiza prohibir el fracking
Por

Una de las propuestas, presentadas por el diputado Evaristo Lenin Pérez Rivera, del PAN, por ejemplo, incluye la creació...