El próximo año los usuarios de plataformas digitales deberemos pagar nuevos impuestos que han sido aprobados en los paquetes fiscales que ha propuesto el ejecutivo federal y el local de la Ciudad de México. Ello, sin duda, será un golpe a la incipiente economía digital mexicana.

Las reformas aprobadas entrarán en vigor el año siguiente y plantean que los usuarios de plataformas digitales de compra y venta minorista, tendrán que pagar IVA e ISR cada vez que sean utilizadas. Por su parte, los usuarios de plataformas de alojamiento (como AirBnB) tendrán que pagar un 5% más debido al impuesto de hospedaje. Además, en ambos casos, se pretende que sean las plataformas quienes recauden los impuestos y faciliten los datos de los usuarios a las autoridades.

En el caso del impuesto al hospedaje, cabe señalar que hubo una diferenciación respecto del aumento. Dicho impuesto se paga en la CDMX desde 2017 y equivale a un 3% del costo de la reservación de una habitación. Con la propuesta aprobada en el paquete fiscal 2020, se hace un aumento diferenciado, ya que el gremio hotelero pagará 3.5% y los usuarios de plataformas digitales 5%.

En ambos casos, además, las aplicaciones serán las encargadas de cobrar los impuestos que marca la Federación, además tendrán que entregar los datos de los usuarios a demanda de las autoridades, todo ello con el fin de evitar defraudación fiscal.

Pagar impuestos por el consumo y el hospedaje está bien, todos los ciudadanos debemos hacerlo ya que forma parte de la cultura fiscal de nuestro país y nuestras ciudades. Sin embargo, existen un par de consideraciones que deberían ser tomadas en cuenta.

En primer lugar, se plantea el cobro de impuestos de manera indiferenciada. Es decir, que todos los usuarios deberán pagar la misma cantidad sin importar el número de servicios o bienes que oferten. Es decir, si un usuario decide aprovechar una plataforma de compra-venta y vender algún bien que ya no le sirva, deberá pagar la misma cantidad de impuestos que aquellas tiendas online que ofrecen una amplia variedad de productos y que cuentan con una infraestructura mucho más compleja. Lo mismo sucede con el hospedaje. Si una persona decide poner en renta una habitación en su casa, deberá pagar la misma cantidad que aquel inversor que tiene, digamos, un edificio completo para alquilar.

Por supuesto, no es posible comparar a un usuario ocasional de una plataforma que ha decidido vender algo que no necesitaba o rentar un espacio dentro de su casa, con mayoristas que ofrecen cientos de productos o con hoteles que ofertan habitaciones en las mismas plataformas online.

Además, son las propias plataformas quienes deberán hacer el cobro y la retención de los impuestos, con todo lo que ello implica en materia tecnológica y de infraestructura. Y por supuesto, el cobro de impuestos desincentivará las actividades comerciales que se llevan a cabo de manera digital. 

¿Cuál sería entonces la ventaja de vender un producto o rentar una habitación a través de una plataforma digital? Es muy probable que en el caso de la compra venta, empiecen a tomar mayor revuelo los espacios como Market de Facebook, donde los usuarios ofrecen productos o servicios de manera informal, sin pagar por ello, convirtiendo a la plataforma en una especie de tianguis y llevándolo hacia la informalidad digital.

Una referencia inmediata son los recursos recabados a través del Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón que equivalen al 1.5% de cada viaje que se realiza a través de una plataforma de transporte. Si bien es un fondo privado, plataformas como Uber publican constantemente el monto que entregan a las autoridades. Por su parte, las autoridades comentan que dicho fondo se utiliza para financiar la compra de unidades eléctricas nuevas para taxis (https://semovi.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Primer%20Informe%20Anual%2018102019.pdf), sin embargo, dicho fondo no ha sido necesariamente transparente.

Todos los ciudadanos estamos obligados a pagar impuestos, es nuestra responsabilidad y compromiso con la nación. Sin embargo, también es necesario que las autoridades se vuelvan más sensibles a la economía digital que se va formando en México y ajusten para impulsarla, no para detenerla.

 

Contacto:

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

No te pierdas: Subir impuesto a plataformas de hospedaje es un golpe al turismo en CDMX: Airbnb

 

Siguientes artículos

monedas-falsas
La economía mexicana pasa el año sin crecimientos
Por

De acuerdo con las previsiones, la economía mexicana prevé acabar el año de la misma forma que lo empezó. En el mejor de...