La conciencia es lo menos estudiado por la ciencia, lo más desconocido. Desde el materialismo y atomismo occidental, la conciencia es un proceso aleatorio, desconectado e incomprensible. ¿Qué tiene que ver entonces, con un proceso electoral o con la política?

David R Hawkins (1927-2012), destacado psiquiatra, escritor, investigador, conferenciante espiritual y místico, nos contestaría que todo. En su icónico libro, el Poder contra la Fuerza, Hawkins propone un Mapa de la Conciencia para navegar el mundo real, ya sea el personal o el político.

Los niveles de conciencia por debajo de 200, están ligados al ego, a la mentira, al deseo de control, a la fuerza. Los niveles por arriba del 200, están ligados al Ser, al auto-ordenamiento de los sistemas, a la verdad y al poder.

La mayoría de la humanidad se ubica por debajo de 200, en el temor, el deseo y la ira, son las emociones que predominan. Estos niveles nos separan de los demás, nos contraponen y nos antagonizan. Pocos individuos logran superar estos niveles salvo en momentos excepcionales.

PUBLICIDAD

Los sistemas políticos y sociales también pueden calibrarse. Los países más avanzados se ubican en la aceptación y en la razón. Los países menos desarrollados, cuando mucho, logran la valentía. Podemos entonces tener poblaciones con niveles bajos de conciencia pero que funcionan bien pues conviven en sistemas racionales. Podemos, por el contrario, contar con comunidades con un nivel aceptable de conciencia, cercano a 200, pero que operan en sistemas de bajo nivel de conciencia. El sistema, diría Deming es el responsable de 85% de los resultados.

La escala no es matemática, sino logarítmica, por lo que un líder con un nivel de conciencia extraordinario puede cambiar el curso de la historia, como lo hicieron Gandhi o Mandela. Son excepciones en el mundo, ambos se ubicaban en la paz, ambos lograron vencer el prejuicio, la división, el antagonismo y la violencia. Gandhi, desde la paz, derrotó al imperio inglés y la beligerancia religiosa de la India. Mandela, desde la paz, logró vencer al apartheid y el deseo de venganza de la mayoría negra. Ambos demostraron que el poder une y la fuerza divide.

La mayoría de los políticos se ubican en el temor o en el deseo, rara vez logran mayor puntuación.

¿Qué nivel de conciencia le otorgarías a la sociedad mexicana?

¿Qué nivel de conciencia le otorgarías a los candidatos a la Presidencia?

¿Qué nivel de conciencia le otorgarías al sistema político mexicano?

¿Qué nivel te otorgarías a ti mismo?

¿Con qué nivel vas a ir a votar?

¿Con qué nivel piensas lograr un mejor gobierno?

 

Contacto:

Twitter: @semaforodelito

Facebook: Semáforo Delictivo

Páginas web: Semáforo Delictivo / Semáforo Delictivo en México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Hacia el último debate rumbo a la Presidencia
Por

A pesar de que México es uno de los pocos países de la región donde no hay segunda vuelta de manera explícita, la forma...